Toni Martí (RACC) en #MKPrecisión: "Olvidémonos de las etiquetas en el CRM"

Desde MarketingDirecto.com nos hemos desplazado hasta Barcelona para celebrar junto con Axesor y siete ponentes un interesante congreso sobre nuevos enfoques para el marketing de precisión.

Para comenzar la jornada durante la cual estamos aprendiendo todo sobre geomarketing de la mano de expertos del sector, hemos podido escuchar a Toni Martí, CRM & Marketing Research Manager del RACC.

CRM es algo de lo que se habla mucho en el mundo empresarial, pero su gran efectividad viene de la mano de una buena integración y utilización que Martí conoce bien.

La primera dificultad del CRM es que muchas veces nos perdemos en la etiquetas, ¡hay que olvidarse de ellas!. CRM como tal responde a dos conceptos, primero a la herramienta que da lugar a los procesos de relación de la empresa con el cliente y por otro lado responde a la estrategia de negocio y marketing. Pero no hay que perderse en definiciones: CRM es en realidad una convicción, una filosofía empresarial.

Un conjunto de interacciones son las que crean una serie de relaciones con los clientes, y esta es la base del CRM, que es también una estrategia de negocio que repercute de forma económica en nuestros objetivos empresariales.

El gran reto, el sueño del “marketero”, es que el CRM incremente la rentabilidad de la compañía, para lo cual existen cuatro formas: mejorar la captación de nuevos clientes, aumentar los ingresos desarrollando los clientes actuales, Incrementar la fidelidad de los clientes y recortar costes de la relación con los clientes.

Existen sectores en los que es complicado decir exactamente cuándo los clientes “se han dado de baja”, por lo tanto hay que establecer un criterio para señalar cuándo se contabiliza como un cliente perdido. Una vez sabemos cuándo se van, podemos calcular a qué ritmo perdemos lo clientes y comenzar así a poner los medios para remediarlo.

Otro de los objetivos del CRM es utilizar la información de manera eficaz. Para ello es necesario que incrementemos la satisfacción del cliente y aumentemos la interacción para fortalecer los vínculos de los consumidores con la compañía.

Además, mediante los datos podemos prever comportamientos y ofrecer así lo necesario a los consumidores, manteniéndolos más contentos.

El tercer objetivo consiste en poseer los datos. Para conseguir estos datos debemos adecuar los procesos para conseguirlos.

Una buena estrategia de CRM se basa en el cliente, está normalizada e integrada en la estrategia empresarial y la información que ofrece es útil y accesible.

Aumentar la rentabilidad, usar eficazmente la información y captar los datos más relevantes para nuestra estrategia son las principales claves y objetivos del CRM, y bien aplicadas podremos aumentar la eficacia y rentabilidad de nuestra campaña.

Para ver el vídeo de la ponencia, pulse aquí.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir