líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

EspecialesReportajes a fondoUn sobre blanco abierto lleno de flores

Mujeres líderes de marcas y agencias en el Día de la Mujer

28 mujeres referentes del sector del marketing y la publicidad lanzan su mensaje este 8 de marzo

Por el Día Internacional de la Mujer, recogemos las reflexiones y llamamientos de varias profesionales de la industria con un objetivo común: alcanzar de una vez por todas la igualdad.

2020 fue un año muy difícil a todos los niveles y, lamentablemente, la llegada de la pandemia también afectó a la desigualdad de género, creando una brecha cada vez mayor. Con motivo del Día Internacional de la Mujer y tras un año devastador, en MarketingDirecto.com queremos dar voz a mujeres referentes de marcas y agencias y volver a poner el foco en la necesaria igualdad.

Este 8 de marzo, hemos querido recopilar los mensajes de estas profesionales líderes de la industria del marketing y la publicidad. Con el fin de recoger su visión, les hemos pedido que respondan a la pregunta: ¿Cuál es tu reflexión/llamamiento para este 8M?

Estas han sido sus respuestas:

Beatriz Navarro, Directora de Comunicación y Marketing de Fnac España

Beatriz Navarro, Directora de Comunicación y Marketing de Fnac España

En un año muy difícil como el pasado 2020, marcado por la gestión del Covid -19 y tan diferente en cada país, hay un rasgo que parece común entre las naciones que mejor están superando la crisis: están lideradas por una mujer.

En este nuevo mundo de incertidumbre, complejidad, del no control, solo los más preparados, los más abiertos y sobre todo los más flexibles, podrán superar con éxito esta situación para la que necesitamos tener nuevos líderes. En este nuevo modelo, la figura de la mujer es la clave del futuro por su forma de liderar. Y aunque estoy convencida de que ser extraordinario/a y hacer las cosas bien no depende de si eres mujer u hombre, sino de cómo eres y de cómo te muestras ante los demás, en general sí creo que las mujeres solemos ser más empáticas, flexibles, trabajamos muy bien en equipo, dejamos espacio para que nuestros colaboradores puedan crecer y aportar con sus conocimientos, nos interesa escuchar todos los puntos de vista…

Para conseguir una igualdad en todos los sectores hay que trabajar fundamentalmente en la educación. Es responsabilidad de todos trabajar desde la base, desde el inicio en la educación de estos futuros líderes. Desde pequeñas, a las niñas hay que mostrarles que sí pueden llegar donde ellas quieran. La sociedad tiene que dar mucha más visibilidad y voz a las mujeres en sus diferentes roles para que esas niñas tengan espejos en los que mirarse. Por último, en las compañías hay que formar, mentorizar y acompañar a las mujeres para que puedan llegar a ocupar puestos de responsabilidad en igualdad de condiciones que sus compañeros hombres.

No se trata de situarnos en una posición de hombres contra mujeres, sino de considerar los dos modelos de liderazgo cuya integración y complementariedad representan el futuro liderazgo.

Eva Gutiérrez, Socia y CEO en Sra Rushmore

Eva Gutiérrez

Hombres y mujeres no somos iguales. El concepto de que los hombres son de Marte y las mujeres de Venus, o sea de que somos esencialmente distintos, lleva siglos. Nuestro cerebro es diferente. Eso es un hecho que la neurociencia está demostrando hoy (la neurocientífica Daphna Joel lo explica muy bien en la charla TED de 2012).

Somos seres complementarios, capaces juntos, de crear vida. No habría vida sin los dos. Así que si la sabia naturaleza requiere de los dos géneros para algo tan extraordinario como crear vida… ¿No tenemos algo que aprender de esto?

Para mí, la igualdad va mucho más allá de las cuotas y las normas. Es tener conciencia de que nos complementamos, nos enriquecemos, nos necesitamos; de que trabajando juntos somos mejores, y conseguimos mucho más. Es un estado mental. Si se tiene de verdad, las políticas y directrices dentro de una empresa fluyen en esa dirección. En Sra Rushmore podemos confirmar esto desde la realidad. Desde los socios, que somos 50-50 hasta el comité de dirección compuesto por 5 mujeres (casi la mitad).

Un comité de dirección es mucho más rico, creativo, completo y valioso, más versátil y eficaz si está compuesto por hombres y mujeres en igualdad. Y más éxito para la empresa. Pero todavía somos solo el 22% las mujeres directivas en España. ¡Lo que se están perdiendo el 78% de las empresas que no están ahí!

Para poder llegar a esto hay que seguir trabajando y cambiando muchas cosas. Uno de los mayores obstáculos para que las mujeres no tengan que abandonar su carrera forzosamente y antes de tiempo es la conciliación. Poder ser madre y ejecutiva, o creativa o planner sin que mueras en el intento (como nos ha pasado a muchas mujeres de mi generación). Y también poder ser padre y de verdad repartir equitativamente el cuidado de la casa y los hijos y pasar de «yo te ayudo» a «yo hago, igual que tú».

Hemos avanzado mucho en esta materia afortunadamente con las bajas paternales, y políticas de conciliación; pero hay mucho por hacer todavía. Empezando por [email protected] [email protected] en casa, en la familia. Como dijo Ghandi, ¡Sé el cambio que quieres ver! Y por supuesto, hay que creer en ello de verdad desde el núcleo de las empresas para elegir modificar los horarios, los procesos de trabajo, y uso de nuevas herramientas, incluso sacrificando muchas veces otras cosas. El teletrabajo creo que también va ayudar mucho en esto y tenemos que saber gestionarlo y aprovecharlo. Y compartirlo con los clientes, colaboradores y demás empresas con las que se trabaja para que el que no esté ahí todavía se vaya «contagiando» de esta actitud.

Susana Pérez Bermejo, Directora Creativa Ejecutiva Proximity Madrid

Susana Pérez Bermejo, Directora Creativa Ejecutiva Proximity Madrid

La pandemia causada por la COVID-19 ha cambiado por completo nuestras vidas, ha puesto a prueba todas nuestras capacidades y recursos y ha sacado lo mejor y lo peor de nuestras sociedades. Como dijo Simone de Beauvoir: «No olvidéis jamás que bastará una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres vuelvan a ser cuestionados. Estos derechos nunca se dan por adquiridos, debéis permanecer vigilantes toda vuestra vida».

Y eso es lo que ha pasado precisamente, el impacto de la crisis económica está siendo más fuerte para las mujeres acentuando la desigualdad estructural: la brecha salarial, la precarización, el techo de cristal, el acceso a la educación, la conciliación, los estereotipos o su difícil participación en territorios masculinizados son temas que vuelven a estar, elevados a su máxima potencia.

Nuestra industria es un reflejo de la sociedad, es un hecho que somos más privilegiadas que mujeres que trabajan en otros ámbitos pero obviamente la crisis ha venido a hacernos retroceder un pasito en lo que habíamos avanzado. No se trata de que hayamos perdido derechos, es algo más sutil, es que cuando hay una crisis de esta envergadura las medidas relacionadas con el género pasan a un segundo plano porque «lo importante es lo importante». Y mientras tanto somos las mujeres las que hacemos malabares con el teletrabajo para poder conciliar con nuestros hijos, somos las mujeres las que sufrimos la brecha salarial en todos los sectores, incluso en los llamados «esenciales», somos las mujeres las que teletrabajamos en el salón o en la cocina porque no tenemos «una habitación propia», todo esto sin mencionar los casos más graves de violencia estructural que muchas mujeres continúan sufriendo. Así que mi reflexión, que invito a compartir, es ¿qué es lo importante? ¿quién lo decide? ¿qué consecuencias tiene para toda la sociedad?

Y mi llamamiento es simple, no dejemos de lado las medidas de conciliación, igualdad, equiparación de sueldos porque no podemos permitirnos dar ni un paso atrás en lo poco o mucho que habíamos conseguido.

Maite González, Directora de Marketing de eBay en España

Maite González, Directora de Marketing de eBay en España

Como líder y como mujer, creo que lo más importante es que todos, hombres y mujeres, sectores público y privado, y población en general seamos conscientes de que la igualdad de género es algo que nos incumbe en conjunto, como sociedad. Es fundamental que las generaciones actuales, sobre todo los baby boomers y la generación X, desaprendan actitudes y compartimientos que han quedado desfasados para empaparse de la frescura y valores equitativos de las generaciones más jóvenes, en las que el mensaje de Igualdad está más interiorizado y se asume con mayor naturalidad. Aunque, por supuesto, todos tenemos aún mucho que aprender y cambiar. Esta es una carrera de fondo.

Pero digo esto porque en el origen de toda la cuestión, creo que la clave para alcanzar una igualdad real en todos los ámbitos está en la necesidad de un cambio cultural. Debemos esforzarnos para que las niñas comprendan que no solo pueden, sino que deben ser los referentes del mañana. Y para ello, debemos enseñarles de un modo abierto todo nuestro talento y talante, siendo modelos ejemplares para ellas. En este sentido, además, el sector tecnológico y compañías como eBay jugamos un papel crucial precisamente por el espíritu flexible, joven e inclusivo de la industria tecnológica. Para eBay igualdad e inclusión son partes fundamentales de nuestro compromiso con la sostenibilidad, porque siempre han formado parte de nuestro ADN. Y así es como debería ser para todos, siempre.

Elena Gris, Directora de Marketing de Hyundai

Elena Gris, Directora de Marketing de Hyundai

Si hay algo que define, en términos generales, la visión de una mujer en la toma de decisiones es el equilibrio. Equilibrio entre razón y emoción, entre objetivos y sentido común, entre necesidad y posibilidad, entre el bien común y el bien propio. Y si ese equilibrio en la sociedad es siempre bueno, hoy día es mas necesario que nunca.

En la industria y sobre todo en la situación actual, donde no solo se trata de encontrar soluciones a retos, sino de hacer que esas soluciones se conviertan en una realidad justa, esto ya no es necesario sino imprescindible.

Vivimos en un entorno donde hemos pasado de la solidaridad de los aplausos al hastío, que se ha convertido en el egoísmo de la supervivencia (con ejemplos como «la vacuna a mi primero»).

En ese entorno necesitamos un liderazgo más basado en la sensatez, la empatía, la visión global, la humanidad. Porque todo eso es particularmente relevante cuando hablamos del propósito de marca y si queremos construir compañías que la sociedad quiera que existan.

Alejandra Chacón, Strategy Director de Havas Media Group Spain

Alejandra Chacón Havas Día de la Mujer

Siempre me he considerado una hija de la estadística. Me parece fascinante cómo eventos importantes en mi vida, como la edad de mi primera relación sexual o la edad a la que tuve a mi primera hija, están en el exacto promedio de la época, según los datos del INE. Esta pandemia no iba a cambiar eso y me encuentro que vuelvo a estar en el centro de la estadística. De aquellas que nos cuentan cómo las mujeres estamos sufriendo un mayor desgaste emocional/psicológico y vemos incrementadas nuestra frustración y pesadumbre. De aquellas que nos hablan de la sobrecarga mental y familiar que cargamos sobre nuestras espaldas. De aquellas que nos cuentan que nuestro lugar de teletrabajo es la mesa del salón.

Estas estadísticas se dan en un contexto donde, además, la conversación social en torno a la igualdad, al feminismo o al Día de la mujer, languidece y se desmigaja. Si no hablamos de lo que está pasando -de lo que nos está pasando- nuestra realidad se volverá invisible.

Hace ya unos años que hablamos sobre cómo las personas en general, y en particular las mujeres, no se sienten representadas en la publicidad que ven.

Tenemos, ahora más que nunca, la oportunidad de que las mujeres, no solo se vean representadas, sino que se sientan vistas.

Que vean que las marcas entienden cómo es su realidad ahora, que la publicidad que ven empatice con su situación, que los mensajes que reciben no añadan más presión a la que ya tienen.

La receta es fácil.

Hay que contar con ellas. No solo el 8 de marzo, sino ayer, y mañana.

Necesitamos creer que el futuro será mejor. Y éste solo será igualitario, si la perspectiva de las mujeres está presente en el mundo que tenemos por reconstruir.

Marta Sáez Achaerandio, Chief Operating Officer de Omnicom Media Group

Marta Sáez Achaerandio, Chief Operating Officer de Omnicom Media Group

La industria publicitaria por su dinamismo, por el momento de transformación que está viviendo, y por el perfil de sus integrantes, debería convertirse en un modelo a seguir para muchas otras industrias. Y aunque en mi opinión comienza a haber indicadores que apuntan hacia una evolución positiva, sin duda alguna queda camino que recorrer.

Si el reto era grande, la pandemia podría generar una brecha más importante al recaer en mayor medida, según apuntan las estadísticas, las tareas del cuidado de los hijos, de los mayores y del hogar en la mujer. Pero también lo podemos ver como una oportunidad. Una oportunidad para ordenar, para dar sentido desde dentro de las empresas a un modelo de relación empleado-empresa más flexible, más productivo, más respetuoso con los tiempos, pero también más consciente y moldeable en función de los retos que representa compaginar trabajo con vida personal en cada una de las distintas etapas del ciclo vital de cada uno. Si algo ha conseguido la pandemia en el mundo laboral, es humanizar las relaciones, «entrar en la casa» de tus compañeros, de tus clientes, conocer un poquito mejor esa otra parte tan importante de cada uno. Hemos sido más conscientes que nunca de la importancia de la salud emocional, y hemos hecho todo lo posible por cuidarla.

Mi reflexión es que aprovechemos todo lo que estamos experimentando en este ultimo año, cojamos todo lo positivo, y lo articulemos con medidas, iniciativas y políticas que trabajen a favor de la igualdad. En Omnicom Media Group ya hemos comenzado el viaje.

Sandra Sotelo, Managing Director de PHD Media Spain

Sandra Sotelo, Managing Director de PHD Media Spain

Primero, me gustaría que reflexionemos sobre el papel que tiene y siempre ha tenido la publicidad en crear arquetipos y generar aspiracionalidad. En este sentido tenemos mucho camino que recorrer, ya que, según un estudio realizado por Kantar en 2020, las mujeres aparecen en el 75% de los anuncios en el mundo, pero solo en 6% de ellos representan una posición de poder y liderazgo; por ello, como profesionales del sector, todos tenemos que poner nuestro grano de arena para que esto cambie y mostrar en las campañas un modelo igualitario de sociedad y de roles entre hombres y mujeres.

En segundo lugar, haciendo foco en los profesionales de las agencias, que somos un 70% mujeres, no creo que exista una brecha salarial directa, pero sí que existe indirectamente. El desarrollo en muchas de las trayectorias profesionales de hombres y mujeres es distinto fundamentalmente por factores de conciliación, donde siguen siendo las mujeres las que optan por reducir sus jornadas o han de tomar decisiones entre primar carrera o familia, por lo que realmente tenemos que poner foco en los horarios extensivos y en la conciliación, que ya era complicada en nuestro mercado antes de la pandemia y que no ha mejorado con esta.

Será clave para atraer talento a nuestro sector que establezcamos políticas de flexibilidad laboral que huyan del presencialismo y premien realmente el performance, en lo que ya hemos puesto foco en PHD y OMG dentro de nuestro plan estratégico a tres años.

Laura Durán, directora de Marketing de IKEA en España

Laura Durán, directora de Márketing de IKEA en España

Este año sin duda ha sido un año de profunda reflexión, de encuentro con nosotros mismos y de aprendizajes, para los ciudadanos, para los políticos, para los científicos, y por supuesto para las empresas.

Detrás de las empresas hay personas y eso es lo que debe priorizar, tenemos que entender la empresa como una suma de personas que sienten, tienen alegrías, sufren, se comunican… Al final, lo importante es que cada cultura empresarial se impregne de una visión más humana, no solo hacia el interior, velando porque sus empleados estén bien, sino con lo que proyecta y hace hacia fuera.

Más que nunca los ciudadanos pedimos que las empresas se involucren, de hecho, en un estudio de Edelman quedaba patente que el 77% de los españoles quiere que las marcas se comprometan con temas sociales, culturales, de medio ambiente… Los consumidores quieren que las marcas velen por ellos y por los suyos. Creo que las empresas tenemos que estar ahí y es algo muy presente en la filosofía de IKEA y más que nunca estamos volcados en nuestro propósito: TODOS MERECEMOS UN VERDADERO HOGAR. Tenemos el firme convencimiento que todo el mundo merece tener un hogar seguro, auténtico y vivo y, por eso, ahora más que nunca estamos trabajando para llenar de igualdad de oportunidades la mayoría de los hogares. El confinamiento ha puesto de manifiesto estas desigualdades, puesto que no es lo mismo vivir en hogares de 50 m2 que en hogares de 100 m2 con todas las comodidades. Y para muchas mujeres, esto se ha evidenciado más si cabe durante el teletrabajo, el telecolegio, el cuidado familiar… En un estudio de Deloitte se destaca que casi el 70% de las mujeres que han experimentado «disrupciones» (telecolegio) les preocupa que su crecimiento profesional pueda verse limitado como resultado. Por eso, seguiremos contribuyendo económica y socialmente y estaremos cerca de los colectivos vulnerables que están sufriendo el impacto de la pandemia.

Es por ello que en IKEA, antes, durante y una vez pase la pandemia, queremos ser un referente para la sociedad, convertirnos en ejemplo para otras empresas y ser agente de cambio. Porque la Igualdad, así con «I» mayúscula y con todas sus aristas, está en el ADN de IKEA.

Cristina Barranco, Managing Director de OMD Spain

Cristina Barranco, Managing Director de OMD Spain

En la industria del marketing y la comunicación nos debemos sentir muy afortunados, porque la igualdad de género en porcentajes está garantizada, más que de sobra, en OMD el 70% de la plantilla somos mujeres, el 90% del comité de dirección también.

Hablando desde mi experiencia, creo que las mujeres tenemos las mismas oportunidades de proyección profesional que los hombres, porque no importan tanto el género como el talento y la profesionalidad. Quizás las mujeres sí tenemos una presión o una exigencia mayor por demostrar lo que valemos, a veces incluso autoimpuesta, porque social y culturalmente sabemos de dónde partíamos.

Mi llamamiento personal es que la industrie abrace la palabra transformación que tanto usamos últimamente, y la hagamos una realidad a todos los niveles, porque es necesario transformar esa mentalidad de desigualdad y conseguir generar oportunidades más inclusivas para todos. El punto de inflexión será cuando ya no tengamos que hablar más de este asunto.

En cuanto al teletrabajo, en OMD ya veníamos implantando una cultura de la productividad frente al presencialismo, y de repente irrumpió el estado de alarma por la Covid-19 con el confinamiento, que ha supuesto una aceleración tremenda del trabajo en remoto. A todos nos han tocado vivir unos meses muy duros, pero está crisis nos ha demostrado que la tecnología es un facilitador, nos ayuda a ser más eficientes, incluso más productivos, y que, si organizamos bien nuestro tiempo, este modelo supone una oportunidad para una mejor conciliación de la vida profesional y personal.

Beatriz Fernández de Bordons, Business Development Lead Publicis Groupe

Beatriz Fernández de Bordons, Business Development Lead Publicis Groupe

La industria publicitaria es mayoritariamente femenina, sin embargo, la mayor parte de sus líderes todavía son hombres. En un país en el que, según los datos del INE de julio de 2020, la población femenina es del 51%, aun siendo mayoría simple, todavía nos queda mucho por hacer para tener una representación adecuada en el ámbito profesional. El número de mujeres universitarias en España es mayor que el de los hombres y particular en disciplinas como Publicidad y Relaciones Públicas, ya en el curso 2010-2011, el porcentaje de mujeres licenciadas arrojaban la aplastante cifra del 69,7%, según los datos publicados en las estadísticas del Instituto de la Mujer. Hoy en día, esta cifra se ha elevado sustancialmente, y aunque no existen datos oficiales que lo corroboren, solo hace falta darse una vuelta por las aulas de las universidades para constatar que el porcentaje de estudiantes es mayoritariamente femenino y, sin embargo, la mayor parte de los docentes son hombres.

Echando la vista atrás, hay que reconocer que la posición de las mujeres en el ámbito profesional ha mejorado mucho, pero en muchos sectores todavía persisten muchas desigualdades no solo sociales sino laborales. Aunque nuestro país es un lugar donde la mujer en el trabajo es respetada, el problema que tenemos es que todavía hay pocas mujeres en puestos directivos, pocas mujeres participando en la toma de decisiones que harían cambiar el rumbo de las cosas y sobre todo aportarían otra visión diferente. En el sector de la publicidad ciertamente estamos mejor que en muchos otros sectores, pero queda camino por andar y hay que seguir avanzando.

Echando la vista atrás para hacer una retrospectiva, más allá de los orígenes históricos, culturales y sociales, la principal razón por la que la mujer llega en un número diezmado a posiciones directivas es su dificultad para mantener el mismo nivel de esfuerzo e intensidad en el trabajo que los hombres durante ciertas etapas de su vida profesional. En concreto, las mujeres comienzan a frenar o incluso abandonar sus carreras profesionales coincidiendo con la maternidad y continúan en goteo dejando paso a los hombres durante la época en la que tienen que cuidar de sus hijos, de los enfermos y después de sus mayores. El cuidado de la familia y del hogar ha sido siempre un coto femenino, no porque las mujeres nos empeñemos en protegerlo, sino porque los hombres no suelen abanderar esta causa y normalmente ese peso y esa responsabilidad no se comparte, o se comparte de forma muy desigual, para finalmente, en la mayor parte de los casos, recaer sobre la mujer lastrando su capacidad para su desarrollo profesional.

Es triste que esta causa tan noble, como lo es la celebración del Día Internacional de la Mujer, y que en el ámbito profesional trata de apoyar a las mujeres para que afronten con más herramientas y mejores armas estas fases de la vida mientras continúan el desarrollo de su vida profesional, se haya politizado tanto y en algunos casos, tratando de equilibrar la balanza, se haya llevado al extremo de poner a las mujeres por encima de hombres solo por el hecho de ser mujer. Afortunadamente, son muy pocas las situaciones en las que esto pasa, pero cuando ha sucedido que se elige a una mujer, solo por el hecho de ser mujer teniendo menores capacidades que un hombre, estamos haciendo un flaco favor a la causa femenina. Lo interesante es que normalmente lo que ocurre es que sucede justamente lo contrario y habitualmente se elige a un hombre por encima de una mujer, solo porque los hombres entre ellos se protegen instintivamente y prefieren tener una mujer trabajando en la segunda línea.

Cuando seamos capaces de superar toda esta situación de desigualdad, lo que tendría que suceder es que fuésemos todos iguales y ya nunca fuese necesario celebrar el día Internacional de la Mujer para defender sus intereses. Desafortunadamente esto no podrá ser hasta que todos no nos sintamos iguales, seamos tratados como iguales y seamos valorados por nuestras capacidades no por nuestro sexo. Hasta que llegue el día en que para todo el mundo en cualquier cultura sea normal que una mujer dirija un país o un negocio y ante todo esto no sea considerado una excepción o un privilegio, tendremos que continuar celebrando el Día Internacional de la Mujer.

Realizada la evidente reivindicación para defender el valor que aportan las mujeres, que hoy en día todavía es muy necesario que se escuche, tengo que reconocerme afortunada por trabajar en un grupo donde los puestos los ocupa la persona que tiene el que mejor talento para su desempeño, y no se repara en si es hombre o mujer, sino que se tiene en cuenta el valor que aporta cada cual. En Publicis Groupe afortunadamente para los que trabajamos en el segundo grupo más grande del mundo y de España, tenemos y hemos tenido siempre muchas mujeres en posiciones directivas y muchas CEOs manejando el negocio de nuestros clientes y aportando valor en las estrategias de comunicación con sólidas propuestas creativas y de medios. Muy recientemente, en octubre de 2020, Publicis Groupe nombró a una mujer como máxima responsable del negocio en España, añadida a su posición regional, Marta Ruiz-Cuevas, es la CEO de Publicis Groupe en Iberia y en México. Todos los que trabajamos con ella, nos sentimos afortunados de trabajar bajo el liderazgo de una mujer tan apasionada por el negocio y tan eficaz en su gestión.

En Publicis Groupe y desde 2012 estamos desarrollando iniciativas empresariales para apoyar a las mujeres en su desarrollo personal y profesional a través de los proyectos en el marco de VivaWomen!. Marta estuvo en su fundación conmigo y con otras mujeres que hoy ocupan posiciones de dirección en nuestro grupo, Rita Gutiérrez, CEO de Starcom, Ana Arias, Chief Talent Officer de Publicis Groupe Iberia y Rebeca Benarroch, Data Sciences Lead de Publicis Groupe. A pesar de del privilegio de trabajar en un grupo cuyo presidente no ejecutivo Maurice Levy lanzó el Womens Forum for the Global Economy and Society en 2012, y que junto con su CEO global Arthur Sadoun ha firmado CEO Action for Diversity and Inclusion y el Unstereotype Alliance de Naciones Unidas, ambos en 2018, todavía tenemos que continuar avanzando. La realidad en nuestro país es que, aunque el porcentaje de mujeres en Publicis Groupe es mucho mayor que el de hombres, 64% vs 36%, en el Comité de Dirección este porcentaje se invierte y todavía tenemos un 38% de mujeres frente a un 62% de hombres. Lo cierto es que aun teniendo un número de mujeres directivas muy elevado para el sector y para el tejido empresarial español en comparación con otras compañías, todavía está desequilibrado si la comparamos con la totalidad de los empleados.

Por tanto, tenemos mucho trabajo por delante, en la educación de la sociedad, en el cambio cultural y en la oferta de soluciones para que la mujer no tire la toalla entre los 30 y los 45 años en la fase más fructífera de su vida profesional, y que podamos seguir contando con la visión femenina del negocio para aportar a nuestros clientes diversidad y ofrecer soluciones eficaces para conectar de forma personalizada y a escala las marcas y los consumidores. En resumen, necesitamos ayudarnos para tener más mujeres en puestos directivos en la industria.

Elena Bernad, CEO de Craft

Elena Bernad, CEO de Craft

La desigualdad en el desarrollo profesional de las mujeres en el ámbito del marketing y la comunicación, en mi opinión, ya no se produce tanto por la falta de oportunidades en la empresa, sino por el déficit de conciliación profesional/familiar del hombre.

Seguimos siendo las mujeres las que asumimos tanto las responsabilidades laborales como las familiares y ahora, con el teletrabajo, esto se nos ha vuelto en contra. Antes de la pandemia, salíamos de casa para trabajar, y quizás hasta podíamos socializar al final de la jornada. Ahora tengo la impresión de que nuestro espacio para el descanso y tiempo libre está siendo ocupado por las tareas familiares/hogar.

En las videollamadas, seguimos viendo más niños pululando alrededor de la madre que del padre -aunque siempre hay excepciones-. Y si bien el actual permiso de paternidad para el hombre es sin dudas un enorme paso adelante, solo resuelve los primeros meses del bebé, pero la conciliación debe continuar toda la vida y para ello se necesita un auténtico cambio cultural.

Por tanto, hago un llamamiento a que:

  • Haya más participación de mujeres en los consejos y comités ejecutivos de las empresas, que es donde se toman las decisiones.
  • A que las mujeres nos demos permiso a desconectar del trabajo y de la casa y tengamos también nuestros momentos de descanso, ocio…
  • A que sigamos comprometidas con el cambio de los roles tradicionales.
  • A parar y escuchar también nuestras necesidades, no solo las de nuestro trabajo o nuestro entorno familiar.

Ahora bien, en el ámbito concreto de la producción publicitaria:

  • Llamo a cambiar el relato. Con más representación en roles técnicos como realizador/a, dirección de fotografía y edición, rompiendo el círculo de la narrativa/punto de vista en las producciones.
  • Llamo a diseñar material técnico adaptado a los cuerpos femeninos (por ejemplo el uso de los easy rigs de carga del material audiovisual, entre muchos otros).
  • En una profesión donde el trabajo está marcado por el formato «proyectos» y no necesariamente una relación de continuidad con las compañías, llamo a no perder el espacio ganado cuando nos alejamos temporalmente por baja maternal.
  • Llamo a ser más inclusivos en los perfiles técnicos de producción, incluyendo a mujeres de otras realidades distintas a la caucásica y de otras culturas.
  • Y sobre todo, llamo a que los CMOs y las marcas den oportunidades a las mujeres para romper este círculo vicioso y que confíen en nosotras para dirigir también producciones de sectores históricamente relacionados con los hombres, como automóviles, productos financieros, etc.

En resumen: más mujeres detrás de la cámara que delante de ella.

Aixa Rodríguez del Alisal, directora de Marketing y Comunicación de Vincci Hoteles

Aixa Rodríguez del Alisal, directora de Marketing y Comunicación de Vincci Hoteles

Sin duda este último año ha sido difícil en todos los sentidos. Un año que nos ha puesto a prueba a todos y por supuesto a la mujer en todas las facetas de su vida.

Mi reflexión pasa por recordar la importancia y el valor que aportan las mujeres al mundo de la empresa y como los diferentes estilos de liderazgo femenino y masculino se conjuntan, siendo ambos perfectamente complementarios.

La pandemia nos ha otorgado la posibilidad de poner en práctica nuestra visión más intuitiva y pragmática, ofreciéndonos la posibilidad de aportar puntos de vista diferentes y generalmente disruptivos, siempre tan necesarios en momentos de incertidumbre y cambio que requieren de mayor flexibilidad y una alta capacidad de aprendizaje en un entorno empresarial adverso. En este escenario hemos aportado valor optimizando la toma de decisiones, y gracias a nuestra forma de influenciar en los diferentes grupos de trabajo, hemos sido claves en los momentos más críticos.

Nuestro alto nivel de inteligencia emocional, ha sido pieza fundamental para lograr conectar con las personas gracias a nuestra sensibilidad innata, generando altos niveles de empatía. Por otro lado, nuestra capacidad de desenvolvernos bien en entornos multitarea, nos ha permitido compaginar en los momentos más complicados nuestras responsabilidades familiares y laborales con éxito.

Hace ya tiempo que la diversidad en las empresas es una cualidad clave para las organizaciones, el papel de las mujeres no solo favorece la igualdad, sino que contribuye a mejorar el equilibrio y de forma clara otorga grandes beneficios a clientes, empresas y a la sociedad en su conjunto.

Verónica Olivares, Chief Marketing Manager de Sepiia

Verónica Olivares, Chief Marketing Manager de Sepiia

Apoyo firmemente la igualdad de género y por eso creo que es importante que todos trabajemos y apoyemos medidas que ayuden a eliminar cualquier desigualdad en función del sexo que se genere en los sectores laborales o ámbitos de la vida cotidiana.

En mi caso, que trabajo en una start-up con personas con una mentalidad abierta y con una mayoría de mujeres, nunca he vivido una situación de discriminación por el hecho de ser mujer. Para mí es una suerte poder desarrollarme personal y profesionalmente en un equipo de trabajo así. Y pese a que las cosas están cambiando, siguen existiendo barreras que la sociedad y la educación nos han impuesto. Este mismo año me he quedado embarazada, y aunque suene triste decirlo, existe ese miedo personal, como dentro de tu círculo cercano, de que esa situación pueda afectar al rendimiento de tu carrera profesional. Por suerte, una vez más, tanto mi jefe como el equipo con el trabajo diariamente, me han demostrado su profesionalidad y su calidad humana.

Ojalá, con el esfuerzo de hombres y mujeres, poco a poco estas barreras desaparezcan y la brecha que, en muchas ocasiones, nos separa a unos de otros y supone un freno para el desarrollo de la sociedad, se erradique definitivamente.

Natalia Echeverria, Chief Marketing & Digital Officer de McDonald’s España

Natalia Echeverría, Chief Marketing & Digital Officer de McDonald's España

La sociedad española ha dado pasos de gigante en los últimos años en materia de igualdad. Se ha producido un cambio profundo, tanto en la mentalidad como a nivel educativo. Un cambio que se ha trasladado a todos los ámbitos de la vida social y, por consiguiente, también a las empresas. Pero seguimos hablando de igualdad como un problema en la sociedad, como algo por lo que hay que seguir luchando. Y eso quiere decir que, un año más, el 8M sigue siendo necesario.

Está bien que haya un día para concienciar, reivindicar, visibilizar y llamar a la acción, desafortunadamente todavía es necesario generar ruido. Pero debe ir más allá de un solo día. Esta mentalidad se debe embeber en el pensamiento de la sociedad y en la cultura de las compañías para que realmente haya un cambio. Todos tenemos la obligación, sociedad y empresas, de hacer algo. ¿Qué podemos hacer cada uno desde nuestro ámbito de actuación para solucionar este problema? Ahí es donde está la solución, «en el hacer». Hablemos menos y hagamos más.

Las marcas tenemos la responsabilidad de ser un ejemplo para la sociedad. Está muy bien que todos hablemos de valores de igualdad e inclusión, que se hagan campañas de apoyo a la mujer, pero, realmente, más allá de esto, ¿qué estamos haciendo para cambiarlo? ¿Estamos concienciando y dando las mismas oportunidades a todos? ¿Estamos haciendo que nuestra cultura de compañía viva estos valores? ¿Nos seguimos moviendo por creencias que limitan la igualdad? Debemos crear planes concretos de actuación e iniciativas, pasar del «storytelling» al «storydoing».

En mi caso, tengo la suerte de pertenecer a una compañía que demuestra, durante todo el año, que la plena consecución de la igualdad de género forma parte de sus pilares fundamentales. McDonald’s no solo tiene un Plan de Igualdad, no se conforma con eso. Sigue añadiendo acciones e iniciativas, como por ejemplo la creación de la figura del Agente de Igualdad, o un plan de formación en diversidad, equidad e inclusión, para que sus trabajadores y trabajadoras sepan cómo actuar en base a estos valores de compañía. En McDonald’s no contamos nuestros valores, los vivimos.

A lo largo de mi carrera profesional he vivido distintas situaciones que me han enseñado mucho en materia de igualdad. Una de ellas, es que la cultura empresarial es clave para conseguirla. Y aquí vuelvo al inicio. Las empresas están formadas por personas, y para que una cultura empresarial fomente la igualdad de género es necesario que esas personas estén plenamente formadas y concienciadas. Y que esa conversación que las marcas se esfuerzan por generar el 8 de marzo sea un tema vigente durante todo el año. Porque solo así formará parte de los principios de actuación de una sociedad que está dando pasos de gigante, pero que todavía tiene por delante un largo camino que recorrer.

El día que dejemos de hablar de igualdad, significará que lo habremos conseguido.

Paloma Cabral, Directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de McDonald’s España

Paloma Cabral, Directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de McDonald's España

I have a dream. Una de las cosas buenas que tienen las fechas conmemorativas como la del 8M, es que nos permite pararnos a reflexionar sobre temas tan relevantes para nosotros como la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Y cada año, pienso lo mismo; ojalá esta fecha dejara de ser una fecha para reivindicar la igualdad y fuera una fecha para celebrarla. Ese es mi sueño en materia de igualdad, y estoy segura de que este momento llegará.

Pero mientras tanto, nos toca perseguirlo, no me cabe duda de ello. Porque las empresas tenemos la responsabilidad de convertimos en agentes proactivos del cambio, y ello solo es posible si valores tan importantes como la igualdad, forman parte de la cultura corporativa de la compañía.

En McDonald’s llevamos muchos años trabajando y contribuyendo para que mi sueño, que estoy segura es el sueño de muchos, se haga realidad. Y prueba de ello es que aquí, he tenido la oportunidad de conocer historias de mujeres maravillosas en las que inspirarme. Historias de éxito profesional en la que mujeres que empezaron a trabajar como empleadas en un restaurante, están hoy dirigiendo un departamento o sus propios restaurantes, y creo que esa es la mejor prueba de la apuesta de una compañía por la igualdad de oportunidades. Podríamos decir que invertimos el proceso y que vamos del story doing al story telling.

Soy consciente del trabajo que queda por hacer y en los esfuerzos que como sociedad y como compañía debemos seguir haciendo en pro de la igualdad. Aún nos quedan muchas barreras por derribar, pero soy optimista y pienso que estamos en el camino adecuado para que las próximas generaciones, sí puedan celebrar el 8M como el día de la igualdad porque no será necesario reivindicarla.

Gaby Castellanos, CEO de Socialphilia

Gaby Castellanos, CEO de Socialphilia

Este año que ha pasado, desde marzo 2020 hasta este marzo 2021, hemos vivido cosas que jamás pensamos que sucederían.

Nos hemos visto encerrados en casa, hemos sufrido distanciarnos de quiénes amamos, nos hemos tenido que coartar nuestra propia libertad por cuidar a los demás, y nos ha pasado a todos, sin distinción de género.

No ha existido ninguna diferencia si eres Cuentas, si eres CEO, si eres Arte, si eres Copy, si eres Programación y tampoco, Estrategia.

Lo hemos vivido igual.

La vida nos dio una lección, si es que no la teníamos clara: somos absolutamente iguales, no importa quiénes seamos.

Culturalmente, políticamente, económicamente, socialmente, todos hemos cabalgado esta pandemia de la misma manera, sin distinción a la hora de afrontarla. La angustia fue la misma para todos y el miedo también.

Ojalá este gran aprendizaje en realtime nos haya dejado claro que en este mundo, en este publicitario y tan nuestro, lo que importa es cómo aportamos brillantes soluciones a grandes problemas, y no de qué género es quién las aporta.

Cristina García, Producer de be sweet

Cristina García, Producer de be sweet

Durante toda mi trayectoria profesional he vivido diferentes experiencias y he apreciado una clara evolución de la sociedad con respecto a la igualdad de género. A nivel personal tengo la suerte de haber trabajado en diferentes empresas audiovisuales, productoras y agencias, y nunca he sufrido ningún tipo de discriminación. Siempre he sentido una clara valoración profesional por el talento. Estamos avanzando y en la industria publicitaria cada vez contamos con más mujeres líderes.

Si bien es cierto que todavía tenemos un largo recorrido y hay mucho que mejorar. No todo el talento puede acceder a la misma igualdad de condiciones teniendo en cuenta la conciliación de la vida personal y familiar. Debemos seguir trabajando y demostrar nuestra capacidad para conseguirlo y luchar por una igualdad real.

Ana Castro, Media & Connections Director Western Europe The Coca-Cola Company

Ana Castro, Media & Connections Director Western Europe The Coca-Cola Company

8 de Marzo de 2021. Este año, como con casi todo, el sabor es amargo. La pandemia ha provocado un retroceso en avances que hasta ahora habíamos logrado y los indicadores no pintan bien. Como diría la sabiduría popular, a perro flaco, todo son pulgas.

La violencia doméstica creció a doble dígito durante el confinamiento, las mujeres han estado en primera línea de lucha al representar el 80% de personal de atención sanitaria, estamos sobrerrepresentadas en los sectores más afectados por la crisis (comercio minorista, hostelería, cuidados y trabajo doméstico) y los confinamientos tienen grandes repercusiones en los cuidados no remunerados y en la conciliación de la vida familiar y la profesional. Por último, se constata una llamativa falta de mujeres en los órganos decisorios en materia de COVID-19. Resulta, cuanto menos, curioso ya que, por otro lado, se observa una correlación entre los países que mejor han capeado este tsunami y el liderazgo femenino.

Sabemos que nuestro sector está a la vanguardia de la igualdad, somos unas privilegiadas pero creo que precisamente por eso, tenemos que seguir empujando, construyendo espejos donde la siguiente generación se mire y construyendo modelos familiares de corresponsabilidad auténtica.

Y digo yo que ahora que está tan de moda el data driven marketing, hagamos feminismo data driven. Estudiemos el problema, saquemos los insights clave, hagamos los números en nuestras compañías y pongámonos objetivos cuantificables y medibles como hacemos con nuestros programas de marca. Lo que se mide se puede cambiar. Además de ser lo correcto y lo justo, es lo que necesitamos más que nunca. Si le damos velocidad a la paridad conseguiremos mayor robustez económica y competitividad para nuestro país. Se acaba de crear un indicador sobre el coste de oportunidad de la desigualdad de género en la sociedad española -el índice ClosingGap- que cuantifica que la paridad aportaría al PIB español 230.847M€, lo que supone el 18,5% del PIB de 2019.

Por último, propongo más sororidad que nunca, echémonos todas las manos que podamos entre nosotras, en nuestro marco de acción y en nuestro día a día. Hablemos y compartamos más. Pequeñas acciones como romper tabúes de nuestra cultura y hablar más abiertamente de salarios, puede desenmascarar brecha salarial, que sabemos que es el origen básico de desigualdad. Mucho ánimo, fuerza y coraje que no se trata de acercar la meta sino de aumentar el esfuerzo para llegar más lejos. Feliz día de la Mujer a todos.

Gemma Juncá, Directora de Marketing & Marca en Iberia

Gemma Juncá, Directora de Marketing & Marca en Iberia

8M es para mí un halago simbólico.

El cambio está en nosotras, en nuestras familias, en delegar y no querer llegar a todo, en nuestras empresas… no en las instituciones.

Este día no cambia nada sobre la remuneración insuficiente de las mujeres en el trabajo ni sobre la responsabilidad del trabajo en la casa.

Solo se puede cambiar en cada hogar y en cada empresa. 

Mariele Sánchez-Palencia, Content Strategist de Socialmood

Mariele Sánchez-Palencia, Content Strategist de Socialmood

Por primera vez, y a raíz de todo esto que hemos vivido, las personas confían más en las empresas privadas que en las organizaciones públicas, los medios y las ONGs (Edelman Trust Barometer, 2021). Gracias a que su implicación en la pandemia no se ha quedado en un spot publicitario de ánimo, las marcas han demostrado ser capaces de generar un impacto positivo grande y conseguir que sus esfuerzos sean verdaderamente relevantes para la sociedad. Vamos, que si las marcas quieren, pueden, y sobre todo, salen ganando (que también es en una parte de lo que va la cosa).

Por supuesto, las marcas no son seres vivos que consiguen esto por sí solas, por eso como profesionales que buscamos lo mejor para nuestros clientes y que a su vez persiguen lo mejor para los suyos, debemos ser conscientes e interesarnos por conseguir ese impacto que podemos llegar a tener si enfocamos y activamos correctamente el tan recurrente «propósito de marca». Entender el poder de nuestras decisiones y el papel tan importante que pueden llegar a jugar en el desarrollo social.

Si hemos podido demostrar que somos capaces de paliar de algún modo los efectos de semejante catástrofe, de no quedarnos solo en el discurso y pasar a la acción, sería una decepción absoluta deshincharnos ahora y no aplicar estos aprendizajes y esfuerzos en otras tensiones también masivas como es el caso de la desigualdad. La desigualdad, del mismo modo que la pandemia, es algo que nos afecta a todxs, y para que esto que hemos conseguido se repita y traslade al territorio del feminismo, así debemos entenderlo.

Aprovechemos esta inercia para preguntarnos de qué más podemos servir al mundo desde nuestra posición, cómo podemos aportar en la lucha de las mujeres hoy, qué puede hacer nuestra marca por ellas, pero de verdad, como entidades realmente influyentes que somos. Peleemos por trabajar con compañías que de verdad construyan este mensaje, esta igualdad.

Patricia Urgoiti, Strategy Manager de DAVID

Patricia Urgoiti, Strategy Manager de DAVID

Reflexiones del 8M y la industria desde el salón de casa

Un año más llega el 8M y de nuevo se abren un sinfín de debates. Desde los más profundos y complejos, hasta el típico «pero ¿de verdad esto es necesario?». Yo no tengo todas las respuestas, de muchas sigo aprendiendo cada día, pero a esa de «¿es esto necesario?» mi respuesta rotunda es SÍ.

SÍ, si habitas en 2021 y un sí, más rotundo todavía, si trabajas en publicidad. Como industria que se dedica a impactar en la cultura popular y cambiar comportamientos tenemos una enorme responsabilidad con la imagen de la mujer en la sociedad. Y sí, hemos mejorado. Hemos mejorado mucho. ¡Pero cuánto queda por hacer! Si no que levante la mano el que aún no se extrañe (aunque un poco y para bien) cuando es un hombre quien protagoniza un spot de productos de bebés o limpieza, o una mujer el de un cochazo. Hasta que eso deje de extrañarnos, hasta que dejemos de necesitar una slide que lo justifique, hasta que todas y todos estén representados tenemos un enorme trabajo por delante.

Pero en este año tan raro en el que nos tocará cambiar las calles por el salón de casa, mi reflexión es sobre lo que hay detrás del porqué aún nos queda tanto por hacer.

Queridos publicitarios, queridas publicitarias, seguimos perdiendo talento. Seguimos llegando a ese momento en el que nos toca elegir entre tener ideas y tener otras cosas, muchas veces una familia -póngase aquí el modelo de familia que cada uno quiera-. Yo creo que quien pierde en esta decisión es la industria. Si no estamos todos, si no tenemos el mejor talento creativo perdemos frescura, relevancia y puntos de vista.

Yo creo que el futuro está en nuestras manos y que es un gran momento para reflexionar. El año pasado nos enseñó, de la manera más dura y evidente, que no somos trabajadores esenciales. A lo mejor si lo entendiéramos seríamos más. A lo mejor si dejásemos de actuar como si ese spot, ese plan de medios o esa colaboración con un influencer fueran a salvar el mundo, conseguiríamos reflejar uno más inspirador.

Puede que entonces fuéramos una industria más moderna, atractiva y empática. Una de las que predica con el ejemplo y cambia el mundo también fuera de las slides.

Priscilla Sellier, directora de Comunicación y Marketing de Peugeot Motocycles España

Priscilla Sellier, directora de Comunicación y Marketing de Peugeot Motocycles España 

Me gustaría simplemente empezar por un dato: 19,3%.

Esta es la tasa de paro al cierre del último trimestre de 2020 entre las mujeres. Casi 1 de cada 5 mujeres se encuentra en situación de desempleo. Supera en más de 5 puntos la tasa de paro entre hombres (14,1%).

Podemos argumentar y «justificar» esta diferencia por el hecho de que haya una mayor proporción de mujeres trabajando en el sector servicios (turismo, comercio…), el cual se ha visto más afectado por la pandemia. No obstante, eso debería llevarnos a una profunda reflexión acerca de los motivos por los que, a pesar de que el 60% del total de titulados universitarios en España sean mujeres, esta proporción no se vea reflejada en el mundo laboral.

Sigue existiendo una reticencia a contratar mujeres para puestos de responsabilidad y entre muchos factores, todavía no hemos superado el estigma de que, en caso de tener hijos, una mujer se acogerá a su correspondiente baja por maternidad o que cuando esos se pongan enfermos, será ella la que se ausente del trabajo para cuidarlos. Algunos, siguen dando por hecho que los padres no se harán cargo de sus hijos, lo cual me parece también un estigma injusto hacia ellos. Así que me congratula que, desde enero, padres y madres disfruten del mismo permiso al nacer un hijo. Es un paso pequeño, pero hace que hombres y mujeres avancemos en el largo camino hacia la igualdad laboral y familiar.

Y para terminar con una observación más personal. Tengo la suerte de trabajar en un sector tan apasionante como lo es el de la automoción. Es cierto que siempre se ha considerado como un sector masculino por antonomasia, y máxime el de la motocicleta. Y aunque solo hablo desde mi experiencia personal, jamás, a lo largo de mis 15 años dedicada a este sector, he sufrido una situación en la que me haya sentido discriminada por ser una de las pocas mujeres del sector. Si bien, hace 3 lustros, las mujeres seguíamos siendo excepciones en esta profesión, he disfrutado viendo como cada vez más mujeres se han ido incorporando en la gestión de las empresas del sector (marcas, concesionarios…). Y también, me complace ver que tenemos cada vez más clientas que deciden que eso de conducir una moto también es cosa de ellas.

Sigamos luchando para que la pandemia no nos devuelva 10 años atrás en materia de igualdad de género.

Sonia Paz, Business Transformation Officer en Havas Media Group Spain

Sonia Paz, Business Transformation Officer en Havas Media Group Spain

En la década de los 80 las mujeres rompieron el techo de cristal en varios frentes, como profesionales del mercado laboral, como líderes políticas, y como activistas. Las mujeres empezaron a integrarse en sectores laborales que antes solo ocupaban los hombres, el porcentaje de mujeres en empleos profesionales creció y el número de licenciadas representaba una tercera parte de las licenciaturas en derecho, economía, ciencias de la información, y empresariales.

Considero la cultura y el conocimiento palancas imprescindibles para avanzar hacia la igualdad, pero no es suficiente si no las acompañamos del alzamiento de las voces y de las leyes que aceleren este cambio social/cultural, tan necesario para seguir avanzando hacia una sociedad más igualitaria.

A pesar de que en nuestra industria las mujeres ocupamos un porcentaje elevado, es cierto que tenemos mucho que mejorar en las capas más altas, en las que todavía se ven situaciones de desigualdad: este año, el número de mujeres directivas en España se ha estancado en el 34%, cuando en los años anteriores veíamos importantes avances.

Aunque las empresas españolas están realizando un importante esfuerzo en conseguir la igualdad, en el momento de la pandemia hemos vivido un retroceso en la aplicación de las políticas de diversidad pasando de un 11% a un 26% el número de empresas que no las ha aplicado. La transformación acelerada por la Covid-19 ha traído también un impacto negativo al colectivo femenino ya que las mujeres han tenido que asumir mayor peso en las tareas domésticas durante el confinamiento, por lo que en general han tenido más dificultades a la hora de conciliar.

Para superar las principales barreras para la promoción de la mujer debemos seguir apostando por la flexibilidad y conciliación, por la corresponsabilidad en las tareas del hogar e incentivar el cambio cultural que las anime a sobrepasar las autolimitaciones que a veces se imponen.

Cada vez más movimientos unen a mujeres y hombres en la lucha por la igualdad. Una lucha que ha de ser del día a día y no marcada por una fecha en el calendario, una lucha de hombres y mujeres, de todos. Animo a las empresas, a sus líderes, a los gobiernos, a continuar trabajando en la dirección de interiorizar la igualdad como una «actitud» que forme parte del propio ADN de las organizaciones, facilitando las mismas oportunidades a hombres y mujeres. No olvidemos: #WomensDayIsAlwaysToday.

Àngels Escobar, Chief Growth & Marketing Officer en Havas Media Group Spain

Àngels Escobar, Chief Growth en Havas Media Group Spain 

Las mujeres de mi generación llevamos muchos años luchando por encontrar nuestro lugar en el mundo empresarial, y nos ha costado tanto conseguirlo que nos ha llevado a adquirir un nivel de compromiso altísimo muy beneficioso para las empresas en las que hemos trabajado. Pero ¿cuál ha sido el coste personal para nosotras? Con la perspectiva del tiempo me he dado cuenta de que nosotras desarrollamos altas dosis de agradecimiento y adhesión por las diferentes agencias que decidieron darnos la oportunidad. Creo que eso es transversal a nuestro género. Pero viéndolo con la perspectiva del tiempo, es legítimo exigir que el agradecimiento sea mutuo, porque el esfuerzo para demostrar que éramos iguales a cualquier hombre supuso muchas renuncias personales.

Creo que en nuestro sector hemos avanzado, aunque aún queda recorrido. Cuando echo la vista atrás, recuerdo cuando me quedé embarazada y el propietario de la agencia me dijo: «catalana y encima embarazada»… me avergüenza decir que mi reacción a aquel comentario abusivo fue acortar mi baja maternal… solo por demostrar que mi compromiso con la empresa era máximo. Hoy día es una de las cosas de las que más me he arrepentido en mi vida. Es cierto que las cosas están cambiando, pero todavía queda mucho recorrido. La brecha salarial es uno de ellos. A este respecto he llegado a oír que los hombres cobraban más porque lo pedían más. ¿Dónde queda entonces la meritocracia? ¿hay que pedir más para que te paguen más o hay que hacer las cosas mejor simplemente y que se reconozca de forma justa e igualitaria?

Hay un estigma histórico y tradicional en nuestra industria por el cual se cree que los mejores creativos son hombres, y las mejores profesionales de medios son mujeres. Y ahora también se ha sumado el tópico de que los expertos en tecnología y data son hombres también. Muchas mujeres y algunos hombres estamos trabajando para acabar con esos prejuicios que solo sirven para poner límites al talento. Si en algo hemos demostrado una gran capacidad las mujeres es en afiliarnos, en unirnos por una causa común. Sabemos que uniendo fuerzas somos más fuertes. Y hoy, la misión de las que ocupamos puestos de responsabilidad debería ser, bajo mi punto de vista, empoderar a mujeres y a hombres por igual en las posiciones que ambos aporten más valor. Juntos e iguales hacemos un conjunto más poderoso. Por eso nuestro sector irá mejor cuando acabemos con estas estúpidas etiquetas y nos centremos en el valor de las personas, independientemente de su género. Con la cantidad de problemas que tenemos como industria, deberíamos unirnos más, en lugar de «segmentarnos» más.

Sandra Segimón, cofundadora y presidenta de Sushita

Foto de Sandra Segimón y Natacha Apolinario, cofundadoras y presidentas del Grupo Sushita de restauración

Para este Día de la Mujer mi llamamiento es que todas las empresas apostemos por el talento, facilitando al máximo la flexibilidad laboral, y midamos a nuestros equipos por el cumplimiento de sus objetivos y no por la presencialidad, que muchas veces no aporta valor añadido

En Sushita las mujeres son mayoría en el Comité de Dirección, con más del 60%.

Begoña de la Sota, CEO de MediaCom

Begoña de la Sota, CEO de MediaCom

En este 8M tan especial, pero a la vez tan lleno de retos por cumplir un año más, mis pensamientos siguen estando con todas las mujeres que trabajan de forma incansable en nuestro sector. Profesionales con gran talento que un día decidieron hacer realidad sus sueños de convertirse en directivas creativas, desarrolladoras, ejecutivas y directoras de cuentas, copys, diseñadoras, planificadoras, etc., y hacerlo siempre con la máxima pasión, compromiso y profesionalidad.

A pesar de la situación económica provocada por el COVID-19, tengo total confianza en que el sector de la comunicación y la publicidad seguirá en pie y creciendo como hemos hecho hasta ahora… Y será, en parte, por esa fuerza y empuje que las mujeres comunicadoras ponemos en cada proyecto, propuesta y campaña, con el objetivo de ofrecer siempre al cliente el mejor servicio, dejando huella a cada paso, consiguiendo resultados que nos permitan a todos crecer y seguir aportando valor.

Y es que para salir de esta situación necesitamos más que nunca empuje, organización, visión y compromiso, cualidades muy intrínsecas en la gestión femenina, pero que también requieren de un trabajo conjunto a nivel de diversidad y en todos los niveles de la organización para hacernos invencibles.

Pienso que más que nunca es tiempo de no mirar atrás, de no victimizarnos, de tener confianza en nuestro trabajo y de creer en nosotras mismas. Son tiempos de cambio donde es preciso tener una visión más real y efectiva de nuestra labor desde las agencias y anunciantes. Creo que sin duda son momentos de esfuerzos compartidos y responsabilidades equitativas, donde todas y todos contemos para conseguir objetivos comunes. Más que nunca juntos seremos mucho más fuertes para salir reforzados y triunfantes de esta situación histórica.

Cristina Barbosa, Brand Director de Vodafone y presidenta de la Branded Content Marketing Association

Cristina Barbosa, Brand Director de Vodafone y presidenta de la Branded Content Marketing Association

Este 8M será especial. Como todo lo que ha pasado este año, será un 8M «silencioso»… como nuestras navidades silenciosas o miles de cumpleaños silenciosos. Y aunque ha habido mucho debate sobre esto, yo le encuentro su encanto. El silencio invita a la reflexión y este 8M nos da la posibilidad de reflexionar. De otra manera estaríamos enredadas en el ruido que siempre genera, en la divergencia política y en las voces que se emperran en ser a cual más alta.

He aprovechado para pensar qué puedo hacer yo para ayudar, qué compromisos puedo tomar y qué cosas debo hacer y dejar de hacer. Mi conclusión primera es que debo criar a unas hijas seguras de sí mismas, fuertes e independientes. Que persigan su propio destino con valentía e ignorando o rompiendo los techos de cristal. Que luchen por su independencia económica y emocional para ser la mujer que les dé la gana de ser. Hoy he leído en el periódico que muchas ejecutivas tiene el «Síndrome del impostor», y esto no debería pasar nunca. La oportunidad está en los padres, que debemos lanzar al mundo mujeres seguras de merecer todo lo bueno que les pueda pasar.

Como segunda reflexión me ha venido a la cabeza el anuncio de Cruzcampo de este año de Lola Flores que decía que por qué lo llamamos «empowerment», cuando siempre ha sido «Poderío». Compartamos el poderío, promovamos el poderío, regalemos poderío. Nada en esta vida me motiva y me alegra más que ver a una mujer triunfar. Ayudemos a las mujeres de nuestros equipos y a nuestra compañeras a llegar todo lo lejos que puedan, porque cuantas más sean las que llegan, más tiraran de las que, por múltiples razones, han tenido más problemas para llegar. Sororidad y Poderío, Amigas. Feliz 8M silencioso.

La libertad es estruendosa en este inspirador spot de Iggy Pop para MarshallAnteriorSigueinte"Con este nuevo modelo de negocio por suscripción y nuestra tienda 'Phygital' creamos una verdadera experiencia omnicanal", D. Fernández (Fashionalia)

Noticias recomendadas