Social Media Marketing

Trabajadores de Google y YouTube denuncian la inacción de los altos cargos ante las fake news

YouTube sigue siendo un caldo de cultivo de fake news y sus directivos miran hacia otro lado

Una invetigación revela la inacción de los directivos de YouTube para frenar la difusión de vídeos de contenido falso, perjudicial o conspirativo en la plataforma.

youtubeEvitar que internet y, más concretamente las plataformas digitales se conviertan en un nido de toxicidad, mentiras y odio es realmente complicado. Pero que los responsables de las mismas no se hagan cargo de estos problemas y miren hacia otro lado es todavía peor.

La indiferencia de los directivos de las grandes redes sociales como Facebook ha llamado la atención y es que, mientras se llenan la boca alardeando de hacer todo lo que está en su mano para poner límites a la difusión de fake news o de mensajes de odio en sus espacios, la realidad muestra todo lo contrario.

Pero no solo los altos cargo de Facebook pecan de incoherentes, sino también los de YouTube. Según una investigación llevada a cabo por Bloomberg, los ejecutivos de Google y YouTube ignoraron las advertencias de los trabajadores que alertaban del peligroso incremento de contenidos extremistas, conspirativos, falsos y, en definitiva, perjudiciales para los usuarios.

Tras hablar con 20 personas que trabajan o han trabajado en ambas compañías, el medio se atreve incluso a señalar a los culpables de la situación actual. Susan Wojcicki, CEO de YouTube, es una de ellas.

Cuando la directiva entró en la compañía, en el año 2014, estableció objetivos muy ambiciosos que ella y su equipo trataron de conseguir a costa del control y la responsabilidad sobre la plataforma. Optaron por el crecimiento rápido antes en detrimento de la calidad y de la seguridad.

Para lograr alcanzar el objetivo de las 1.000 millones de horas de visionado marcadas, Wojcicki fomentó un cambio de algoritmos que priorizaban el engagement sobre cualquier otro criterio como las visitas lo que llevó a los creadores a apostar por el sensacionalismo en sus contenidos que captase la atención de los usuarios durante más tiempo.

Asimismo, los ejecutivos de la compañía desoyeron las propuestas de los empleados para frenar el aumento de este tipo de contenidos entre las cuales se encontraban el etiquetado de vídeos problemáticos y la limitación de su recomendación a los usuarios.

Por su parte, YouTube ha declinado la petición del medio de hablar con la CEO aunque afirman que, desde 2017 trabajan en soluciones como la recomendación de vídeos que se adecuan a una métrica de “responsabilidad” y que se basa en millones de encuestas semanales de satisfacción de los usuarios.

Sin embargo, aunque en 2017 YouTube contrató a cientos de personas para moderar su contenido, a finales de ese año tan solo quedaban 20 personas en el equipo de “confianza y seguridad”.

Aunque YouTube ha afirmado haber puesto en marcha numerosas medidas en estos últimos años, parecen no haber surtido efecto.

A pesar de los intentos por esconder contenidos perjudiciales como los del canal iHealthTube.com, que promueven movimientos anti vacunación, uno de los vídeos más populares de este canal que asegura que todos los cánceres son curables, acumula 7 millones de visitas y no tiene ninguna etiqueta de advertencia.

Una realidad que choca con las palabras de la plataforma y que evidencia, una vez más, su incapacidad o falta de voluntad para luchar contra la toxicidad de internet.

Te recomendamos

A3Media Radio

rakuten

The trade lab

FOA

Compartir