Agencias

Los retos de las agencias creativas en este 2018

5 cosas que todo el mundo pensará (pero nadie se atreverá a decir) este 2018

5 cosas que todo el mundo pensará (pero nadie se atreverá a decir) este 2018Las vacaciones de Navidad y la llegada del nuevo año han traído consigo, además de algún que otro regalo, las pilas cargadas en el sector marketero para enfrentarse a un seguramente complejo 2018.

Son muchos los que ya comienzan a leer, escuchar, compartir y aprender sobre las nuevas tendencias que llegan al sector con el objetivo de adelantarse con sus estrategias.

Y es que, si el 2017 ha sido el año del fraude del tráfico, la falta de visibilidad, las fake news, la inteligencia artificial y, por supuesto, los datos, el 2018 se vislumbra no mucho menos polémico.

Pero como serán muchos los temas de los que hablaremos largo y tendido a lo largo de los próximos meses, Joe Parrish, partner y chief creative officer en The Variable, propone hacerlo sobre aquellas cosas de las que no se pronunciará palabra (aunque deberíamos).

Y lo hace a través de un artículo en The Drum en el que expone las siguiente 5 cosas:

1. La publicidad tradicional (le pese a quien le pese) funciona
No vamos a negar que el mundo digital ha traído consigo grandes oportunidades para las marcas.

El poder de difusión, el menor precio, la escasa necesidad de infraestructura o medios técnicos y la automatización ha facilitado, sin duda, el trabajo. Sin embargo, aunque es un complemento, no es un sustitutivo de la publicidad tradicional.

Cuando se trata de construir marcas a largo plazo, un lujo, asegura Parrish, del que gozan muy pocas compañías hoy en día, no hay un medio capaz de influir en la percepción de la audiencia como la televisión.

2. Tenemos demasiados datos
La fiebre del dato ha convertido a muchos en auténticos esclavos del código binario.

No hay duda de que el big data ha supuesto el acceso de las marcas a información enormemente valiosa sobre sus usuarios pero dejarse llevar por la ola, sin contar con un objetivo y un plan por el simple hecho de no quedarse atrás no es la mejor decisión.

Tener ingentes cantidades de datos en una empresa es inútil si no se sabe qué hacer con ellos, si no se es capaz de extraer información de ellos y se convierte, en definitiva, en un gasto de tiempo y dinero.

La avalancha que existe hoy en día pone en serio riesgo a las compañías y es que, solo podrán sobrevivir y triunfar aquellas que sepan separar el grano de la paja. No todos los datos son de valor.

3. Es posible trabajar demasiado
Aunque actualmente se haya impuesto la (errónea) manía de trabajar 24 horas al día, 7 días a la semana y los 365 días del año, lo cierto es que, afirma Parrish, “una mente cansada no es creativa”.

Todo aquel que trabaje creando sabe que las musas vienen cuando vienen, no cuande se las llama. La mente tiene sus propios horarios y dejarla descansar es la mejor manera de hacer surgir la inspiración.

4. El modelo AOR no está roto
Apenas queda ya rastro de las relaciones de años entre agencias y anunciantes. Las marcas son cada vez más proclives a apostar por dividir sus cuentas entre un buen número de agencias y trabajar por proyectos. Algo que no siempre resulta beneficioso ni para la marca ni, por supuesto para las agencias.

Y es que está situación ha dejado a las agencias en una situación de incertidumbre económica que les ha impedido contar con equipos estables y bien remunerados.

Por el contrario, los contratos de larga duración no solo permiten formar equipos integrados, colaborativos y que maduran las ideas sin tantas presiones, sino que también permiten a las agencias conocer la marca con la que trabajan, entender su identidad, sus valores y sus necesidades y ser capaces de ofrecer soluciones creativas efectivas de cara a sus consumidores.

5. El problema de la industria publicitaria no es empresarial, sino salarial
Aunque muchos se empeñen en ver un problema en el modelo de negocio publicitario, para Parrish es una cuestión salarial.

“Hemos permitido a los clientes establecer los precios a la baja, estamos ofreciendo nuestro valor diferenciador de manera gratuita”, asegura.

Es por ello que en este 2018, en vez de pensar cómo reinventar los procesos dentro de las agencias, el reto está en cómo conseguir hacer ver a los clientes el valor real del trabajo creativo.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir