El Sol

Toni Segarra (*S,C,P, F...) en El Sol 2014: "Los publicitarios estamos matando al spot"

segarraAlgunos se empeñan en asegurar que el arte y la publicidad son una suerte de primos hermanos, otros, en cambio, se niegan a poner la publicidad a la altura del arte. Sin embargo, no hay duda de que el arte y la publicidad beben muchas veces de las mismas fuentes de inspiración. Sobre la relación entre estas dos disciplinas tan distintas y tan iguales se debatió ayer precisamente en el festival El Sol en una mesa redonda en la que participaron el artista Sergio Prego, Toni Segarra, director creativo de *S,C,P, F..., y Hernán Ponce, chief creative officer de Ponce Buenos Aires.

¿Menosprecia el arte a la publicidad? Ponce cree que sí. "Hay cierto menosprecio hacia la publicidad desde el arte", confiesa. "El arte contemporáneo hace el planteamiento de qué es arte y qué no es arte y lo cierto es que la publicidad queda fuera muchas veces de aquello que desde el arte se cree que arte", añade. "Debemos preguntarnos realmente qué es el arte, pero no sólo desde el universo artístico", recalca el director creativo de Ponce Buenos Aires.

“Los publicitarios somos menospreciados constantemente como artistas, principalmente porque está el tema del dinero de por medio. El nuestro es una especie de arte por encargo y los encargos lógicamente se cobran”, dice Ponce.

Segarra, por su parte, no cree que la publicidad sea en realidad arte. “Sólo vendemos, aunque es cierto que como publicitarios trabajamos aspectos relevantes de la creatividad”, señala. “El mundo publicitario nunca ha sido considerado artístico porque se ganaba mucho dinero con él, antes más que ahora, eso sí”, apostilla el director creativo de *S,C,P, F....

¿Es entonces la publicidad arte? Sí y no. “El camino que seguimos los publicitarios para nuestro objetivo puede ser arte, pero quizás cuando conseguimos ese objetivo, deja de ser arte para convertirse en simplemente publicidad”, apunta Ponce.

Lo que está fuera de toda duda es que “hay una apropiación exagerada de la palabra arte por parte de los artistas”, destaca Ponce. Pero también es cierto que “los publicitarios nos hemos apropiado del término creativo y eso es arrogante”, agrega Segarra. “Para ser creativos, primero debemos demostrar que somos creativos”, destaca.

Uno de las grandes diferencias entre arte y publicidad radica en la autoría, señala, por otra parte, Segarra. “La autoría es uno de los grandes elementos del arte”, asegura. Por el contrario, en la publicidad esa autoría es muy difusa, añade.

“Como mercado, el arte es sumamente sofisticado e interesante”, afirma Segarra. Pero tiene también un problema, que es terriblemente absurdo, destaca Sergio Prego.

¿Hay entonces una frontera que separe claramente el arte de la publicidad? Ponce cree que no. “Spike Jones no es más artista cuando hace un largo que cuando hace un spot. Con afirmaciones como esta se bastardiza nuestra profesión”, recalca.

“Los publicitarios estamos matando al spot, que es precisamente una de las principales aportaciones de la publicidad a la cultura”, indica, por su parte, Segarra.

“Lo verdaderamente importante es el artista y cómo se manifiesta, da igual que haga cine o publicidad”, concluye Ponce. ¿La mejor prueba de ello? Este magnífico spot del “artista-publicitario” Martin Scorsese para Freixenet:

Te recomendamos

A3

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir