Cannes Lions

¿Es creíble Cannes Lions en su afán por cambiar el mundo (a mejor)?

Cannes Lions: ¿bienvenido al paraíso en la Tierra de los fariseos?

El "buenismo" (y la publicidad emanada de él) ha vuelto a ser protagonista este año en Cannes Lions. ¿El problema? Que la industria publicitaria ha pecado (una vez más) de farisea.

En la última edición de Cannes Lions 2018 las campañas con el foco puesto en un mundo mejor han vuelto a copar todos los flashes.

Los trabajos que pivotan en torno a temas como la ecología, la inclusión y la igualdad de género han sido colmados de elogios (y también de premios) por parte de los jurados. ¿El problema? Que las encendidas loas a multipremiadas piezas como "Palau Pledge" o "Trash Isles" dejan un regusto insípido en quienes la paladean.

Oyendo a los jurados cantar alabanzas sobre estas y otras campañas al escuchante no puede evitar que le chirríen los oídos. ¿Está asistiendo de verdad a un festival de publicidad? ¿O está quizás en un encuentro de ONGs?

“Palau Pledge” – Palau Legacy Project – Host/Havas (Australia): Grand Prix en Titanium, Grand Prix en Direct y Grand Prix en Sustainable Development Goals

“The Trash Isles” – The Plastic Oceans Foundation y LADBible / AMV BBDO (Reino Unido): Grand Prix en PR y Grand Prix en Design

En Cannes Lions parecía este año que los publicitarios se avergonzaran de lo que de verdad hacen, que no es salvar el mundo (en la mayor parte de los casos), sino llevar en volandas las ventas de determinados productos, apunta Mehrdad Amirkhizi en un artículo para Horizont.

Además, y viendo que la publicidad “buenista” ha sido una vez más la triunfadora en Cannes Lions, algunos no pueden evitar cuchichear (y decir de tapadillo) que muchas de las campañas que propician un mundo mejor y han ganado premios a mansalva en el este certamen fueron en realidad concebidas única y exclusivamente para “cazar” leones.

Ha habido, no obstante, agradables excepciones a la norma. Uno de los Grandes Premios otorgados en la categoría de Film recayó, por ejemplo, en Tide (una marca de detergente corriente y moliente).

“It’s Another Tide Ad”/ “It’s A Tide Ad” / “It’s Yet Another Tide Ad” / “It’s Yet Another Tide Ad, Again” – Procter & Gamble – Procter & Gamble Cincinatti / Saatchi & Saatchi Nueva York (Estados Unidos): Grand Prix en Film

Que a la industria publicitaria le encandile poner el acento en lo bueno (para el mundo) no es, de todos modos, malo de por sí. Es importante, no obstante, que cuando enarbola la bandera de “buenismo”, la publicidad no se quede huérfana de credibilidad, recalca Amirkhizi.

Y la credibilidad de los organizadores de Cannes Lions ha quedado inevitablemente en entredicho. A sus representantes se les ha llenado la boca subrayando la importancia de la publicidad a la hora de hacer del mundo un sitio mejor. Sin embargo, hay una fisura más que evidente entre lo que dicen (meramente de boquilla) y lo que hacen en el mundo real.

Que la publicidad se contradice entre lo que dice y lo que hace quedó más que evidenciado en una pequeña anécdota (que habla, no obstante, por sí sola).

La gala final de Cannes Lions finalizó con una auténtica montaña de residuos plásticos. Una contradicción más que evidente si tenemos en cuenta que “Trash Isles”, una campaña encaminada a erradicar los desechos plásticos, fue agasajada con dos Grandes Premios en la última edición del festival.

A Cannes Lions en particular y a la industria publicitaria en general le vendría bien una pizca de credibilidad (para variar), concluye Amirkhizi.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir