Bob Hoffman hace balance del 2017 en la industria

2017: un año para olvidar en la industria publicitaria

2017: un año para olvidar en la industria publicitariaCon la llegada del 2018 es hora de echar la mirada atrás y hacer balance de todo lo que ha ocurrido en estos últimos 12 turbulentos meses.

Mucho ha cambiado la industria desde que comenzara el 2017 y, ahora, que nos encontramos a las puertas de un nuevo año, es conveniente reflexionar sobre lo bueno y lo malo que ha ocurrido.

Y qué mejor forma de hacerlo que de la mano de Bob Hoffman que hace su particular revisión anual sobre la industria. Así, mientras en enero auguraba un año lleno de oportunidades para la industria, llegó febrero y con él las primeras polémicas.

Esta vez llegó de la mano del mayor anunciante del mundo, Procter & Gamble, y de su CMO, Marc Pritchard, quien denunció el fraude de la publicidad digital y amenazó con recortar e incluso eliminar la inversión de la compañía si la situación seguía igual.

Ese mismo mes, el diario londinense The Times publicaba en primera página la financiación del terrorismo por parte de las grandes marcas al insertar en webs y en YouTube su publicidad sin control alguno del contenido en el que se insertaba.

Con marzo, las fake news hicieron su aparición en todo el mundo y se convirtieron en una de las mayores preocupaciones para medios, marcas y, por su puesto, usuarios hasta el día de hoy.

Abril estuvo marcado por el que para muchos es el peor anuncio de la historia, el de Pepsi. Con la modelo Kendall Jenner como protagonista, las críticas brotaron por todas partes nada más salir a la luz.

La banalización de un tema como los movimientos y las protestas sociales, en pleno auge en ese momento, enfadaron a los consumidores hasta el punto de que la marca tuvo que retirar el spot y entonar el mea culpa.

En el mes de mayo Samsung presentaba su Galaxy 8 que presumía de seguridad a prueba de balas gracias a su tecnología de reconocimiento de iris, imposible, según la marca, de replicar.

Claro que la compañía tuvo que comerse sus palabras al comprobar que, tan solo unas horas después un grupo de hackers logró entrar en uno de sus teléfonos utilizando una cámara, una impresora y unas lentillas.

Junio trajo consigo dos nuevos casos de fraude con uno de ellos siendo capaz de generar hasta 30.000 millones de impresiones falsas por minuto, mientras en julio, las autoridades europeas impusieron una multa de 2.700 millones de euros a Google por utilizar su posición aventajada en el mundo digital para favorecer sus propios servicios.

Con agosto llegó la reveladora noticia de P&G y sus resultados tras el recorte de inversión en publicidad online que no solo no perjudicó a la compañía, sino que demostró la ineficacia de la publicidad digital.

Un mes más tarde, Facebook dio a conocer que llegaba a 41 millones de americanos de entre 18 y 24 años, algo poco probable puesto que solo existen 31 millones de ellos en el país y que fue el comienzo del destape del caso de las mediciones erróneas de la plataforma.

En octubre, las predicciones de JP Morgan Chase contradijeron a IAB en lo que respecta a la evolución del fraude publicitario al augurar un aumento hasta los 16.400 millones este 2017, cifra que se contrapone a la caída del 10% esperada por IAB.

Google y Facebook volvieron a ser protagonistas al conocerse que este año acapararán el 84% de los ingresos generados por la publicidad online y serán responsables del 186% del crecimiento de la publicidad digital.

En diciembre toca mirar hacia el nuevo año que, según Hoffman, será más de lo mismo, pero peor.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir