¿Qué tienen en común la publicidad y la música?

De marketeros a estrellas del rock: una lección publicitaria (y musical)

Hugo Olivera, CEO de Full Circle Karma, ha ofrecido en FOA Barcelona 2018, algunas claves sobre el panorama actual, en la ponencia "Are you a rockstar?" en la que ha querido hacer un paralelismo con el mundo de la música.

De marketeros a estrellas del rock: una lección publicitaria (y musical)Hoy en día el consumidor, cada vez más exigente, no concibe su vida sin que lo digital esté presente en ella de manera evidente. Tan importante es en su vida la tecnología que las marcas que no ofrezcan una experiencia digital única e integrada, serán penalizados por el público.

En un mundo en evolución, el cambio constante se ha convertido en la norma. Las marcas y agencias se encuentran ahora ante un reto mayúsculo: obtener la atención y la devoción de una masa de consumidores empoderados en un momento en el que la competencia en el mercado es más alta que nunca.

Esta disrupción ha dado lugar a un cambio en el modelo de relaciones entre marcas y agencias que deben ahora reinventarse si quieren seguir en una industria radicalmente distinta.

Hugo Olivera, CEO de Full Circle Karma, ha ofrecido en FOA Barcelona 2018, algunas claves sobre el panorama actual, en la ponencia “Are you a rockstar?” en la que ha querido hacer un paralelismo con el mundo de la música.

En la industria de la música, al igual que en la publicidad, hubo un tiempo en el que las cosas estaban bastante claras. Sin embargo, la disrupción transformó de manera radical el mundo.

El mundo de la música ha estado en estado de extinción permanente, primero con la piratería y luego con las plataformas digitales y, sin embargo, a día de hoy sigue habiendo artistas que viven de ella.

De hecho, hace no demasiados años, los datos indicaban que los CDs serían el futuro, pues eran el formato dominante en el mercado. Pero a partir de 2010, la tarta fue cambiando y, paradójicamente, la industria musical es hoy más grande que nunca.

“Todo ello nos lleva a pensar nuevas formas de ganar dinero. En el mundo de la música, cuando se dejaron de vender discos, se apostó por los directos como algo seguro”, afirma Olivera.

“El cambio representa oportunidades”, destaca. Al final, las rockstars son lo que se ven, pero detrás de ellos hay mucho más, management, logística, etc.

Las bandas son en sí mismas su propia marca. Un ejemplo de ello es Queen, cuya propuesta de valor ser basa en su líder, Freddy Mercury. “En las organizaciones, la gente importa y el talento, más”, señala Olivera.

¿Por qué nos gustan las estrellas del rock? “Lo que nos gusta es la capacidad del rock de trascender, de ir más allá de los límites a los que está predestinado por el dinero, cuando trasciendes estos límites es cuando creas cultura”, señala. Y este es precisamente el objetivo de cualquier marketero, hacer algo que realmente deje huella.

Pero, ¿cómo conseguirlo? Las estrellas del rock ¿nacen o se hacen? “Creo que da un poco igual y, seguramente será una mezcla de los dos. Hay que nacer, pero también trabajar”.

Asimismo, al igual que los artistas, “no todas las marcas están hechas para todos los públicos. La clave está en saber jugar con las nuevas reglas del juego”.

Las estrellas de rock logran serlo porque son ellos mismo, son auténticos, transmiten sus mensajes. Aunque eso no quiere decir que no cambien y, si no, que se lo pregunten al artista más camaleónico, David Bowie.

“No me preocuparía tanto el futuro de la publicidad o de las agencias, sino por pensar en el talento de hoy, en creativos, clientes, cuentas, planner. Podemos seguir haciendo algo interesante para todos. Este no es el fin del mundo, pero sí el de un cierto modelo de hacer las cosas y el principio de muchos nuevos modelos, más equitativos y mejor retribuidos”, explica.

“Las industrias cambian, pero el talento encuentra la manera de quedarse, al igual que la música”, concluye.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir