*Dmexco 2015

Sin creatividad el tándem formado por publicidad y Big Data aburre a las ovejas

datosLa expresión "negocio disruptivo" es un "palabro" que, como todos los de su especie, nadie sabe muy bien lo que significa, pero que todo el mundo utiliza, sobre todo el universo "marketero". Razón de más para que hoy se haya abierto paso (sin empujones de ningún tipo) en un debate celebrado en el marco de la feria de marketing digital dmexco en el que han participado Michael Trautmann (thjnk) y Georg R. Rötzer (Samsung Electronics).

"Negocios disruptivos ha habido en realidad siempre. Ya los había en la época del hombre de Neandertal cuando se descubrió el fuego", asegura Michael Trautmann, de la agencia de publicidad thjnk. Lo que pasa es que poner un nombre nuevo a algo que en realidad lleva toda la vida entre nosotros siempre vende, asegura.

A juicio de Rötzer la omnipresencia de la expresión “negocio disruptivo” en el universo del marketing y la publicidad responde más a una moda que otra cosa, aunque se trata de una moda no exenta de fundamento, matiza.

Si antaño eran las marcas las que imponían los temas de los que había que hablar, ahora, en la nueva era conectada, son cada vez más los consumidores los sacan a colación esos temas. Y eso es algo completamente nuevo. “El consumidor tiene tanto poder que se ha convertido en el anunciante más importante”, argumenta Rötzer.

Pero eso, el creciente poder del consumidor, no es en realidad ningún problema. Lo que sí es un problema (y gordo además) es la escasa capacidad de atención del consumidor, que es menor incluso que la de un pez de colores, afirma Trautmann. La capacidad de atención del consumidor es tan, tan limitada que las agencias viven permanentemente con el miedo de que mañana esa capacidad de atención se acabe para siempre, subraya.

Para lograr que la escasa capacidad de atención del consumidor no se vaya definitivamente por el desagüe, hay que apostar necesariamente por la colaboración y buscar el apoyo de expertos de otros campos.

Por otra parte, si queremos capturar la atención del consumidor, necesitamos no sólo datos sino también una buena dosis de creatividad. “Los datos por sí solos no bastan. Quien hace cosas aburridas, por muy apuntaladas que estén en los datos, aburre al consumidor”, recalca Trautmann.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir