Dmexco

Nuevo Reglamento General de Protección de Datos

L. McEwan (Tealium): "mayor transparencia y regulación, mayor confianza entre consumidores y marcas"

La privacidad y la protección de los datos en internet se han convertido en dos de las grandes batallas que en estos momentos están disputando los usuarios en la red de redes.

En un tiempo en el que el Big Data se erige como la nueva moneda de cambio, los datos ha comenzado una carrera contrarreloj para legislar este nuevo mercado que se presenta lleno de oportunidades en aras de la demandada personalización.

Con este telón de fondo hemos tenido la oportunidad de profundizar en la materia con motivo de la última edición celebrada en Colonia (Alemania) de dmexco 2017. Allí hemos podido entrevistar a Lindsay McEwan, vice-president & maanging director EMEA de Tealium.

En el este mundo dominado por el data se ha convertido en imperativo tener un control absoluto sobre la cada vez más ingente cantidad de tecnologías que están actuando sobre nuestros activos digitales. Esta es la misión de Tealium garantizando además una visión unificada de las principales estrategias e iniciativas que mejor funcionan en el terreno del marketing digital.

“Nuestro trabajo se centra en ayudar a las empresas a obtener un mayor control sobre sus datos en tiempo real”. Una afirmación que nos lleva inevitablemente a hablar de uno de los términos más repetidos en las industrias del marketing y la publicidad: la transparencia.

“Se trata de uno de los combustibles de nuestro negocio. Hablamos mucho de la necesidad de las empresas de que realicen un seguimiento de sus datos”. No duda en afirmar que existe una crisis de confianza entre los usuarios respecto al uso que las compañías y sus marcas están haciendo de sus datos.

“La transparencia y la regulación alrededor de la confianza entre las marcas y los usuarios necesita aumentar”. Aquí entra en juego el nuevo Reglamento General de Protección de Datos Personales que entró en vigor el pasado 25 de mayo de 2016.

Se trata de un reglamento nacido de la propuesta inicial de la Comisión Europea el 27 de enero de 2012 y que fue rubricado tras varios años de negociación entre el Consejo de la Unión Europea y el Parlamento Europeo.

Hablamos de una normativa fundamental que modificará la forma de actuación de los Estados Miembros de la Unión Europea. Implica una nueva conciencia global en términos de privacidad y el uso que hacen las empresas sobre los datos privados de los usuarios. Estas tienen hasta el 25 de mayo de 2018 para adaptarse al nuevo reglamento.

Un movimiento que nos afectará de muy diversas formas. Lindsay McEwan lo explica con un ejemplo muy sencillo. Su nombre, dependiendo del país en el que nos encontremos, puede ser un nombre de chico o de chica. Un hecho que no se tiene en cuenta a la hora de recoger información mediante los asépticos algoritmos por lo que se traduce en poco acertadas estrategias de marketing y publicidad por parte de las marcas que no causarán ningún efecto.

“Una mayor transparencia y una mayor regulación van a construir un intercambio de confianza entre las marcas y los consumidores. Creo que uno de los mayores desafíos que existen en nuestro negocio es la falta de confianza en las empresas y marcas tradicionales”.

“Si nos fijamos en las nuevas generaciones como los millennials, resulta muy interesante ver como si identifican perfectamente con las características de su grupo. Son mucho menos leales de lo que lo han sido sus predecesores y esperan respuestas certeras basadas en sus datos”.

Por estos motivos no duda en calificar el nuevo reglamento como un “excelente vehículo para construir un nuevo sistema de valores”.

Avanzar en este terreno pasa sin ninguna duda por apostar por tres conceptos: “personas, procesos y tecnología”.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir