líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El dictamen sienta un precedente para el marketing de influencers

Autocontrol advierte a una influencer por no etiquetar correctamente un contenido promocional

El organismo de autorregulación asegura que la influencer Paulina Ericksson vulneró la normativa al no avisar a sus seguidores sobre el tipo de contenido publicado.

Paulina Eriksson

Como una baza del marketing y la publicidad «relativamente nueva», durante años los influencers han ejercido como tal en las redes sociales sin unas normas férreas sobre cómo debían diferenciar los contenidos patrocinados de los que no lo son. Y este vacío legal ha sido el principal objeto de polémica en el universo del marketing de influencers.

En el caso de España, por primera vez Autocontrol, el organismo independiente de autorregulación de la industria publicitaria ha advertido a una instagrammer de que una de sus publicaciones vulnera la normativa por, precisamente, no informar a sus seguidores de que se trata de una comunicación promocional.

La investigada es Paulina Eriksson, influencer sueca, y la publicación se corresponde a dos fotografías en las que aparece con unos auriculares acompañadas de una mención a la marca Urbanista y el texto «No molestar cuando estoy escuchando música». Una vez iniciado el proceso de investigación, la instagrammer añadió el hashtag #ad, pero hasta entonces la publicación no dejaba claro que se trataba de publicidad.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

“Do not disturb when I’m listening to music” ? @urbanistalife ? What’s your favorite song at the moment? I need to update my playlist ? . Photo @steenss | #ad

Una publicación compartida de PAULINA ERIKSSON (@paulinaeriksson) el

Según el Jurado de la Publicidad de Autocontrol, en la publicación se percibe «claramente» un propósito comercial. El Jurado consideró que la publicidad examinada no era compatible con la norma 13 del Código de Conducta Publicitaria de Autocontrol, al tener el mensaje naturaleza «publicitaria y no resultar esta fácilmente identificable».

Cabe destacar, además, que el hecho de que no recibiera contraprestación de la marca no influye en la consideración de esta publicación como un anuncio, ya que Autocontrol subraya que «para afirmar la naturaleza publicitaria de un mensaje no es precisa la prueba de que se ha producido una contraprestación económica. Antes, al contrario, la naturaleza publicitaria de un mensaje puede afirmarse atendiendo a las características y circunstancias específicas de éste».

Sobre la inserción de la etiqueta «ad», Autocontrol afirma que «dicha advertencia se insertó al final del mensaje de manera diluida, pasando totalmente desapercibida para el público destinatario».

A pesar de que Autocontrol no impondrá una sanción (solo lo puede hacer en el caso de que sean sujetos u organizaciones sometidos voluntariamente a su escrutinio), se trata de un movimiento de ficha revelador para la industria publicitaria y, más concretamente, el marketing de influencers.

El dictamen del Jurado de la Publicidad sienta un precedente para futuras ocasiones. Y es que, según recoge El País, cuando un caso salta a la justicia ordinaria, los juzgados y tribunales se apoyan en el criterio de este Jurado.

 

Adiós "Black Mamba": las 3 mejores canastas publicitarias de Kobe Bryant para NikeAnteriorSigueinteEl legendario "Whassup?" de Budweiser resucita (algo más "techie") en este spot canadiense

Noticias recomendadas