líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las agencias in-house, una bendición convertida en maldición para el 43% de las marcas

Agencias de marketingLas agencias in-house son a veces una pesadilla operacional para los anunciantes

Las agencias in-house son una pesadilla para el 43% de las marcas

Las agencias in-house, una bendición convertida en maldición para el 43% de las marcas

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

El 43% de los CMOs contempla las agencias in-house como una auténtica pesadilla en el plano operativo, de acuerdo con un reciente estudio de Collective.

Las agencias in-house nacieron para procurar alivio a las necesidades creativas de las marcas y lograr que la creatividad fluyera más libremente en sus dominios. Sin embargo, lo cierto es que este modelo está lejos de ser la panacea y porta sobre los hombros con no pocos inconvenientes.

De acuerdo con un reciente estudio de Collective, el 43% de los CMO contempla las agencias in-house como una auténtica pesadilla en el plano operativo. Y esa pesadilla se torna en más abracadabrante cuando más grandes son las marcas en cuestión.

Mientras solo el 33% de los directores de marketing con empresas de menos de 500 empleados tilda de tormento operacional a las agencias ih-house, entre los CMO de compañías de más de 2.000 trabajadores la proporción se dispara por encima del 50%.

Más allá de confrontar a las marcas con dificultades de corte operacional, el 39% de los CMO se lamenta asimismo de que las agencias in-house hurten inspiración creativa a los equipos de trabajo y el 33% considera que este modelo es difícil de implementar.

Las marcas contemplan simultáneamente ventajas y desventajas en las agencias in-house

Así y todo, no hay una total ausencia de algarabía en torno a este concepto (aunque su ejecución es susceptible a todas luces de mejoras). El 80% de los CMO consultados considera que el modelo de agencia in-house puede ser claramente mejorado, mientras que el 77% contempla la utilización de una variación de este concepto.

En términos generales, el 41% de los CMO que han tomado parte en el informe de Collective están abiertos a arrojarse en los brazos de las agencias in-house si este modelo se traduce en un aumento de la calidad de su trabajo.

El 34% de las marcas se colgaría asimismo del brazo de las agencias in-house si este modelo las ayudara a revestir de más creatividad a su negocio. Y el 33% apostaría igualmente por las agencias in-house si se estas se revelaran como una solución para sus problemas de reclutamiento de personal.

«Existe el peligro de que las agencias in-house se conviertan en un rígido modelo de talla única para todas las empresas. Y esta ausencia de flexibilidad no es definitivamente la más adecuada para las marcas. Para mí la respuesta idónea es una combinación híbrida de la forma en que operan las agencias y la forma en que trabajan los anunciantes para hallar así la mejor solución», explica Pete Markey, que ha liderado los esfuerzos in-house en marcas como TSB y Boots.

 

El gasto medio mensual de los hogares españoles aumenta en 250 euros por la inflaciónAnteriorSigueinteOgury nombra a uno de los expertos del sector, Stéphane Dupayage, como Chief Product Officer

Contenido patrocinado