Cannes Lions

Cannes Lions, la obsesión que está llevando a la industria al borde del precipicio

La relación entre agencias y clientes no pasa por su mejor momento. Los recientes escándalos y polémicas en torno a las prácticas, en algunos casos dudosas, de las agencias han incrementado la desconfianza entre estos dos importantes agentes de la industria.

Pero parte del problema también reside en el ego de las agencias y que se alimenta de premios y premios y más premios.

Las grandes ambiciones de los creativos pasan por llenar sus estanterías con numerosos leones, la máxima condecoración publicitaria hoy en día. Sin embargo, el verdadero rugido que les debe importar es el de sus clientes.

Y es que, al fin y al cabo, es gracias a ellos que invierten, que contratan sus servicios y que les ofrecen las herramientas para llevar a cabo las campañas que obtienen reconocimientos en los festivales.

Mucho se ha criticado en los últimos tiempos la excesiva obsesión de las agencias por presumir de una larga lista de leones de oro, plata o bronce y utilizarlos para convencer a los clientes de su buen hacer.

Y lo más curioso es que todavía se preguntan el porqué del cabreo de los clientes. Agencias, es hora de despertar. Cuando un CMO tiene que hacerse cargo de una marca, sus objetivos se centrar en crecer, en impactar y en aumentar ventas, no en ganar leones en Cannes.

Por lo que sacar la "cubertería buena" ante los potenciales clientes no es tan buena idea como puede parecer. Y no, prometer a los anunciantes conseguir numerosos galardones no es la mejor arma de negociación.

Recibir un premio siempre es satisfactorio, pues es un homenaje al trabajo bien hecho, pero esa pelea de niños entre agencias por ver quién se hace con más estatuillas, sinceramente, al cliente no le puede importar menos.

¿Es que las agencias solo se estrujan los sesos con el objetivo de acumular leones? He aquí el problema que los anunciantes llevan reclamando desde hace tiempo: las agencias se miran el ombligo y su trabajo está más enfocado en sus intereses personales que en ayudar al negocio de sus clientes.

La industria ha perdido el foco. El trabajo de las agencias siempre ha consistido en utilizar la creatividad para ofrecer soluciones a los clientes que, al fin y al cabo, para eso pagan.

¿En qué otra industria los profesionales esperan obtener trofeos a cambio de su trabajo?

No es un problema no tener un león en la vitrina. El verdadero problema es ver cómo los clientes se van para no volver.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir