#FOA2013: la revolución depende de nosotros mismo

#FOA2013: la revolución depende de nosotros mismoLlevamos ya muchos años hablando de que las marcas y las agencias se tienen que reinventar. Cierto. Pero la clave es saber en qué dirección.

Estamos escuchando todo el día que la revolución tecnológica/digital que estamos viviendo y que nunca va a parar, cada vez nos obliga más a estar a la última de todo, que siempre vamos a tener un jet lag digital.

Cierto también. Necesitamos saber qué se mueve en el mundo, ya no sólo para no quedarnos obsoletos en la propuestas que desde las agencias realizamos hacia las marcas sino también para poder movernos a la velocidad que evoluciona nuestro hábitat natural. Esto a veces es una paradoja. Ya que, a pesar de que nos movemos en un entorno en el que debemos estar a la última, muchas veces la tecnología y el uso que hacemos de ella va muy por delante en nuestros hogares frente al ritmo más lento de su implantación en nuestros entornos de trabajo.

Quizás sea porque todavía hay muchos que creen que la revolución tecnológica se basa sólo en estar a la última de gadgets y ser especialistas en redes sociales, tendencias digitales, etc. Craso error.

El factor más determinante de la revolución tecnológica digital en nuestro sector sin duda es la confirmación del consumidor como la pieza más importante del tablero de juego.

El ecosistema ha cambiado. Es algo que todos sabemos pero que muchas veces nuestra zona de confort hace que no queramos admitirlo lo suficiente como para cambiar. Estábamos acostumbrados a que a mayor inversión, mejores resultados de compañía, pero esto ya no es tan matemático. Muchas veces cuanto mayor es la inversión de las marcas en comunicación más riesgo hay de que todo se vuelva en contra si lo que se dice y la forma en que se hace no es lo adecuado.

Debido a este cambio, el foco de las comunicaciones de las marcas hacia sus consumidores tiene que cambiar también. Ahí es donde debe haber, sin duda, una revolución. Hemos visto ya numerosas compañías que han fracasado en los últimos años, y no sólo ha sido debido a la crisis. En muchos casos se debe a que han seguido pensando en ellas y no en la gente.

Tenemos que dejar de pensar en qué es lo que ‘yo’ como marca quiero ofrecer y decir a mis consumidores o posibles clientes para pasar a preguntarme qué estoy devolviendo a la sociedad como compañía. Ahí es donde tiene que estar también la revolución en las agencias ya que estamos obligadas fomentar ese cambio de mentalidad en los anunciantes. Y esa es una responsabilidad importante y muchas veces difícil, ya que supone luchar contra el status quo del abece. Por supuesto, siempre teniendo en cuenta y conociendo como auténticos especialistas, los nuevos entornos donde se mueve la sociedad.

Hace un tiempo pasamos de ser los partners estratégicos de las compañías para ser proveedores de comunicación de las marcas y eso tiene que cambiar. Ahora más que nunca debe haber un maridaje anunciante & agencia. Debemos trabajar conjuntamente no sólo en proyectos de comunicación sino de negocio, que construyan marca de una manera real, pero siempre poniendo el foco en las personas. Estar descontentos a diario con lo que hacemos para salir de nuestra zona de confort. De esta manera podremos ser mucho más innovadores en las propuestas a los consumidores aprovechando, eso sí, nuestra especialización en los entornos digitales y los avances tecnológicos para que sean un vehículo real para las ideas.

Javier Pascual – Director McCann Innovation Center McCann

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir