Cannes Lions

Otorgar leones (a mansalva) en Cannes es como dar el Nobel a cualquiera que sepa sumar 1+1

Con su lengua aceradísima, Amir Kassaei, el director creativo global de DDB, se ha ganado con méritos propios el título de "enfant terrible" de la publicidad.

El publicitario de origen iraní no tiene pelos en la lengua y le da a la sin hueso que da gusto, en particular para poner los puntos sobre los íes a la industria a cuyos pechos se ha criado profesionalmente en las últimas décadas.

De la industria publicitaria a Kassaei le ponen los pelos de punta (en el mal sentido) muchísimas cosas, pero una de las que más le saca de las casillas es la obsesión de sus colegas con los premios, especialmente con los galardones que se entregan a mansalva en la “madre” de todos los festivales publicitarios: Cannes Lions.

Hace unos días, en una entrevista concedida a W&V, el bueno de Kassaei dejaba caer que Omnicom, el grupo al que pertenece su agencia, podría seguir los pasos de Publicis Groupe y dar plantón al que se jacta de ser el festival publicitario más prestigioso del mundo.

“Dentro de Omnicom oigo cada vez más a más gente decir que Cannes Lions no tiene ningún sentido porque el esfuerzo, el coste y la utilidad real de este festival no están realmente equilibrados”, decía Kassaei.

Que al director creativo de DDB no le gusta un pelo Cannes Lions, un certamen que, a su juicio, se ha convertido en los últimos tiempos en una parodia de sí mismo queda patente no solo en esta entrevista sino también en los tuits (cargados de veneno) que Kassaei ha publicado durante la última semana en su cuenta oficial en Twitter.

El pasado 20 de junio, y tras conocer que una campaña de Twitter se había alzado con el Gran Premio en la sección de Outdoor en Cannes Lions, Kassaei escribía el siguiente tuit: “Twitter ha conseguido un Grand Prix en Cannes Lions por hacer publicidad exterior. No es una broma. Es ‘covfefe’ (en clara alusión al "palabro" inventado hace unas semanas por Donald Trump)”.

Un par de días después, el 22 de junio, Kassaei ponía en tela de juicio el éxito en la vida real (al margen de la “burbuja” de los festivales) de los ganadores de la categoría de Innovation en Cannes lions: “Adivina cuántos de los ganadores en Innovation han sido un éxito de mercado. Exacto: cero”.

El 24 de junio, cuando Cannes Lions bajó el telón, Kassaei volvía a lanzar un duro dardo con su propia industria con este tuit: “Cuando todo el mundo dice ser una agencia creativa y gana leones en Cannes Lions, entonces la creatividad se convierte en una mercancía. Y la creatividad como mercancía no merece la pena”.

Finalmente, hace sólo unas horas el director creativo global de Kassaei ha puesto en tela de su juicio desde su cuenta personal en Twitter la cantidad de premios, a su juicio totalmente desmesurada (y hasta injusta), que se entrega todos los años en Cannes Lions. “¿1.470 leones en Cannes Lions? ¿En serio? Es como dar un Nobel a cualquiera que sepa que uno más uno son dos”, asevera Kassaei.

¿Es realmente Cannes Lions una suerte de “circo” donde la creatividad real y al servicio del cliente está totalmente fuera de lugar? No lo sabemos, pero parece que Kassaei no es el único que piensa que algo huele a podrido en la Costa Azul francesa. En la última semana a Cannes Lions le han llovido las críticas desde múltiples frentes (y no todas llevaban la firma de Kassaei).

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir