El Sol

Publicidad exterior, el único medio cuyo futuro es más brillante que su pasado

La industria publicitaria se enfrenta en los últimos tiempos a un grupo de retos derivados de los cambios en los hábitos de los consumidores y de los avances tecnológicos.

Dos elementos que se combinan y traducen en problemas de visibilidad, fraude y el temido ad blocking que, en esencia, no es más que un acto de rebeldía de los consumidores ante su hartazgo al no ser escuchados y bombardeados con publicidad masiva y sin relevancia para sus intereses.

Y es que el gran problema de la publicidad es que interrumpe a las personas cuando realmente su atención está puesta en otra cosa. Sucede en internet, en la televisión, en la radio e incluso en la prensa en papel.

Sobre estas palabras ha comenzado su discurso desde el Festival El Sol 2017 William Eccleshare, presidente y CEO de Clear Channel International. La ponencia ofrecida desde la gran cita publicitaria celebrada en Bilbao (1 a 3 de junio) ha centrado el objetivo en la revolución que está viviendo el medio exterior.

A diferencia del resto de formatos publicitarios la publicidad exterior no puede bloquearse. “La publicidad exterior sólo interrumpe cuando el consumidor no tiene mucho más que hacer”, ha destacado poniendo como ejemplo las esperas en el transporte público.

El medio exterior llega a los posibles consumidores cuando su atención está precisamente menos concentrada en otras cosas más relevantes. “Es posible que sean más receptivos”.

En el mundo de las emociones sobre el que las marcas deben trabajar las relaciones con los consumidores, “es necesario hacerlo en público.

¿Qué futuro le espera a la publicidad exterior?

No ha dudado en manifestar que el futuro que le espera a la publicidad exterior es prometedor y digital. Razón por la que ha asegurado que Clear Channel “es ahora una empresa tecnológica”.

Y no le faltan motivos para efectuar tales afirmaciones si tenemos que en Europa el 75% de la gente vive en las ciudades y pasan más del 20% de su tiempo en la calle.

La publicidad exterior es dinámica, permite altas dosis de creatividad (especialmente combinada con la tecnología) y es smart.

Unas reflexiones que han sido acompañadas de la que considera una de las mejores campañas de publicidad exterior de los últimos tiempos.

Hablamos de “Shot in iPhone” de Apple:

Por supuesto el medio exterior tiene ante sí un gran número de retos por delante. El primero de ellos pasa por generar engagement con los usuarios y este es un camino que debemos recorrer de la mano de la tecnología y el Big Data.

Estamos ante un formato cuyo principal objetivo pasa por conseguir que los mensajes sean parte del entorno. ¿Recuerdan esta campaña de Oreo?

La contextualización del mensaje es vital para captar esa cada vez más esquiva atención del usuario de la que venimos hablando.

Siempre trabajando la creatividad aprovechando todos los recursos que tenemos puesto que, en palabras de Eccleshare, la publicidad exterior puede hacer mucho más en términos creativos.

Y es que la clave del futuro de la publicidad exterior pasa, sin duda alguna, por tener un férreo y decidido deseo de compromiso con el medio.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir