Mobile World Congress 2013

#MWC13: ¿más grande que nunca pero también más huérfano de novedades que nunca?

#MWC13: ¿más grande que nunca pero también más huérfano de novedades que nunca?El edición de este año del Mobile World Congress será muy probablemente recordada por dos cosas que son en realidad la antítesis una de la otra. Por una parte, el evento ocupa este año más espacio que nunca, y por otra, y en contraste con su gigantesca sede, los titulares de grandes novedades son también más escasos que nunca.

En anteriores ediciones, los asistentes al MWC eran literalmente “cegados” con las novedades móviles de fabricantes como HTC, Nokia e incluso Microsoft. Hace sólo un año tenían su bautismo de fuego en Barcelona la serie de smartphones One de HTC, el smartphone Nokia 808 PureView, dos nuevos smartphones Sony Xperia, y el nuevo sistema operativo Windows 8.

Tan sólo doce meses después, el panorama luce muy distinto en Barcelona. Nokia, Samsung y LG están presentando en la Ciudad de Barcelona sus dispositivos de gama media, Sony ni siquiera tiene ningún nuevo producto que anunciar, e incluso la habitualmente “frenética” Asus está este año más tranquila que nunca.

La explicación a esta ausencia de novedades es en realidad muy sencilla. Los fabricantes de telefonía móviles están comenzando a ser conscientes de que es realmente muy difícil destacarse del resto única y exclusivamente por el hardware y el diseño y están concentrando sus esfuerzos en lo que no se ve y llama, por lo tanto, bastante menos la atención: el software.

Por otro lado, en la presente edición del MWC es este año más palpable que nunca un cambio de paradigma en la cultura, la actitud y los objetivos de quienes se acercan al evento. Mientras hace no mucho el gran protagonista de las grandes ferias de electrónica de consumo era el consumidor, este año los que más se están acercando a la Fira de Barcelona no son consumidores sino hombres de negocios. De hecho, el MWC cuenta este año en sus instalaciones con un “jardín mediterráneo de networking”, con mini golf incluido, pensado como el espacio ideal para que los ejecutivos de empresas grandes y pequeñas puedan sellar acuerdos. Son estos ejecutivos los que están siendo este año las grandes “estrellas” del MWC, y no tanto los grandes anuncios de nuevos productos, explica Vlad Savov en The Verge.

En el MWC de 2011 asistimos, por ejemplo, a la presentación en sociedad del Galaxy S II de Samsung, un presentación que fue muy exitosa para la compañía surcoreana, pero que simultáneamente benefició también, mediante el “efecto halo”, a otras empresas rivales.

Y es que la vieja táctica de los grandes anuncios en el MWC no estaba siendo quizá todo lo exitosa que las grandes marcas esperaban y por eso éstas están apostando por la organización de eventos propios para asegurarse de que en ellos los absolutos protagonistas sean sus propios productos. Es el caso de Samsung, que presentará su esperado Galaxy S IV el próximo mes de marzo, y de HTC, que ya levantó el telón la semana pasada de su nuevo smartphone One. Hay empresas como Microsoft y Google que ni siquiera cuentan ya con stand en el MWC. Y es que las presentaciones propias de productos, apoyadas por streaming, son definitivamente mucho más baratas y quizás también eficaces que las organizadas en el marco de un gran evento como el MWC.

Con las grandes marcas dejando de lado el MWC, las verdaderas protagonistas de este evento están siendo empresas como Huawei, que ha presentado en Barcelona el nuevo Ascend P2, y ZTE, que ha sacado pecho con el primer smartphone para el sistema operativo Firefox OS.

Sin embargo, y pese a la más que evidente falta de grandes novedades, el MWC no está perdiendo fuelle ni muchísimo menos. Lo único que sucede que, donde una vez hubo novedades e ideas visionarias, ahora hay “hubs” de networking y muchos acuerdos. El “show” de las novedades, habitual hasta hace no mucho en las ferias de electrónica de consumo, se ha convertido ahora en el “show” de los negocios.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir