Lujuria, pereza y avaricia, los 3 pecados capitales de la publicidad #FOARD2015

pecadosSe crió a los pechos de agencias españolas como Young & Rubicam, Saatchi & Saatchi y Sra. Rushmore, pero donde se consagró de verdad como publicitario Paco Conde fue al otro lado del charco, en Brasil. En el país carioca, y con Ogilvy como "media naranja" publicitaria, el creativo español se convirtió en el director creativo más premiado del mundo en 2013.

No obstante, y pese a que su aventura brasileña le salió redonda a Conde, el español hizo el año pasado de nuevo las maletas con rumbo a Reino Unido, donde trabaja actualmente en BBH Londres en calidad de director creativo.

Fiel a su espíritu de "trotamundos", Conde ha viajado hasta Domingo para participar en el congreso FOA República Dominicana, organizado por MarketingDirecto.com, la Liga Dominicana de Agencias Publicitarias (LIDAP) y nuestro partner internacional Yessely López. ¿El título de su ponencia? "From Hell to Heaven".

pacoconde

El director creativo de BBH ha comenzado su intervención en FOA República Dominicana con una frase tan sonora como contundente: “El 99% de la publicidad es basura”. No obstante, detrás de esta afirmación se esconde también algo bueno porque afortunadamente “la publicidad tal y como la conocemos ha muerto”, añade.

Uno de los pecados que ha arrastrado durante años esa publicidad que está hoy en día ya con un pie en el cementerio es el de la lujuria. Durante décadas las marcas se han aferrado a la idea de que las mujeres tienen que ser perfectamente sensuales y sexuales en la publicidad. “La publicidad, la moda y el cine han machacado mucho a la mujer”, dice Conde.

Dove y sus mujeres reales están,  no obstante, dando poco a poco esquinazo a la “lujuria” en la publicidad, explica Conde.

Otro pecado que ha estado pegado como una lapa a la publicidad durante los últimos años es la pereza. “Muéstrame algo que no haya visto nunca” debería ser el lema que guía en su trabajo a los publicitarios, indica.

La pereza en la publicidad se cura con la innovación. ¿Y cómo toma forma la innovación en la publicidad? Emocionando y creando conversación. No obstante, “no basta con que las marcas digan cosas, tienen que demostrar también lo que dicen. Esa es la publicidad del futuro”, apostilla el publicitario.

A juicio de Conde, “las mejores ideas están ahí fuera, sólo hay que salir a buscarlas”. Además, “cazar” una buena idea tiene premio. “Una idea original termina creando una avalancha de nuevas ideas”, asegura.

Antaño la publicidad se esforzaba en conquistar el bolsillo del consumidor. Hoy se trata, sin embargo, de conquistar su corazón, recalca el director creativo de BBH Londres. Y es ahí donde entra precisamente el tercer pecado capital de la vieja publicidad: la avaricia.

La avaricia ha hecho mucha pupa a la publicidad durante los últimos años. Por eso, Conde aboga por desembarazarse de una vez por todas de ella y reemplazarla por la ambición.

¿Un ejemplo de campaña que ha cambiado la avaricia por la ambición? “Immortal Fans” para Sport Club do Recife, que demuestra a la perfección cómo la buena publicidad puede cambiar el mundo.

Conde está convencido de que las ideas y la creatividad pueden cambiar el mundo y por eso es preciso compartirlas y utilizarlas para hacer el bien.

“Los publicitarios tenemos en nuestras manos el poder de hacer el bien. No se trata de bombardear al consumidor con mensajes aburridos”, apunta. “Más allá de para vender detergente, nuestras ideas sirven también para cambiar el mundo”, insiste Conde.

Por eso, “cuando llegue el día del juicio final debemos procurar que nuestras ideas vayan al cielo en lugar de al infierno”, concluye.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir