Agencias

5 razones por las que el idilio de los anunciantes con las agencias pasa por horas bajas

loveLa relación de los anunciantes con las agencias ya no es lo que era. Antaño absolutamente adoradas, las agencias ya no disfrutan de un lugar tan privilegiado en el corazón del cliente como antes. Pero, ¿a qué se deben este creciente desamor? ¿Por qué cada vez más anunciantes están rompiendo relaciones con agencias para “buscarse las habichuelas” en solitario? Digiday enumera a continuación un puñado de buenas razones que explican la creciente pérdida de fogosidad en la relación entre agencias y anunciantes:

1. Los anunciantes hacen marketing en tiempo real, las agencias no
En el marketing actual todo gira en torno a la rapidez. Y para hacer de verdad marketing en tiempo real es mucho más eficaz contar con un departamento interno que asuma esta responsabilidad que coordinarse con una agencia externa. A todo ello hay que añadir que muchas agencias no se han subido al tren del marketing en tiempo en real todo lo rápido que deberían. ¿La consecuencia? Que cada vez más anunciantes confían en equipos internos no sólo para hacer publicidad en los social media sino también en medios tradicionales como la televisión.

2. Las grandes ideas vienen en realidad de todas partes
La tecnología ha democratizado por completo la generación de ideas creativas a través de las plataformas de crowdsourcing. En este sentido, la creatividad ha dejado de ser un largo y carísimo proceso en el que están involucrados sólo los talentos más excelsos. Para dar con las mejores ideas, los anunciantes no necesitan tener a su vera una agencia. Están en condiciones de “cazar” buenas ideas en cualquier parte y hacen en realidad bien poniendo tierra de por medio para conseguirlo.

3. Los anunciantes están pagando probablemente demasiado a las agencias
Las agencias continúan utilizando en general el mismo modelo de honorarios que han usado siempre para hacer pasar por caja a los anunciantes. La mayor parte de ellas se olvida, sin embargo, de que la tecnología ha hecho mucho más rápidos y baratos los procesos creativos e insiste a seguir aferrándose a un viejo modelo en el que el derroche de tiempo y de dinero está a la orden del día.

4. No se puede externalizar la relación de las marcas con sus clientes
Imagínese que contrata una empresa externa para gestionar sus relaciones con su esposa y con sus hijos. ¿Suena ridículo, verdad? Pero, ¿no es también un poco ridículo que unas pocas agencias externas sean las dueñas absolutas de las relaciones de las marcas con sus clientes? Cada vez más marcas son conscientes de que ellas mismas y no otras son dueñas de sus propias visiones creativas y sólo apuestan por la externalización cuando hay que ejecutar esas visiones creativas. No dejan que las agencias se adueñen por completo de sus procesos creativos.

5. Las agencias ya no tienen el monopolio de la estrategia y la creatividad
Hace no mucho las agencias eran las “reinas del mambo” en el universo de la creatividad. En la actualidad la creatividad tiene múltiples “madres”, desde las propias marcas a las empresas de internet pasando incluso por las agencias de medios.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir