Agencias

¿Son las agencias in-house más tóxicas que las tradicionales?

Las agencias "in-house" rezuman más toxicidad que las agencias de toda la vida

En las agencias in-house, tan en boga en los último tiempos, la cultura de trabajo es bastante menos saludable que en las agencias clásicas.

agencias in-houseAquellas marcas que están hincando el diente a la publicidad in-house deberían considerar quizás la manera en que su cultura interna de trabajo (no necesariamente más saludable) puede acabar malogrando esta forma de trabajo de nueva hornada.

Según un reciente estudio llevado a cabo en Reino por Oystercatchers y Campaign, la cultura de trabajo que se respira en las agencias in-house es bastante menos saludable que en las agencias tradicionales.

El índice de salud (o "health score") en el que echa raíces el informe determina que las cifras superiores al 20% dan cuenta de una cultura de trabajo poco saludable en las agencias (mientras que si los porcentajes son superiores al 20%, la lectura es lógicamente mucho más positiva).

En términos generales los profesionales de la publicidad puestos bajo la lupa en esta investigación disfrutan de un índice medio de salud (desde el punto de vista de la cultura de sus empleadores) del 19%.

Sin embargo, cuando este porcentaje se disecciona para evaluar por separado el bienestar de las agencias clásicas y de las agencias in-house, salen claramente perdiendo las segundas. En las agencias en su vertiente más clásica el "health score" es de un 15% y es, por ende, de naturaleza saludable.

En cambio, en las agencias in-house este índice aumenta hasta alcanzar el 32% (colocando a este tipo de organizaciones claramente fuera del umbral de lo saludable).

La cultura de trabajo en las agencias clásicas es más saludable que en las agencias in-house

Los lamentos que brotan más habitualmente de los labios de los trabajadores de las agencias in-house son los silos (que lastran de manera notoria los flujos de trabajo), las jerarquías, el cortoplacismo y la burocracia.

Tales preocupaciones (las que baquetean con más frecuencia la moral de los profesionales de las agencias in-house) corren el peligro de hacer sombra a las que son suponen que son las principales ventajas de la publicidad in-house: el conocimiento más profundo de la marca, la eficiencia desde el punto de vista de los costes, la férrea supervisión de los datos y la agilidad.

Los hallazgos de esta investigación están en sintonía con las conclusiones de un informe publicado el año pasado por Asociación Nacional de Anunciantes (ANA) en Estados Unidos. De acuerdo con este estudio, el 63% de los marketeros confiesa tener dificultades para mantener en niveles óptimos de energía (creativa) el talento de las agencias in-house. Y e 44% de este tipo de agencias dice además toparse con importantes escollos en el camino a la hora de atraer talento de primer nivel a sus dominios.

El informe de Oystercatchers y Campaign pone de manifiesto que cuanto más se ven reflejados los valores personales y deseados de los trabajadores en lo que ven a diario en su lugar de trabajo, más saludable en términos generales la cultura de la organización a la que prestan sus servicios.

Te recomendamos

Carat

FOA

A3media

Outbrain

Podcast

Compartir