Agencias

Si añora las "boy bands" de los 90, no se pierda esta descacharrante parodia de DDB

boy-bandAllá por los años 90 los chicos de Take That, Backstreet Boys, ‘N Sync y otras “boy bands” provocaban desmayos entre las adolescentes de medio mundo con sus pegadizas y empalagosas melodías, sus apolíneos cuerpos y sus dulces y arrebatadoras sonrisas.

Hace 20 años muchos corazones se resquebrajaron (quizás para siempre) por culpa de los atractivos integrantes de unas “boy bands” que en los 90 parecían reproducirse como setas.

La edad dorada de las “boy bands” ha pasado definitivamente a mejor vida, pero la agencia alemana DDB Düsseldorf y la productora Markenfilm han decidido resucitarla con una divertidísima parodia que condensa en apenas 3 minutos y medio todos los clichés nacidos en los 90 al calor de este fenómeno musical (y social).

En esta parodia la fiebre noventera de los “boy bands” queda retratada a la perfección y de manera absolutamente cruel. Aquellas bandas, integradas habitualmente por cinco miembros, eran productos 100% “marketeros” cuyo último objetivo eran romper el corazón de las más jóvenes y de paso vender discos a mansalva.

Como muy bien refleja la parodia de DDB y Markenfilm, en toda “boy band” que se precie hay personajes que nunca pueden faltar: el de chico romántico y dulce, el de joven atractivo para alocado, el de mujeriego, el de jovencito poco vistoso pero dueño (casualmente) de la mejor voz y el de bailarín de pectorales cincelados pero huérfano de cualquier talento musical.

En la parodia de DDB y Markenfilm, protagonizada por una “boy band” ficticia, hay espacio también para las estudiadas coreografías de las bandas de chicos de los 90 y para los raps que se marcaban entre balada y balada aquellos míticas agrupaciones musicales.

La dirección de esta parodia, que seguro que pone nostálgico a más de una (y de uno), ha corrido a cargo de Djawid Hakimyar, mientras que la música lleva el sello de Mokoh Music.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir