Agencias

12 horripilantes "monstruos" que acechan por los pasillos en las agencias de publicidad

monstruosDa igual que sea de noche o de día. En las agencias de publicidad debemos andarnos siempre con ojo porque el suyo es un hábitat lleno hasta los topes de "monstruos" dispuestos a tomarnos el pelo, a echar a perder el trabajo que tenemos entre manos y a dejar K.O. nuestros superpoderes publicitarios.

En las agencias de publicidad hay "monstruos" de todo pelaje, pero los que enumera a continuación HubSpot son quizás los más comunes:

1. Los fantasmas
Muy habituales en los departamentos de cuentas y de medios, los fantasmas no dejan de rememorar los “viejos tiempos”, aquellos en los que los publicitarios regaban sus comidas como tres Martinis (como poco), asistían a fiestas X y la televisión era la “reina” indiscutible de la publicidad.

2. Brujas y hechiceros
Las brujas y los hechiceros viven por y para crear el caos y la confusión entre quienes les rodean, pero desafortunadamente sus tropelías nunca se castigan. ¿Su secreto? Tiene literalmente hechizados a los grandes “mandamases” de las agencias.

3. Esqueletos
A los esqueletos se les reconoce porque están casi siempre repantigados frente a la silla de su escritorio y no paran de quejarse. Y no sólo eso. Insisten en contagiar su negatividad y sus malas vibraciones a todos aquellos que osan acercarse a ellos.

4. Vampiros
Los vampiros se prodigan mucho en los departamentos creativos de las agencias y suelen hacer acto de presencia en las agencias cuando anochece. Tienen muy buen olfato para la creatividad, pero rara vez se dejan ver en público (y mucho menos a plena luz del día). Lo mejor es aprovisionarles de “sangre” para alimentarse y dejarles trabajar en la oscuridad. Eso sí, cuídese mucho de dejarles al mando. De lo contrario, y a poco que se descuide, su agencia se convertirá en una cripta llena hasta la bandera de chupasangres.

5. Demonios
Los demonios son auténticos maestros en el arte de la negociación (por no decir del engaño). Son encantadores, atractivos y rezuman encanto. Tenga, no obstante, cuidado con ellos. Si tiene la mala suerte de llegar a un acuerdo con ellos, mire cuanto antes si su cartera sigue estando donde debería estar.

6. Hombres lobo
Tenga cuidado con estos monstruos. Es casi imposible saber por dónde van a salir. Cuando parecen las personas más normales y pacíficas del planeta, de repente dejan asomar al monstruo que llevan en su interior y destruyen todo lo que hay a su paso.

7. Momias
Cuando todo el mundo las da por muertas y enterradas, las momias salen de la tumba para infundir el miedo en los nativos digitales que habitan en las agencias de publicidad.

8. Monstruos de Frankenstein
Los monstruos de Frankenstein son las “modas” que tantos quebraderos de cabeza dan a los publicitarios y en las que se unen, muchas veces sin ton ni son, ingredientes que, todos juntos, provocan auténticos escalofríos.

9. Los piratas
Los piratas son expertos en apropiarse de las ideas y estrategias ajenas y llevarse todos los méritos. ¿Lo peor? Que si nos atrevemos a desafiarnos, nos declararán la guerra y, con sus malas artes, nos harán morder casi con toda seguridad el polvo.

10. Zombis
Los zombis son a menudo los “restos” de un pitch perdido, de una cuenta que se ha ido al garete o de una fusión. Caminan como almas en pena por las agencias de publicidad con la esperanza de hincarle el diente al cerebro de los vivos.

11. Parcas
Las parcas son los monstruos publicitarios más poderosos de todos. Son asesinos de ideas, trituradores de ingenio y destructores de almas. Provienen del lado oscuro de la fuerza en las agencias (es decir, que vienen mandados por el cliente) y son capaces de echar a perder en apenas un minuto un fin de semana de descanso.

12. Payasos
Los payasos parecen normales, pero son criaturas oscuras capaces de meter las zarpas en los escondrijos más ocultos de la psique de quienes tienen la mala suerte de toparse con ellos.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir