Agencias

Barry Wacksman disecciona la disrupción en Cartagena Inspira

Agencias, es hora de reinventarse o darse de bruces contra el suelo (de la disrupción)

En una era en la que la tecnología nos enreda en su poderosa y enrevesada telaraña para casi todo lo que atañe a nuestras vidas, nos hemos convertido (no queda otra) en adictos a la disrupción.

Particularmente postrados a los encantos de la disrupción hija de la omnipresente tecnología están a los publicitarios, que están obligados a adaptarse a la nueva y tecnológica realidad o a ser despezados por la guadaña que la parca tiene la mala costumbre de llevar siempre en ristre.

En plantar cara a la parca, esa que se ensaña sin piedad con todo aquel que se niega a adaptarse en los tiempos digitales que corren, es un especialista precisamente Barry Wacksman, director global de estrategia de la agencia R/GA.

Wacksman ha expuesto hoy en Cartagena Inspira su particular manera de hincar el diente a la disrupción tecnológica en el universo eternamente rebosante de cambios de las agencias.

El publicitario estadounidense ha comenzado su ponencia haciendo hincapié en el afán de su agencia (que ni siquiera nació como agencia) por reinventarse constantemente. "Para nosotros la disrupción es tanto una oportunidad como una necesidad", recalca.

La disrupción debería ser el principal nutriente de las agencias pero también de los anunciantes. Marcas disruptoras hay muchas, pero quizás Tesla, una empresa que ni siquiera hace publicidad, es quizás el ejemplo más paradigmático de ello.

Sin embargo, no todas las marcas son Tesla y hay anunciantes (la  mayoría) que siguen obsesionados con la publicidad y con la manera de sacar el máximo jugo a las herramientas marketeras a su disposición para crecer.

Una de las herramientas marketeras más poderosas en manos de las marcas son sin lugar a dudas los datos, que son los que de verdad dan poderío a las empresas. No en vano, las compañías pertrechadas de datos son las que llevan la voz cantante en el nuevo universo empresarial.

Más allá de ser dueñas de un buen puñado de datos, las marcas necesitan para ser realmente disruptoras propósito, innovación, ecosistemas (en los que todo esté conectado), interfaces, hacer sentir al consumidor parte de su propia organización y vivir en el seno de la cultura.

Ante esta nueva realidad, una realidad en la que los anunciantes son más exigentes que nunca, las agencias necesitan también reinventarse. ¿Y cómo se reinventa una agencia (R/GA para más señas)? Siguiendo las pautas que disecciona a continuación Wacksman:

1. Entrando (sin miedo) en el negocio de las startups, unas startups que destacan por estar provistas de muy buenas ideas que suelen estar, sin embargo, muy mal ejecutadas. En R/GA toman las excelentes ideas que hay agazapadas en las entrañas de las startups y las ejecutan del mejor modo posible para liberarlas de las garras de la muerte (temprana) y de paso brindárselas a sus clientes (que son también quienes las financian).

2. Arrojándose en brazos de la consultoría. En R/GA la consultoría se utiliza como medio para ayudar a los clientes a ejecutar ideas y crear nuevos productos. Es lo que hizo la agencia de Wacksman para Next, un banco que tiene los ojos puestos en los nativos digitales.

3. Ayudando a los clientes a que sus negocios echen brotes verdes de la mano de las comunicaciones conectadas y el diseño conectado. ¿Un ejemplo de esta peculiar manera de trabajar? La campaña "Love has No Labels", creada prácticamente de la nada y convertida en todo un fenómeno gracias a su naturaleza radicalmente innovadora.

También ejemplifica perfectamente la manera de trabajar (100% conectada) de R/GA esta campaña para Nike.

Para reinventarse (sin medias tintas) las agencias deben seguir estas premisas, concluye Wacksman:

1. No esperar a los cambios. Es mejor adelantarse a ellos.

2. Cambiar la empresas desde abajo.

3. Conectar e innovar (y no rendirse jamás).

 

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir