líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El desesperado aleteo de Elon Musk en busca de dinero para Twitter

El atolondrado vuelo de Elon Musk con rumbo al dinero (contante y sonante) en Twitter

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Elon Musk comparte públicamente casi a diario en Twitter pensamientos tan osados como contradictorios sobre el futuro modelo de negocio de su recién estrenada empresa.

Elon Musk no oculta que necesita llenarse urgentemente los bolsillos de dinero contante y sonante tras la onerosa adquisición de Twitter por 44.000 millones de dólares y el prolapso en los ingresos publicitarios que ha tenido lugar recientemente en la red social del pajarito.

El empresario sudafricano comparte públicamente casi a diario en Twitter pensamientos tan osados como contradictorios sobre el futuro modelo de negocio de su recién estrenada empresa. Y documentos internos de la compañía se filtran además cada vez más a menudo a los medios.

Tan atormentado está Elon Musk con el hallazgo de fuentes alternativas de ingresos para Twitter que, según algunos medios, habría considerado incluso hacer pagar a todos y uno de los usuarios de la red social del pájaro azul. Y un documento que Twitter ha hecho llegar recientemente a la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) de Estados Unidos revela que el CEO de Tesla está tratando de recaudar fondos para la red social a través de múltiples fuentes.

Pero por lo pronto buena parte del dinero para sufragar la compra de Twitter proviene de las propias arcas de Musk, que en los últimos días ha vendido 19,5 millones del acciones de Tesla valoradas en alrededor de 4.000 millones de euros.

El tumultuoso aterrizaje de Musk en Twitter ha provocado una huida en estampida de los anunciantes, temerosos de que el «brand safety» pueda eventualmente irse al garete en la red social con laxa política de libertad de expresión del hombre más rico del mundo. En los últimos días grandes marcas como General Motors, Volkswagen, Pfizer o Mondelez han suspendido temporalmente su publicidad en Twitter y Musk, que no se arredra ante nada, ha amenazado a los anunciantes que han cortado amarras con la red social con una «guerra termonuclear».

También holdings publicitarios como IPG han aconsejado a sus clientes que den el alto a su inversión publicitaria en Twitter por ahora. El hecho de que la red social del pajarito está perdiendo actualmente alrededor de 4.000 millones de dólares al día por culpa del plantón de los anunciantes es un problema incluso para quien tiene la vitola de ser el hombre más rico del mundo.

Elon Musk busca dinero desesperadamente para sufragar la compra de Twitter

Al fin y al cabo, para comprar Twitter Musk ha tenido que solicitar préstamos de aproximadamente 13.000 millones de dólares que se traducirán en unos 1.000 millones de dólares al año en intereses.

Teniendo en cuenta las deudas que acumula el sudafricano por su cacareada adquisición de Twitter, no resulta en modo alguno sorprendente que Musk esté buscando a la desesperada nuevas vías de ingresos para la red social del pájaro azul. El periodista especializado en tecnología Casey Newton asegura en su blog Platformer que Musk habría discutido con su consultor David Sacks la posibilidad de hacer que Twitter sea una plataforma de pago para todos los usuarios. Su plan sería que Twitter siguiera siendo un servicio gratuito durante un periodo limitado de tiempo y después comenzar a cobrar a los usuarios que quieran seguir utilizando la red social.

No hay, no obstante, declaraciones oficiales al respecto ni por parte de Twitter ni por parte de Elon Musk. El plan está en línea en todo caso con las declaraciones previas del sudafricano, que en los últimos tiempos ha repetido insistentemente que Twitter no podía financiarse única y exclusivamente a través de la publicidad.

Hace unos días Musk anunció que las cuentas verificadas en Twitter (hasta ahora de naturaleza gratuita) serían de pago y formarían parte del servicio de suscripción Twitter Blue. Actualmente Twitter Blue tiene un coste de 4,99 dólares al mes que Musk prevé elevar hasta los 8 dólares.

Por otra parte, y para evitar incomodar a los políticos, las empresas, los organismos gubernamentales y las celebridades que ya cuentan en la actualidad con el «check» azul en Twitter, la red social introducirá próximamente una segunda etiqueta de verificación (de color gris en este caso) que informará a los usuarios del carácter «oficial» de la cuenta que porta el «check» en cuestión.

Además, tal y como ha recalcado Esther Crawford, directora de product management de Twitter, no todas las cuentas verificadas con el «check» azul convencional podrán beneficiarse del «check» gris de cuenta oficial.

 

Metaverso, creatividad y nuevas narrativas, así se prepara Sitges Next 2022 para sorprender a los asistentesAnteriorSigueinteMeta despedirá a más de 11.000 empleados y congelará las contrataciones hasta 2023

Contenido patrocinado