Atisbando el futuro del periodismo en 2018

3 tendencias que escribirán (de puño y letra) el futuro del periodismo en 2018

3 tendencias que escribirán (de puño y letra) el futuro del periodismo en 2018Tras un año marcado por las “fake news” (que ha dejado con los ojos morados a muchos publishers), el periodismo está a punto de adentrarse en 2018 cargando sobre los hombros con una mochila llena hasta los topes de desafíos.

Resultar imposible predecir al 100% el futuro que aguarda al periodismo a la vuelta de la esquina, pero la web especializada en medios Nieman Lab se ha tomado la molestia de consultar a unos cuantos expertos y estas son (resumidas) sus predicciones más destacadas:

1. 2018 será el año del “menos es más”

Arian Tobin (reportera de ProPublica) tiene el convencimiento de que el próximo año los medios provocarán (hasta límites insospechados) el hartazgo de su público. Y como consecuencia ese público dejará de interactuar con el torrente de noticias que sale permanentemente a su paso en la red de redes.

En 2018 los publishers no batirán probablemente récords de tráfico en internet, los periodistas que se jactan de ser estrellas verán menguada su influencia y el dinero invertido por el usuario en suscripciones y productos periodísticos dejará de fluir tan libremente como hasta ahora.

“No digo que debamos tirar la toalla y dejar de hacer periodismo auténtico”, dice Tobin. “Lo que digo es que debemos establecer prioridades, a veces a costa de nuestros propios egos y nuestros proyectos favoritos”, añade.

De un parecer similar a Tobin es Ernst-Jan Pfauth (CEO de The Correspondent). A juicio de Pfauth, en 2018 los periodistas publicarán probablemente menos artículos y romperán así el modelo que ha guiado los designios del periodismo online durante los últimos años: el de publicar más artículos porque más artículos es sinónimo de más lectores y más lectores se traduce en más ingresos publicitarios.

El viejo modelo publicitario al que ha rendido pleitesía el periodismo online en las últimas décadas está tocado de muerte, asegura Pfauth. Y a los periodistas no les quedará otra que desarrollar un nuevo modelo que favorezca los ingresos generados por los propios lectores, a los que habrá que mimar con contenido de calidad para convencerles de abrir de par en par la cartera.

Hoy por hoy, argumenta Pfauth, no tiene ningún sentido bombardear a los lectores con un sinfín de noticias (a veces totalmente irrelevantes). En 2018, profetiza el CEO de The Correspondent, “los periodistas tendrán la mirada puesta en la actualización y la personalización de los contenidos, cuyo acceso se esforzarán también en mejorar. Y como consecuencia publicarán también menos contenidos”.

Por su parte, Nathalie Malinarich (BBC News) cree que las notificaciones push que tantísimos publishers envían a sus lectores a través de los omnipresentes dispositivos móviles deberán reducirse drásticamente. O habrá que mandar tales notificaciones push en momentos menos inoportunos para el lector (y no siempre a través de la pantalla del móvil).

2. 2018 será el año de la inteligencia artificial

Laura E. Davis (directora de Noticias Digital del Annenberg Media Center y profesora de la Universidad del Sur de California) considera que en 2018 será cada vez más importante escribir con la vista puesta en las conversaciones (esas que tantísimo promueven los chatbots). “Deberemos escribir respuestas antes de conocer siquiera las preguntas”, apunta Davis. Este tema ganará inevitablemente en relevancia en el mundo “Zero UI” que se atisba en el horizonte, un mundo que será totalmente huérfano de interfaces de usuario como las pantallas o el papel.

John Keefe (desarrollador de Quartz Bot Studios) subraya que la inteligencia artificial desempeñará un papel absolutamente clave en el universo periodístico en 2018. En su opinión, la inteligencia artificial será sobre todo y ante todo una herramienta para los periodistas a la hora de desarrollar historias. El futuro no pasa por la escritura automatizada de textos sino por las historias escritas por humanos con la inestimable ayuda de la inteligencia artificial. De especial utilidad será esta tecnología para los periodistas a la hora de analizar ingentes cantidades de datos y descubrir en ellos patrones que serían, de otro modo, invisibles al ojo humano.

Valérie Bélair-Gagnon (profesora de Periodismo de la Universidad de Minnesota) cree que uno de los mayores desafíos para el periodismo será en 2018 la creciente fragmentación de los soportes desde los cuales los internautas acceden a la información. Las apps de mensajería, que son parcialmente cifradas, disfrutan de una creciente popularidad. Y cada vez más usuarios se están mudando a estas plataformas parcialmente cerradas para huir de las “fake news”, las mismas que se pasean sin ningún tipo de cortapisas por plataformas abiertas como Facebook.

Ante la fragmentación mediática que imponen las cada vez más omnipresentes apps de mensajería, los medios deberán esforzarse, dide Bélair-Gagnon por establecer una sólida base de confianza con el público en tales plataformas.

3. 2018 será el año en que “social” y “media” tomarán caminos separados

Rasmus Kleis Nielsen (director de Investigación del Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo en la Universidad de Oxford) presagia que en 2018 las grandes plataformas 2.0 podría cerrar el paso a la difusión (100% pública) de contenidos de tipo periodístico. Las redes sociales entrarían así en un nuevo escenario: el “escenario Snapchat”. En la célebre app los medios disponen de sección muy concreta (Discover) para publicar sus contenidos (siempre de acuerdo con las reglas de Snapchat, que controla también a qué publishers da acceso a su plataforma).

En el nuevo “escenario Snapchat” cada vez menos medios confiarán en grandes plataformas como Facebook y YouTube para publicar sus contenidos. Y éstas, conscientes del cambio, comenzarán a ejercer más control en los contenidos de corte periodístico. Pero, ¿por qué es más que probable este nuevo escenario? Básicamente porque la publicación descontrolada de noticias en las redes sociales procura más ira que utilidad pura y dura en el lector.

También Taylor Lorenz (reportera de The Daily Beast) tiene el convencimiento que los conceptos “social” y “media” se divorciarán (al menos parcialmente) en 2018. Y en esta nueva realidad las empresas de medios deberán poner el foco en la creación de contenido premium que la gente esté realmente dispuesta a pagar por ver. “Esto significará que los periodistas dispondrán de menos tiempo para conectar con el gran público y que deberán destinar más tiempo a levantar los cimientos de una audiencia verdaderamente fiel”, dice Lorenz.

Richard J. Tofel (presidente de ProPublica) vaticina que en 2018 la relación entre plataformas online (Facebook, Google, etc.) y publishers terminará definitivamente en crisis (probablemente irresoluble). ¿Por qué? Porque las plataformas engullen en buena parte el tráfico y también los ingresos publicitarios generados por los publishers. Por eso, y conscientes de lo poco saludable (y paritaria) que es en la actualidad su relación con las grandes plataformas online, los medios comenzarán a contemplar éstas de manera más crítica.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir