Agencias

4 razones por las que las agencias son como las cucarachas

cucharacha¿Son las agencias como las cucarachas? Sí y no lo son por feas y repugnantes sino porque, como estos robustos insectos, son o deberían ser capaces de sobrevivir cualquier cosa. El ADN de las agencias está especialmente programado para regatear a la muerte y hacer suyos desafíos de los que sólo las "cucharachas" lograrían salir indemnes. Si hacemos caso de la publicación especializada en marketing y publicidad iMedia Connection, estos son los retos que las agencias deberán afrontar en el futuro para hacer valer su espíritu de “cucharachas”:

1. Las agencias deberán ser expertas estudiantes del consumidor
Las agencias siempre se han distinguido por su especial ojo para analizar los deseos y las necesidades de los clientes de los anunciantes, pero en el futuro deberán ir más allá y demostrar que son realmente las mejores conociendo e interpretando el comportamiento del consumidor echando mano de las analíticas y de su entrenado instinto.

2. Las agencias deberán desenvolverse como pez en el agua en las nuevas tecnologías
El universo tecnológico no para de escupir novedades en los últimos tiempos, novedades que a veces a los anunciantes acaban atragantándosele. Las agencias, por el contrario, no pueden permitirse el lujo de permanecer impávidas a las novedades tecnológicas. Están obligadas a ser pioneras y hacer suyas cuanto antes las nuevas tecnologías con fines “marketeros”.

3. Las agencias deberán centrarse en primer lugar en el storytelling y después en el marketing
Los “marketeros” verdaderamente creativos son en realidad “storytellers” de corazón y las agencias son el lugar ideal para hacer desplegar su magia. A menudo los anunciantes, excesivamente preocupados por el éxito “marketero” instantáneo y las métricas, se olvidan de que lo que de verdad satisface el voraz apetito del consumidor son las historias. Apple, Red Bull y Chipotle son marcas que ya están apostando por el storytelling en primer lugar y por el marketing en segundo lugar. Y a las agencias no les queda más remedio que tomar notar y apostar por esta filosofía de “primero el storytelling, después el marketing”.

4. Las agencias deberán demostrar que entienden la dinámica que las emociones juegan en el proceso de compra
Lo que de verdad mueve al consumidor en las compras es la emoción pura y dura. Aun así, y cargados hasta los topes de datos, los “marketeros” se olvidan en ocasiones de que es la emoción y no otra cosa la que prende la mecha de las ventas. Las que no tienen excusa para olvidarse de ello son las agencias, que deben poner siempre el acento en las emociones a la hora de diseñar campañas para el cliente.

Te recomendamos

A3

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir