líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Es la tecnología compatible con la España Vaciada? #DOSIS2021 refleja el problema de la salud en el mundo rural

EspecialesDosisElena García, directora del Centro de Innovación y Emprendimiento en Salud San Rafael Fundación San Juan de Dios

¿Cómo podemos adaptar la tecnología a la España Vacía?

¿Es la tecnología compatible con la España Vaciada? #DOSIS2021 refleja el problema de la salud en el mundo rural

Elena García, de la Fundación San Juan de Dios, refleja en #DOSIS2021 el problema al que se enfrenta la España Vacía con la salud.

La España Vaciada es un problema que lleva un tiempo sobre la mesa, pero realmente todavía no hemos encontrado una solución que convenza a los afectados. El teletrabajo parecía la vía de escape a aquellas villas rurales, pero la vuelta a la normalidad hace que esta realidad sea más compleja. Se habla mucho de este entorno y este problema, aunque sin profundizar en los problemas derivados, como puede ser el acceso a centros de salud.

Es por ello que Elena García, directora del Centro de Innovación y Emprendimiento en Salud San Rafael Fundación San Juan de Dios, ha querido aprovechar su presencia en #DOSIS2021 para dar voz a las personas que tienen que vivir día tras día con esta realidad. Su participación en el evento se ha basado en explicar cómo encontrar soluciones conjuntas aplicadas a la sanidad desde la innovación tecnológica, el diseño centrado en el usuario y el enfoque sistémico, generador de alianzas.

«Durante este último año han surgido multitud de soluciones basadas en tecnología. La telemedicina es una iniciativa de emprendimiento, pero, ¿es sostenible? ¿Pueden mantenerse estas soluciones?», pregunta a la audiencia.

Para dar respuesta a estas cuestiones, García explica que «tenemos que buscar un equilibrio entre estos dos puntos de vista. Un tiempo de cambio hay que afrontarlo con ganas y aprender a trabajar juntos». A lo que añade la importancia de construir relaciones. «La tecnología nos ofrece opciones, tenemos que ser creativos. Durante el último año de pandemia han surgido multitud de iniciativas tecnológicas enfocadas en resolver problemas puntuales, en muchos casos compitiendo entre sí por atender una misma problemática. Pero hasta qué punto son sostenibles, ofreciendo más valor a menor coste, para cada una de las partes implicadas», explica.

De hecho, para García la tecnología se ha convertido en la llave que ayude a afrontar el reto del cambio demográfico, para ofrecer una atención de calidad a los pacientes crónicos que suponen un alto coste para el sistema sanitario. Por ello, trabajar de forma colaborativa es una de las claves para alcanzar el reto propuesto, y en palabras de García: «Hay que generar alianzas, dejar de trabajar en silos para hacerlo en la frontera del conocimiento, construir en base a relaciones, porque son las relaciones las que aportan valor al proceso». Su apuesta se centra en despertar el lado creativo y trabajar de forma que nos permita comprender los beneficios que la tecnología puede aportar para sacarle el máximo beneficio.

Como ejemplo al problema actual, García tomó el sistema sanitario en zonas rurales. Existen pueblos en los que hay 70km de distancia en determinadas poblaciones hasta un hospital, lo cual no es compatible con las necesidades de los pacientes en determinados casos, como puede ser el caso de personas de tercera edad, sin mecanismos para el desplazamiento. De hecho, según propine García, hay que «cambiar la mirada y diseñar una estrategia basada en el modelo de innovación de cuádruple hélice, donde las alianzas son clave en la generación de valor. Debemos incorporar todos los elementos del entorno, fomentar las relaciones en el sistema mediante instrumentos que fomenten la interacción entre las Universidades, los Hospitales, las empresas de base tecnológica, las farmacéuticas, la sociedad civil, pero también de los inversores y financiadores, incluyendo la Administración Pública». Todo esto sumado al hincapié que puso al definir valor para cada uno de los stakeholders, de medirlo y comunicarlo, haciendo referencia al posicionamiento de la OMS en el análisis del retorno social de la inversión en salud en el contexto de la Agenda 2030.

Ahora bien, dentro de un mundo de marketing y publicidad, ¿cómo conseguimos comunicar estos datos? La parte final e impacto que propone García es justamente esta. «Podemos tener ideas geniales, pero que no resuelvan los problemas o nos den otros problemas mayores». Para evitarlo, debemos hacer uso de la empatía, formar al paciente y desarrollar una tecnología que verdaderamente sirva de ayuda. «Para liderar ese cambio hay que hacerlo desde la universidad, porque si lo hacemos, la gente que trabaja en comunicación puede aprender a enseñarnos a trabajar de forma colaborativa», concluye.

Temas

Salud

 

"Itinerarios", la solución para exprimir al máximo las conferencias de Inspirational’21AnteriorSigueinteLa creatividad como base de toda estrategia de content (también en el sector Salud)

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!
Contenido patrocinado