líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Por qué las agencias necesitan dejar de actuar un momento y pararse a pensar?

En las agencias, es muy fácil dejarse llevar por la dinámica de actuar y no pensar demasiado. Se cae en el día a día de trabajar para los clientes, buscar otros nuevos, dirigir a los empleados y resolver problemas pero, aunque esto puede funcionar durante un tiempo, un día puedes levantar la cabeza y darte cuenta de que tu compañía se ha convertido en un barco a la deriva.

Para evitar llegar a esa situación, es importante reunir a los empleados y establecer una serie de días en los que se sueñe, se realicen preguntas y se planee el camino que se va a seguir en un futuro próximo. Esta es la idea que plantea Marc Brownstein en AdAge, y es que cada año el equipo directivo de Brownstein Group se reúne para plantearse una serie de preguntas clave sobre el funcionamiento de la compañía:

• ¿Cuál es la estrategia adecuada para crecer?
• ¿Qué personas necesitamos para llegar hasta donde queremos?
• ¿Qué necesitamos mejorar?
• ¿Estamos ejecutando nuestro posicionamiento?
• ¿Nuestro equipo, especialmente los últimos trabajadores en llegar, sabe por lo que apostamos?
• ¿Qué nuevos servicios o productos podemos ofrecer?
• ¿Cuánto nos costará ejecutar esa estrategia?
• ¿Quién se responsabilizará de cada uno de los compromisos que tomemos para asegurarnos de que se cumplan?

Pero, además de la reunión anual, también puede ser interesante reunirse un par de horas a lo largo del año para compartir los distintos proyectos que se están llevando a cabo, ofrecer soluciones, y ver cómo se están cumpliendo las propuestas.

Es posible que sea difícil encajar una fecha exacta en la que el equipo se reúna para plantear todas estas cuestiones, sobretodo en épocas en las que hay mucho trabajo y los clientes están pisándote los talones. Pero dejarlo pasar simplemente porque no hay tiempo puede ser bastante perjudicial para el funcionamiento de la agencia.

Hay que tener muy en cuenta que es crítico plantear un plan estratégico para una agencia. Y es que se trabaja en una industria que cambia a un ritmo vertiginoso, y es esencial mantenerse a la cabeza de esos cambios. Lo que el año pasado era una tendencia importante es posible que haya caído en el olvido ahora, y las novedades de hace unos meses pueden haberse convertido ya en un estándar. Además, hay que buscar la manera de lograr los mejores resultados para los clientes en una economía que crece a un ritmo muy lento en la que, mientras los presupuestos se van estrechando, las expectativas de resultados son cada vez mayores.

 

Las mujeres se rinden a los encantos del m-commerceAnteriorSigueintePublicidad en la fachada, un negocio para la comunidad de vecinos

Noticias recomendadas