#FOA2015: "'I want it now', el consumidor de la nueva era", J. Levy (BMW)

Julie LevyEn los próximos 10-20 años, van a surgir importantes innovaciones tecnológicas que cambiaran radicalmente nuestra forma de vivir y obligarán a las marcas a reinventarse.

No sería la primera vez que las marcas tengan la necesidad de tener que hacerlo: ya en el siglo XX, a partir de la gran crisis de 1929 y después de las dos guerras mundiales, grandes innovaciones reactivaron la economía: los electrodomésticos, la televisión y el automóvil entre otros, permitieron reactivar el consumo y el empleo e iniciaron un cambio social tan importante que llevó a la liberación de las mujeres y su entrada en el mundo profesional.

Las marcas no fueron ajenas a estos cambios y tuvieron que adaptar sus productos y su comunicación a este cambio en la sociedad.

Hoy nos enfrentamos a una situación muy parecida; innovaciones como internet, el móvil, la aún poco conocida impresora 3D, la realidad virtual o incluso la inteligencia artificial van a tener un enorme impacto sobre nuestras vidas. Y una vez más, como ocurrió a principios del anterior siglo, las marcas se verán especialmente afectadas y obligadas a cambiar su forma de producir, de vender y de comunicarse con los consumidores.

Con la impresora 3D el consumidor será capaz de imprimir y producir los productos que desee.

“I want it now”: si internet ya nos permite comprar desde casa sin tener que desplazarnos, con la impresora 3D tendremos la inmediatez de poder disfrutar de los productos en un solo clic. La impresora 3D nos permitirá customizar y adaptar a nuestros gustos y necesidades personales los productos que compremos.

En mi opinión, la invención de la impresora 3D representa un reto aún más importante que internet para las marcas. Si internet les obligó a cambiar su forma de comunicar y la forma de vender (nuevos canales de venta), la impresora 3D les obligará a cambiar su forma de fabricar y diseñar sus productos.

Hablemos ahora de otra de las invenciones que he mencionado anteriormente: la realidad virtual. ¿Quién no ha soñado con vivir la experiencia de MJ Fox en “Regreso al Futuro”? Subirse en una máquina que nos teletransporte a un lugar o a un tiempo diferente. Aunque es poco probable que los consumidores puedan teletransportarse, los productos nos acercarán esa experiencia. Gracias a la realidad virtual, vamos a poder reproducir experiencias de compra desde nuestra propia casa, sin necesitad de desplazarnos. Aunque internet haya cambiado muchas cosas, no ha conseguido reemplazar la sensación al sentarse por primera vez al volante de un coche, o al probarse una prenda nueva – la realidad virtual está a punto de cambiar todo esto.

Por último, la inteligencia artificial también apunta a ser un hito del siglo XXI. Los ordenadores ya no se limitarán a hacer complejos cálculos, sino que van a ser capaces de reflexionar tal y como lo hace el cerebro humano y tomar decisiones. Muchos oficios dejaran de existir y otros nuevos aparecerán.

Ya hemos sido testigos recientemente de la revolución de internet y el móvil, y es difícil pensar que puede haber otras innovaciones tan rompedoras como esas. Sin embargo, la impresora 3D, la realidad virtual y la inteligencia artificial obligarán a las marcas a reinventarse.

Otra revolución importante para las marcas está a punto de llegar. Habrá las que serán capaces de anticiparse y las que no. Desde luego el panorama de marcas tal como lo conocemos hoy está a punto de cambiar.

Julie Levy, online marketing manager de BMW, participará el próximo 10 de marzo en The Future of Advertising de MarketingDirecto.com.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir