DLD 2017

Las apps se mueren y su certificado de defunción lo firmarán los chatbots

botsPuede que sean (todavía) omnipresentes en nuestros teléfonos móviles, pero a las apps les quedan en realidad cuatro telediarios. "La economía de las apps no funciona", aseguró ayer Christopher Schläffer, jefe de producto e innovación de Deutsche Telekom, en el marco de la conferencia DLD.

El futuro de internet no pasará por las apps sino por los chatbots, pequeños programas aprovisionados de inteligencia artificial que serán capaces de dialogar (casi) de tú a tú con los internautas.

La irrupción de los chatbots sentará los mimbres de lo que Schläffer denomina “internet contextual”, que dejará inevitablemente anticuada a la red de redes tal y como hoy la conocemos.

Prueba más que palpable de que en el futuro los chatbots habrán reemplazado por completo a las apps es que todas las grandes empresas tecnológicas, desde Google a Apple pasando por Microsoft, están trabajando en el desarrollo de asistentes de voz, apostilló, por su parte, Jürgen Schmidhuber, presidente y director científico de la compañía especializada en inteligencia artificial IDSIA.

“Los datos recopilados por Siri, Cortana, Alexa y compañía son la semilla sobre la que está germinando un internet contextual que será omnipresente en el futuro”, profetizó Schmidhuber.

Colgándose del brazo de los chatbots, tienen mucho que ganar no sólo los internautas, para los que la red de redes estará más libre que nunca de fricciones, sino también las empresas. Los chatbots revolucionarán por completo los servicios de atención al cliente, indicó Adelyn Zhou, que desde la agencia Topbots desarrolla labores de consultoría para las empresas interesadas en utilizar con fines marketeros la inteligencia artificial.

Hoy por hoy los chatbots están en condiciones única y exclusivamente de llevar a cabo actividades rutinarias, pero en el futuro serán asombrosamente parecidos a los seres humanos, tanto en el lenguaje que emplean como en su aspecto exterior, afirmó David Hanson de la compañía Hanson Robotics.

Las oportunidades inauguradas por los chatbots son absolutamente infinitas, enfatizó Schläffer. Pero tales oportunidades no son gratis ni mucho menos, en particular para los usuarios, el “nutriente” principal de los chatbots. “La esfera privada y la protección de los datos son la otra cara de la moneda a la hora de abordar el tema de los chatbots”, subrayó.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir