líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

EspecialesThe Future of AdvertisingSilvia Velasco, CEO Be a Lion

La importancia del futuro de la publicidad

"La publicidad ha cambiado tanto que se ha quedado obsoleta" S. Velasco (Be a Lion)

Redacción

Escrito por Redacción

Silvia Velasco, CEO de Be a Lion, nos habla sobre el futuro de la publicidad con motivo de la celebración del próximo evento de MarketingDirecto.com: FOA CIRCUS 2022.

El próximo 14 de junio tendrá lugar en Madrid el evento FOA (Furure of Advertising) en su 27ª edición, que en realidad representa el décimo aniversario del evento en España. En el recuerdo queda la primera edición en Madrid, que partió de la premisa de un futuro claramente digital, con Google como su primer exponente, los medios editoriales como víctimas colaterales y el crowfunding como un movimiento emergente que, en resumen, lo cambiaría todo (¿nos suena?).

El evento logró convertirse en trending topic en Twitter, lo que se celebró en toda la industria y se convirtió en una noticia en si misma. Es futuro que entonces se dibujaba, lo hemos dejado ya claramente atrás.

Diez años después, el futuro de nuestra industria se adivina tan nítido e incierto como entonces. Nítido porque sabemos que nuestra forma de comunicarnos – y por tanto, de publicitarnos- está evolucionando, e incierto porque no sabemos con precisión cuando las promesas tecnológicas se harán realidad mainstream.

En las últimas dos décadas, la publicidad ha cambiado tanto que su propia definición ha quedado obsoleta. De acuerdo a una de las acepciones de la RAE, la publicidad se refiere a la «divulgación de noticias o anuncios de carácter comercial para atraer a posibles compradores, espectadores, usuarios, etc.».

Hace muchos años que la publicidad ha traspasado los silos de los bloques publicitarios, los anuncios y mensajes unilaterales y se ha integrado en la conversación y experiencias del consumidor en su día a día. Llámese redes sociales, formatos experienciales o incluso medios tradicionales, en los que gran parte de la publicidad se ha transformado en contenido.  

Me pregunto si dentro de diez años nos seguiremos refiriendo a nuestro sector simplemente como el de la publicidad (RAE mediante) porque el término empieza a dejarse muchas cosas fuera. Indudablemente (o así lo espero), las marcas seguirán teniendo como objetivo atraer y seducir a los consumidores. Sin ninguna duda, la forma de hacer publicidad, los formatos, los medios y las plataformas habrán seguido evolucionando y es posible que poco tenga que ver con lo que hacemos hoy en día. 

A mi juicio, existen dos razones para pensar que los cambios van a ser profundos: la velocidad de los avances tecnológicos y la evolución en la forma de consumir de la sociedad. Sobre el primero, la tecnología avanza cada vez más rápido y la adoptamos en menor tiempo.

No hay más que analizar el panorama de las redes sociales que, en poco más de una década, han pasado de recién llegados a representar un porcentaje elevado del pastel publicitario. Y cómo en tan poco tiempo, la primera red social en despuntar, Facebook, empieza a estar en desuso y ha dejado paso al uso de Twitch o TikTok.

Y si observamos el comportamiento de los consumidores del futuro – hoy niños y adolescentes-, constataremos que promesas como el metaverso (¡estaba tardando en salir!) o la realidad e identidad extendidas forman parte, en sus versiones más incipientes, de su entretenimiento y vida social. A mi juicio, esta es una tendencia imparable y las marcas, y en consecuencia la publicidad, deberán integrarse en esas nuevas plataformas y experiencias proporcionando utilidad. 

Por otra parte, las serias amenazas que sufre nuestra sociedad en cuanto a sostenibilidad y desigualdad social, están haciendo mella en las generaciones más jóvenes. Somos y son consumidores mucho más conscientes, responsables, que eligen marcas y productos por motivos diferentes o complementarios a sus funcionalidades y precio.

Es posible que incluso asistamos a un menor nivel de consumo en general y que ciertas categorías de producto pasen a engrosar las filas de bienes de lujo (como, por ejemplo, lo ha hecho una parte de la telefonía en la última década).

En este contexto, las marcas deberán transformar su forma de comunicarse con la audiencia, que cada vez será más exigente y consciente. La publicidad deberá jugar un papel activo en este movimiento de concienciación y ser mucho más selectiva y premium. Habrá menos anuncios convencionales y mucho más oferta de contenido y experiencias por parte de las marcas. ¿Quizás veremos mucha menos publicidad y en gran parte concentrada en entornos virtuales? Estoy convencida de que los próximos diez años serán aún más vertiginosos y transformadores para la publicidad que la última década, lo que no es poco.

Seguiremos evolucionando y adaptándonos a un panorama cada vez más digital, más tecnológico y más virtual, en el que las barreras entre publicidad, entretenimiento, contenido y conversación serán cada vez más finas. Ojalá dentro de diez años nos encontremos en estas mismas “páginas” y podamos contrastarlo. De momento, nos vemos en FOA

Silvia Velasco, CEO de Be a Lion 

Temas

FOA

 

Twitter conecta con los amantes de las carreras tras un acuerdo con Fórmula 1AnteriorSigueinteIEBS presenta un curso gratuito para las empresas que quieran impulsar sus redes sociales

Contenido patrocinado