*Dmexco 2015

Diseccionando en #dmexco 2015 el algoritmo "divino" de la economía digital

algoritmoLos algoritmos están de moda en el universo digital que es hoy por hoy el hábitat natural de los "marketeros". Y lo están por méritos propios. Al final y al cabo, los algoritmos son reglas especialmente diseñadas para resolución de problemas. ¿Y qué es marketing si una sucesión de problemas y de soluciones?

En dmexco, la gran feria europea de la economía digital, se gastará mucha saliva en los próximos dos días hablando de algoritmos. Pero, ¿qué hay de la madre de todos los algoritmos, del algoritmo "divino" de la economía digital? Este algoritmo, por muy celestial e inaprehensible que parezca a priori, existe y en él se concitan los ingredientes que desgranamos a continuación:

1. Unión entre nueva y vieja economía
La frontera que separaba hace no mucho la vieja y la nueva economía es cada vez más difusa. Fijémonos, por ejemplo, en Google, el paradigma de la nueva economía (digital). No contento con haberse aventurado en prácticamente todos los recovecos de la “digiconomy”, la compañía de Mountain View tiene también la vista puesta en un sector que es 100% hijo de la vieja economía: el sector automovilístico. Y también hay empresas que están haciendo el movimiento inverso a Google. Hay cada vez más fabricantes automovilísticos, vástagos a priori la vieja economía, que están lanzando sus propias apps e hincando, por lo tanto, el diente a la nueva economía.

2. Unión entre el mundo real y el virtual
El mundo real y el virtual están destinados a pasar por la vicaría en la economía digital. ¿El culpable? El internet de las cosas que, según McKinsey, tendrá en los próximos diez años un valor económico de 11.000 millones de dólares.

3. Unión entre los expertos en marketing y los expertos en tecnología
En una era dominada por la digitalización los expertos en marketing y los expertos en tecnología están condenados a entenderse y a hablar el mismo idioma. La nueva “digiconomy” o economía digital está apuntalada sobre un equipo humano del que forman parte tanto los CMOs como los CIOS y los CTOs. Lo de trabajar en silos, tan de moda en la vieja economía, es una práctica laboral que tarde o temprano se extinguirá.

4. Unión entre consumidores y marcas
En la nueva era digital los consumidores y las marcas se miran de tú a tú. Dialogan entre sí y trabajan juntos en el desarrollo de nuevos productos y servicios. Las marcas no son ya las únicas dueñas de los productos y los servicios, cuya propiedad comparten en todo momento con los consumidores.

5. Unión entre culturas y continentes
La economía digital no sabe de fronteras físicas y es capaz de florecer en casi cualquier punto del planeta, ya sea en Nueva York, en Londres, en San Francisco, en Bombay o en Singapur. Y no sólo eso. La “digiconomy” no le guarda fidelidad a “patria chica” y tiene también escarceos (que se convierten después en relaciones sólidas) con regiones de otras culturas y continentes.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir