Social Media Marketing

WhatsApp tiene algo que a Facebook le falta, ¿qué es?

faceHace un par de semanas Facebook cumplía 10 años y para celebrarlo se ha regalado a sí misma un carísimo regalo: la app de mensajería WhatsApp. La red social de Mark Zuckerberg anunciaba ayer la compra de la celebérrima aplicación por 19.000 millones de dólares. WhatsApp puede presumir de tener a su vera 450 millones de usuarios repartidos por todos los rincones del planeta, pero ¿son esos usuarios motivo suficiente para desembolsar la astronómica cifra que Facebook ha puesto sobre la mesa?

Parece que sí, al menos desde el punto de vista de la red social más grande del mundo que, aunque gigantesca, estaba dando últimamente preocupantes síntomas de debilidad entre los más jóvenes, unos jóvenes mucho más interesados en apps de mensajería como WhatsApp que en Facebook.

Con la compra de WhatsApp, Facebook ha dado un paso de gigante para reconciliarse con los más jóvenes y se ha hecho mucho más fuerte. Durante los últimos años Facebook ha construido una maquinaria publicitaria perfectamente engrasada que también funciona como la seda en los dispositivos móviles. Sin embargo, esa maquinaria publicitaria que tan bien le funciona a Facebook en sus propios dominios no puede trasladarse tal cual a WhatsApp porque el popular servicio de mensajería funciona y se utiliza de manera completamente diferente a la red social.

¿Significa eso que WhatsApp es terreno vedado para la publicidad? No necesariamente. Si Facebook es lo suficientemente cauteloso en sus movimientos, puede llevar el universo de la marcas a la aplicación de mensajería sin “espantar” a los usuarios. ¿Cómo? Con canales específicos de marcas, por ejemplo. Line, un servicio similar a WhatsApp, ya apuesta en la actualidad por esta fórmula.

Lejos de lo que muchos piensan, los usuarios de WhatsApp no abandonarán en masa la app tras su sonada compra por parte de Facebook. ¿Por qué? Porque hay alternativas a WhatsApp, pero ¿qué sentido tiene mudarse a otra plataforma si los amigos del usuario no están presentes allí?

Con la compra de WhatsApp, Facebook se mete además en el bolsillo muchísimos datos, por de pronto, los números de teléfono de los 450 millones de usuarios de la aplicación. Y los datos son un arma esencial para librar la batalla de la publicidad en el cada vez más competitivo universo online.

WhatsApp tiene asimismo algo que a Facebook le falta, un modelo de contenidos de pago que, como bien reconocía hace apenas un mes su fundador, Jan Koum, funciona a las mil maravillas. También por aquel entonces Koum insistía en que WhatsApp no necesitaba en absoluto la publicidad para ganar dinero y que quería que su empresa siguiera siendo independiente. 19.000 millones de dólares le han hecho cambiar de opinión apenas un mes después. Poderoso caballero don dinero.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir