líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Así son los nuevos consumidores españoles

Desde el año 2007, en el que la crisis económica todavía no había mostrado sus primeros síntomas y los smartphones eran todavía el capricho de unos pocos adelantados, muchas cosas han cambiado en nuestro país. En estos seis años hemos pasado de un 8,4% de paro a cifras superiores al 25%. Los ingresos medios de los hogares han caído de 26.201 euros a menos de 23.500 y el gasto medio ha bajado casi en 3.000 euros.

En aquel lejano 2007, sólo un 44,6% de los hogares españoles tenía acceso a internet, frente al 63,9% de 2012. Sólo 650.000 personas tenían acceso a internet en el móvil y ahora navegan desde sus teléfonos más de 20 millones y un 21% de la población española hace compras online (más del 50% de la población internauta). Hemos pasado de un 2% de penetración de smartphones a más del 63%.

Todos estos cambios han afectado inevitablemente al perfil del consumidor español, que es ahora muy diferente del de 2007. Ymedia, que desde sus comienzos ha dedicado gran parte de sus esfuerzos a la investigación social para aportar inteligencia a sus clientes, ha realizado un importante estudio sociodemográfico, en colaboración con el prestigioso instituto de investigación CIMOP, para dibujar con detalle los hábitos de vida, consumo y ocio de este nuevo consumidor, ha estudiado su nueva relación con los medios y ha caracterizado siete nuevos tipos de consumidores con diferentes características.

Frente a la posesión, el disfrute y la experiencia
Esta sería en pocas palabras la evolución general de los españoles en sus hábitos de consumo. Por un lado, el ahorro y la contención en el gasto como valores en alza. Los nuevos consumidores se identifican (en un 64%) con la idea de comprar poco pero productos de calidad que sean más duraderos. En la misma proporción aseguran que ahora diferencian mejor entre lo necesario y lo banal, afirman que han aprendido a comprar mejor y que son más prudentes a la hora de consumir. Casi un 60% dice que disfruta más de lo básico.

La otra pata de esta nueva forma de enfrentarse al consumo sería la de una mayor reflexión antes de comprar. Las fases de evaluación y comparación han adquirido cada vez más peso. Así, a un 74,8% les gusta informarse previamente antes de ir a comprar y alrededor del 60% consultan opiniones en foros y utilizan comparadores antes de comprar productos o contratar servicios.

Polarización: La desaparición de la clase media
Este es otro de los grandes efectos de la crisis identificados en el estudio. Son las clases medias las que más han tenido que reducir su consumo al no mantener los mismos niveles de compra. Además son las que se han vuelto más prudentes en sus gastos y las que sienten que han perdido más poder adquisitivo.

Esta desaparción de la clase media también ha impactado de lleno en la compra de marcas, dónde el consumo se ha hecho más extremo y ganan cuota o bien las marcas líderes y posicionadas en territorios exclusivos como el “lujo” o lo “gourmet” o el “low cost” y las marcas blancas compitiendo en el territorio precio. Mientras, todas aquellas marcas situadas en zonas intermedias están sufriendo la pérdida de cuota e incluso su desaparición del mercado.

Se aprecia también una clara tendencia hacia la vuelta a entornos privados y el progresivo abandono de la socialización masiva que representan las redes sociales. Los españoles navegan más en sus móviles y chatean más con Whatsapp. Por el contrario se conectan menos a Facebook y Twitter, actualizan contenidos en estas redes con menor frecuencia y miran menos el correo electrónico. Y lo expresan en frases como “las redes sociales me ocupaban demasiado tiempo” o “ahora utilizo más Whatsapp porque aquí realmente son amigos y para temas que me interesan, Facebook y tuenti son sólo para cotillear”.

En relación con las nuevas tecnologías y dispositivos, se aprecia un mayor intento de control sobre los mismos y, aunque es uno de los ámbitos al que más dinero se dirige, se van incorporando a medida que se necesitan y sin prisas. Existe además un cierto sentimiento de frustración por no conocer y poder aprovechar todas las posibilidades del alto nivel de equipamiento disponible en general.

En cuanto al consumo de medios, la televisión sigue ocupando un papel central muy destacado, pero que ahora comparte su protagonismo con los nuevos dispositivos, como tablets y smartphones que se utilizan al mismo tiempo que se ve la gran pantalla. Más del 56% dice utilizar siempre o bastantes veces sus dispositivos móviles mientras ve la televisión y es previsible que el porcentaje siga en aumento.

 

M. Ferreiro (DG Mediamind) en #VEDMAD: "Las nuevas www de internet son whatever, wherever, whenever"AnteriorSigueinte¿Está entrando la "era Gran Hermano" en declive? explicamos las claves de su éxito y fracaso

Noticias recomendadas