FOA República Dominicana

¿Cuáles son los retos de la publicidad?

Félix Muñoz: "la programática es el futuro pero, tal y como se hace hoy, es más un problema"

Félix Muñoz, ex director de marketing y comunicación de Coca-Cola ha sido el encargado de hablar sobre los cambios que se producen de forma constante en el mundo del marketing en la cuarta edición de The Future of Advertising (FOA) Dominica Republicana.

Vivimos inmersos en un mundo en el que la enorme velocidad a la que se producen los cambios tecnológicos está modificando de forma continua la forma de trabajar el marketing y los negocios. Esto nos sitúa ante un escenario en el que no sólo tenemos que seguir trabajando con las viejas herramientas, sino que tenemos que aprender a implementar las nuevas.

“El marketing es una ciencia experimental. Continuamente tenemos nuevas cuestiones que resolver por lo que la experiencia es vital pero lo más importante es saber adaptarse y manejarse en ese nuevo mundo”, ha comenzado Félix Muñoz a modo de presentación haciendo un recorrido por las distintas revoluciones tecnológicas vividas por el ser humano.

Ponemos el foco en la tercera revolución industrial, la que está haciendo que las máquinas piensen. “Estamos empezando a explorar nuevas cuestiones por lo que no vamos a jugar a predecir el futuro. Vamos a ver algunas cosas que puede ser de utilidad en nuestras carreras”.

“Estamos entrando en un mundo en el que no solo las máquinas aprenden sino que también toman decisiones”, ha señalado poniendo el foco sobre la inteligencia artificial. “Estamos entrando en la segunda fase de la inteligencia artificial. Aquella en la que varias inteligencias son más inteligentes que una”,

Ha citado la Ley de Moore indicando que en el año 2035 la capacidad de procesado de un móvil va a ser superior a la de toda la humanidad pensando a la vez. ¿Cuáles son las implicaciones?

“Como profesionales del marketing y la publicidad tenemos que saber cuáles son las capacidades que nos está entregando la tecnología y experimentar. Poner en marcha esas herramientas para hacer el trabajo que hemos venido haciendo: conectar a personas”.

“Todas las empresas se están transformando tanto las que tienen activos físicos como digitales porque cada poco tiempo aparece un nuevo player nativo digital dispuesto a cambiarlo todo. Todas las empresas que quieran sobrevivir van a tener que pasar por este proceso de transformación", y ejemplos del nuevo presente y cimiento del futuro son negocios de éxito como Airbnb o Uber.

"Estos han cambiado a una sociedad cada vez más conectada e informada. Un mundo que cambia sus hábitos de compra", en el que se ha pasado del querer poseer al vivir experiencias. "Todo tiene que ser instantáneo. Vemos que la gente comparte y esto influye en el marketing".

Entre los aspectos negativos no ha dudado en señalar a la burbuja social en la que la tecnología nos está aislando como individuos. "La tecnología ha hecho que dejemos de perder el tiempo, de pensar y de crear".

Una fotografía que tiene consecuencias en el marketing y la publicidad. Basta con echar un vistazo en la hemeroteca. En la década de los años 80 el 85% de las personas recordaba la publicidad. En los años 90, sólo el 30% recordaba los anuncios del día anterior. Hoy el porcentaje está por debajo del 2%.

Entre los retos planteados encontramos:

- La concentración de la inversión de la publicidad online en el duopolio Google - Facebook (casi el 60% del total).

- Transparencia: sólo el 25% de lo que invertimos llega al usuario final.

- No contamos con estándares válidos.

- Falta de sistemas certeros de supervisión.

- Los ad blockers hacen ya que, en muchos países, una cuarta parte de la publicidad no llegue al usuario.

- Compra programática: "es el futuro pero, tal y como la estamos trabajando hoy, más bien es un problema".

“Tenemos que revisar la forma en la que medimos y trabajamos con las agencias. Revisar los contratos y mecanismos de remuneración de un trabajo que sigue siendo necesario”, ha recalcado.

“La tecnología va a la velocidad que Moore predijo. La sociedad va por delante y son las empresas las que tienen que coger velocidad. Si nos quedamos en nuestra burbuja de confort nos pasará como al iPhone 8 dentro de tres años: estará obsoleto”, ha resumido dejando claro que nunca debemos olvidar que trabajamos con personas y todo pasa por comprenderlas.

Por ello en publicidad hay que ser inconformistas, humildes, empezar a asumir que podemos fracasar a la hora de hacer las cosas y aprender de los pequeños, ser rebeldes, ser curiosos y arriesgar.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir