líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Volkswagen, General Mills y más anunciantes huyen en estampida de Twitter

Social Media MarketingTwitter está perdiendo anunciantes con Elon Musk al mando

Los planes de Elon Musk para Twitter causan zozobra entre los anunciantes

Volkswagen, General Mills y más anunciantes huyen en estampida de Twitter

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Anunciantes como General Motors, General Mills, Volkswagen, Pfizer y Mondelez han cortado ya amarras con Twitter.

En la red de redes de redes pocas marcas juegan a la ruleta rusa y se arriesgan a emplazar sus anuncios en entornos poco seguros donde su reputación pueda eventualmente desangrarse. Por esta razón, y en vista de la incertidumbre que reina en estos momentos en Twitter por el futuro (quizás lóbrego) del «brand safety» en esta plataforma, cada vez más marcas están dando la espalda a la red social del pájaro azul.

A la baja de General Motors, que fue la primera marca en suspender temporalmente sus campañas de publicidad en Twitter tras el sísmico aterrizaje de Elon Musk en la red social, se han sumado también las de anunciantes como General Mills, Audi, Mondelez o Pfizer.

General Mills, el fabricante de cereales como Cheerios y Lucky Charms, confirmó ayer que pausaría su publicidad en la empresa actualmente liderada por Elon Musk. «Continuaremos monitorizando la nueva dirección emprendida por Twitter para evaluar nuestro presupuesto de marketing», explica Kelsey Roemhildt, portavoz de General Mills.

También la división estadounidense de Audi ratificaba ayer su intención de paralizar sus acciones publicitarias en Twitter. El fabricante automovilístico alemán dará el alto a sus campañas en esta red social mientras continúa examinando de cerca los actuales acontecimientos en Twitter.

La decisión de Audi de cortar amarras con Twitter está alineada con las recomendaciones que Volkswagen, matriz de la empresa automotriz, ha hecho llegar a todas sus marcas. El grupo automovilístico con sede en Wolfsburgo ha recomendado a sus filiales que pausen toda su publicidad pagada en Twitter hasta nuevo aviso.

Los anunciantes no se fían del «brand safety» en Twitter con Elon Musk al timón

El «divorcio» entre el grupo Volkswagen y Twitter es, de todas formas, meramente temporal. “Estamos monitorizando muy de cerca la situación y decidiremos los próximos pasos a dar en función de cómo se desarrollen las cosas», explica el consorcio automovilístico teutón.

Que Volkswagen haya tomado la decisión de pausar temporalmente su publicidad en Twitter no resulta en modo alguno sorprendente, puesto que la compañía se ha visto en el pasado en severos aprietos por el poco atinado emplazamiento de sus anuncios online. La multinacional fue víctima hace unos años de feroces críticas porque su publicidad se abrió paso accidentalmente en la web de extrema derecha Breitbart.

The Wall Street Journal publicaba ayer que también el gigante farmacéutico Pfizer y Mondelez, el fabricante de las galletas Oreo, habían suspendido su inversión publicitaria en Twitter.

Pese a que la semana pasada Elon Musk aseguró en una carta abierta a los anunciantes que Twitter no se convertiría en «un lugar de los horrores» donde pudiera decirse cualquier cosa sin consecuencias, lo cierto es que los últimos y erráticos movimientos del sudafricano (que ha llegado a diseminar en la red social teorías de la conspiración sobre el ataque sufrido la semana por el esposo de la presidenta de la Cámara de Representes de Estados Unidos Nancy Pelosi) han metido el miedo en el cuerpo a las marcas.

El pasado lunes IPG, que tiene la vitola de ser uno de los grupos publicitarios más grandes del mundo, envió a sus clientes una comunicación en la que les instaba a suspender (al menos temporalmente) sus actividades publicitarias en la red social del pajarito. Y también GroupM ha confirmado que varios de sus clientes han dado ya la orden de retirar por completo sus anuncios de Twitter tan pronto como Donald Trump regrese a esta red social (si realmente regresa).

El retorno del expresidente de Estados Unidos a Twitter podría producirse tras la primera reunión del nuevo consejo de moderación de contenido de la red social (que Musk prometió la semana pasada que sería diverso y acogería a miembros de todo el arco ideológico). Se desconoce no obstante, cuándo tendrá lugar la primera reunión de este nuevo consejo.

Alrededor del 90% de la facturación de Twitter echa anclas en la publicidad, si bien la red social está lejos del volumen de inversión publicitaria aglutinado por empresas como Google, Amazon y Meta, que engullen el 75% del gasto global en anuncios online.

De acuerdo con las proyecciones de Insider Intelligence, Twitter concluirá 2022 acaparando apenas un 0,9% de la inversión global en publicidad digital, muy lejos del 21,4% de la tarta que se zampará Meta.

 

Adobe forma una alianza con Leica y Nikon y muestra las nuevas funciones de Content Credentials en Photoshop en Adobe MAXAnteriorSigueinteWallapop abre una 'pop up store' en pleno centro de Madrid: estos son los días en los que estará disponible

Contenido patrocinado