3 desafíos que deberán echarse a la cara los marketeros (valientes) en 2017

desafiosAfrontar un nuevo año siempre trae consigo nuevos propósitos, retos y responsabilidades, y por supuesto, las marcas no están exentas de lo mismo.

El hecho de trabajar en una industria en constante movimiento y evolución, que siempre le dice – o le ha de decir – sí a los avances tecnológicos y que se mueve por terrenos tan pantanosos como las redes sociales, es obvio pensar que deberán prepararse a conciencia para lo venidero de cara a 2017.

Quizá lo que funciona hoy ya debe ser revisado mañana para ajustarlo al momento en el que se encuentra, por lo que las marcas deben planificar su nueva entrada al año para seguir, o mejorar, el ritmo llevado hasta ahora.

Estos son los retos a los que cualquier marketero que se precie tendrá que hacerle frente este 2017:

1. El desafío del talento

Se estima que el 30% de los puestos de jefes de marketing serán reemplazados por no reunir las habilidades suficientes para conseguir transformar el negocio en el entorno digital. A medida que la industria gira en torno al comportamiento de una generación basada en las redes sociales, los jefes de marketing deberán centrarse en la buena gestión de este entorno, conocer a su público perfectamente y darles lo que quieren: experiencias y más experiencias.

2. El desafío de las relaciones

Se pronostica que las marcas centrarán sus negocios en relaciones con otras empresas en busca de mejorar su modelo de negocio y no tanto sus productos. Por ejemplo, Unilever pagó recientemente un millón de dólares a la empresa Dollar Shave Club, no por querer adquirir sus maquinillas de afeitar, sino para poder acceder a su base de datos de clientes.

Este tipo de movimientos muestran cómo las marcas avanzan en un clima más abierto y de cooperación, derivando en relaciones a largo plazo y en productos de mayor calidad debido a una fructuosa relación.

3. El desafío operativo

El despliegue de los ad blockers y de otros programas que a toda costa intentan suprimir la publicidad de la navegación ha dificultado la vía clásica que tenían los anunciantes para comunicarse con su público.

Ahora deberán estrujarse más los sesos – si cabe – para trabajar en entender qué es lo que quieren y en qué forma se puede convertir esa publicidad para que sea un plato de buen gusto. Éste supondrá experiencias significativas con técnicas de vanguardia. Las operaciones comunicacionales deberán versar sobre otro eje, pasando a ser más personales y significativas.

En definitiva, para hacer frente a estos tres desafíos con resultados óptimos, las marcas deberán preparar más tecnologías que de costumbre y mimar al cliente como nunca antes lo han hecho. Renunciar a la inversión en estos dos campos no sería una opción acertada para el 2017.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir