Social Media Marketing

Zuckerberg insinúa la introducción de un servicio de pago en Facebook

Zuckerberg deja caer (sibilinamente) la introducción de un servicio de pago en Facebook

Mark Zuckerberg, fundador y consejero delegado de Facebook, sugirió ayer en el Senado de Estados Unidos que la famosa red social podría lanzar un servicio de pago en el futuro.

zuckerbergMark Zuckerberg, CEO y fundador de Facebook, ha insinuado por primera vez que la red social más grande del mundo (acosada actualmente por el caso Cambridge Analytica) podría acoger en su seno en el futuro una variante de pago sin publicidad.

“Siempre habría una versión gratuita de Facebook, señaló Zuckerberg ayer en su comparecencia frente al Senado de Estados Unidos (sugiriendo, de este modo, que podría haber alternativas diferentes a la red social 100% gratuita que hoy todos conocemos).

Que Zuckerberg compareciera ayer en el Congreso de Estados Unidos durante 5 horas (un hecho absolutamente insólito) echa raíces en el escándalo protagonizado en las últimas semanas por Facebook y Cambridge Analytica.

Zuckerberg, de 33 años, volvió a entonar el “mea culpa” por los gravísimos errores cometidos por su empresa y se comprometió a proteger de manera más estricta la privacidad de sus usuarios.

“Fue una gran error. Fue mi error”, reiteró el fundador de Facebook en su comparecencia. Zuckerberg recalcó que su prioridad ha sido siempre conectar a las personas, unas personas que serán siempre más importantes que los intereses de los anunciantes, “al menos mientras yo esté al frente de Facebook”, subrayó.

“Yo inicié Facebook, yo lo dirijo y yo asumo la responsabilidad por lo que ha sucedido”, dijo Zuckerberg. “Hay gente en Rusia cuyo trabajo es intentar explotar nuestros sistemas. Esto es una carrera de armamento”. Y a continuación reconoció que “vale la pena” discutir sobre la necesidad de una nueva regulación de protección de datos.

El fundador de Facebook, que hizo acto de presencia en el Congreso ataviado con traje y corbata (dejando de lado sus habituales camisetas y tejanos), fue recibido a las puertas de la Cámara Baja en Washington por decena de fotógrafos.

Visible nervioso al principio, Zuckerberg recuperó poco a poco la calma según se desarrollaba la comparecencia.

A preguntas sobre detalles muy concretos en torno al caso Cambridge Analytica Zuckerberg se negó en rotundo a proporcionar respuestas, pero aseguró que personas de “su equipo” se pondrían en contacto con los legisladores para contestarlas apropiadamente.

Zuckerberg rechazó también contestar de manera precisa a una pregunta muy concreta (y enigmática): cuánto tiempo tardan en desaparecer los datos personales de un usuario cuando éste decide dar de baja su cuenta en Facebook.

La máxima cabeza visible de Facebook señaló que la eliminación de una cuenta es un proceso complejo que la red social se esfuerza en tramitar en un tiempo razonable.

Esforzándose por regatear las preguntas más corrosivas de los senadores, Zuckerberg sí quiso rechazar de plano una sospecha, la de que Facebook escucha las conversaciones de sus usuarios. “Eso es algo que nosotros no hacemos”, recalcó y tildó las especulaciones al respecto de “teoría de la conspiración”.

En su intervención Zuckerberg quiso insistir en que en el futuro la inteligencia artificial jugará un papel relevantísimo a la hora de combatir la propaganda terrorista y los comentarios de odio que luchan por hacerse hueco en su plataforma. Y aseveró que el software de análisis verbal en el que trabaja actualmente la compañía estaría listo para cumplimentar este tipo de tareas en un plazo de entre 5 y 10 años.

Pese a los esfuerzos de Zuckerberg por aplacar los ánimos, sin lugar a dudas caldeados, de los legisladores, estos no parecieron del todo satisfechos con las explicaciones del CEO de Facebook. “Después de diez años diciendo que podían haberlo hecho mejor, ¿qué hay de diferente en la disculpa de hoy”, le espetó el republicano John Thune a Zuckerberg.

Detrás de la cacareada comparecencia de Zuckerberg en el Congreso está Cambridge Analytica, una empresa británica especializada en análisis de datos que echó sus zarpas (recurriendo a artimañas de índole fraudulenta) a los datos personales de 87 millones de usuarios de Facebook con el último objetivo de crear perfiles e influir en los resultados de las elecciones presidenciales celebradas al otro lado del charco en noviembre de 2016.

Desde hace unas semanas, y atenazado por el escándalo, Zuckerberg ha tomado una serie de medidas para tratar de restaurar la maltrecha imagen de su compañía. La red social ha reducido el acceso de las aplicaciones de terceros a los datos de sus usuarios y ha brindado a los usuarios más oportunidades para proteger su información personal.

Este miércoles Mark Zuckerberg volverá a comparecer en el Congreso para responder a las preguntas de los legisladores sobre el caso Cambridge Analytica.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir