Estas tendencias de branding y diseño gobernarán 2020

Branding y diseño: 5 reglas que las marcas harían bien en seguir al dedillo en 2020

En el transcurso de los próximos doce meses el branding y el diseño cabalgarán a lomos de tendencias fuertemente enraizadas en la humanidad y la autenticidad de las marcas.

brandingEn sus acciones enfocadas al branding y al diseño las marcas están más obligadas que nunca a rendir pleitesía al consumidor. De lo contrario, corren el peligro de quedarse desgajadas de su propia humanidad. Y compuestas y sin humanidad, las marcas se quedan inevitablemente huérfanas de autenticidad.

De cara al año 2020 que asoma ya en el horizonte las marcas deberían hacer suyas las reglas de branding y diseño que desmenuza a continuación James Fooks-Bale en un artículo para Horizont:

1. Las marcas humanas deben colocar a las personas en el centro

En 2020 los consumidores buscarán productos, servicios y experiencias que estén en sintonía con sus propios valores, su particular visión del mundo y su ética.

Y para responder adecuadamente a un consumidor cada vez más preocupado por los problemas que acechan por todos los frentes al mundo en el que le ha tocado vivir las marcas deberán apostar por acciones creíbles y no tanto por campañas más o menos vistosas (y quizás huecas por dentro).

Las marcas deben tomarse la molestia de demostrar (por activa y por pasiva) que las personas son su principal prioridad. Es el peaje que tienen que pagar si desean ganarse la confianza y en último término la lealtad del consumidor.

Una marca que pivota en torno a las personas escucha, ayuda, coopera, es transparente y da soporte de manera creíble a sus propias creencias.

2. Co-creación: la participación crea valor añadido

Los consumidores son dueños de cada vez mayor "know-how", son más críticos y demandan a las marcas soluciones simples que puedan aplicarse de manera inmediata. Y no solo eso. Muchos consumidores desean involucrarse también en el desarrollo de los productos y los servicios de las marcas. Saben perfectamente lo que quieren y desean las marcas sean lo suficientemente solícitas como para escucharles.

En los tiempos que corren tiene perfecto sentido (y es sumamente aconsejable) dejar que los consumidores sean parte del propio departamento de desarrollo de las marcas con el último objetivo de convertir sus ideas en productos.

Esta nueva manera de abordar el desarrollo de nuevos productos y servicios requiere lógicamente nuevas responsabilidades dentro de las compañías, pero es también una oportunidad única de improvisar, experimentar, escuchar y adaptarse mejor a las necesidades del consumidor.

En 2020 no importarán tanto los productos y los servicios ofertados por las marcas como la atención y las experiencias que éstas brindan al cliente.

3. Asegurando el futuro: el futuro tiene atareadas de manera permanente a las marcas

Los consumidores son más exigentes que nunca, en particular a la hora de demandar la aplicación de soluciones tecnológicas en un ecosistema mediático crecientemente fragmentado.

El número de canales digitales continúa multiplicándose de manera meteórica. Y el consumidor exige a las marcas poder desenvolverse en ellos sin ningún tipo de fricción.

Si algo falla en el diseño, la navegación o el contenido de una experiencia, el consumidor, que no se anda con chiquitas, no perdona a las marcas su torpeza.

¿El objetivo? Que el branding de las marcas se despliegue de manera coherente en todos los canales. Lo que el consumidor percibe como simplificación (a menudo llevada al extremo) se está convirtiendo en la norma (y no hay marcha atrás).

4. Fuentes tipográficas variables e interactivas: la tipografía comenzará a regirse por nuevos estándares

Cada vez más creativos y diseñadores están experimentando con fuentes tipográficas de naturaleza variable e interactiva. Sin embargo, el potencial de tales fuentes tipográficas está aún por explorar desde el punto de vista de la comunicación de marca.

Esto cambiará afortunadamente en 2020, cuando las fuentes tipográficas cambiarán de manera interactiva y su apariencia estará determinada en gran parte por el canal en el que éstas se abren paso.

En una era en la que los dispositivos tecnológicos están repletos de sensores, las marcas deberán comenzar a utilizar fuentes variables para clarificar su mensaje. Al fin y al cabo, el 91% de los consumidores desea contenido más visual e interactivo (y eso también atañe a las fuentes tipográficas).

5. El rebrading es para siempre: las marcas deben cambiar constantemente

Nunca antes las marcas se habían enfrentado a un periodo de cambio y crecimiento tan abrumador como el actual.

Debido a las nuevas tecnologías y los continuos cambios en los grupos de público objetivo y en los mercados las marcas deben desarrollarse hoy mucho más rápido que antaño si desean seguir siendo competitivas.

En este sentido las marcas deberían familiarizarse con los cambios de naturaleza permanente y estar preparadas para estar involucradas de manera continua en procesos de rebranding.

El branding ha dejado de ser una disciplina estática y si no cabalga con suficiente rapidez al vertiginoso ritmo que marcan los cambios, dejará compuestas y sin futuro a las marcas.

Te recomendamos

EVO Banco

LIVE MD SUMMER

A3Media

Podcast

Compartir