Un informe de Goldman Sachs

Las agencias deberán sumarse a la tendencia de contar con un propósito en 2020

La confianza de los consumidores ha aumentado, a la par que también lo ha hecho su obsesión con el trabajo. Esto quiere decir que aquellos mensajes que evoquen persuasión serán más fáciles de captar por esta audiencia: buscarán experiencias que les haga disipar su mente saturada.

proposito

La sostenibilidad y los impactos que sufre el Medio Ambiente, así como los riesgos asociados a la salud y la seguridad son cuestiones cada vez más importantes para los ciudadanos. Esto quiere decir que se han convertido en uno de los motores que mueven a las empresas de cara a su compromiso con los clientes.

Fue en 2005 cuando Goldman Sachs estableció su marco de Política Ambiental debido a la creencia en la importancia de un entorno cuidado que se muestra crítico en la actualidad. Es ahora cuando la compañía ha lanzado su informe de pronóstico de cara a 2020 y parece que la tendencia es optimista. Algunas de las promesas que marca la actualización de Goldman pasan por el rechazo a la financiación de las minas de carbón térmico y la exploración y desarrollo de petróleo del Ártico aguas arriba.

Centrados en lo que supondrá la economía global, tal y como recoge Adweek, las guerras comerciales se desinflarán así como las malas previsiones de la política monetaria. A esto habría que sumarle un crecimiento del 2.5% y un decrecimiento del desempleo en un 3.25% a final del próximo año. Y no solo eso: aquellos que ganen menos deberían ganar más.

Lo que se refiere al sector del marketing y publicidad hay que tener en cuenta que la confianza de los consumidores ha aumentado, a la par que también lo ha hecho su obsesión con el trabajo. Esto quiere decir que aquellos mensajes que evoquen persuasión serán más fáciles de captar por esta audiencia: buscarán experiencias que les haga disipar su mente saturada.

Por tanto, 2020 permitirá a marcas y compañías a mostrar sus cartas con propósito. Según el informe de Gartner de julio de 2019, "los consumidores estadounidenses confían en entidades más cercanas al individuo, como amigos y familiares, empresas locales, pequeñas marcas y no mucho más". Es decir, la confianza en las grandes multinacionales ha caído al pozo.

Max Lenderman, miembro del Consejo Académico Adweek, señala que las empresas deberían "dejar que el mundo sepa de qué están hechas, cuáles son sus valores centrales y por qué quieren ganar su negocio y no solo empujarlo a la cara de las personas. Trabajar para generar confianza en las instituciones sociales, y las personas comenzarán a confiar en ellas".

"Mi predicción para 2020 es que este es el año en el que la profunda brecha en la cultura impregna el mundo de la marca donde los capitalistas más conscientes y motivados por el propósito se alejan de la vieja guardia, los gigantes de mentalidad Boomer", ha añadido. La nueva década decidirá el futuro de la confianza y el crecimiento de la marca con bastante rapidez. Pero es demasiado pronto para saber si ese futuro es tan prometedor para las marcas como lo es para la economía".

Te recomendamos

EVO Banco

LIVE MD SUMMER

A3Media

Podcast

Compartir