líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Bendita libertad y funesta soledad: la huella del teletrabajo en el día a día de las agencias

Agencias de marketingEl impacto del teletrabajo en las agencias ha sido sísmico en muchos sentidos

El impacto del teletrabajo en la cotidianeidad de las agencias

Bendita libertad y funesta soledad: la huella del teletrabajo en el día a día de las agencias

3 de cada 4 empleados aseguran que su vínculo con las agencias que les tiene nómina fue en 2020 tan fuerte (57%) o incluso más vigoroso (20%) que antes de la pandemia.

El teletrabajo, otrora minoritario en la industria publicitaria, se han convertido en la norma en el transcurso del último año en las agencias. Pero, ¿cómo ha sido el impacto del trabajo en remoto en el día a día de las agencias? Un reciente estudio llevado a cabo en 21 países diferentes por la red de agencias independientes Community International procura respuestas a esta y otras preguntas.

Uno de los datos más sorprendentes emanados del informe es que 3 de cada 4 empleados consultados aseguran que su vínculo con la agencia que les tiene nómina fue en 2020 tan fuerte (57%) o incluso más vigoroso (20%) que antes de la entrada en escena del COVID-19. Se trata de una dato que contrasta de manera más que notable con una investigación emprendida por Gallup en marzo de 2021 y según la cual, dos terceras partes de los trabajadores adscritos a la industria marketera confesaban que su vínculo emocional con las compañías de cuya plantilla forman parte se había debilitado durante la crisis del coronavirus.

Transición libre de fisuras hacia la nueva era digital

Parece, por otra parte, que la transición hacia las plataformas digitales con fines comunicativos ha sido mayoritariamente exitosa en el seno de las agencias. Zoom, Teams, Skyke y Google Hangouts son las plataformas más utilizadas, aunque se abren paso también en las agencias apps como Trello, Slack, Asana o Solved.

Gracias al buen hacer de estas herramienta el «feedback» recibido por parte de los empleados en las agencias no ha parece haberse visto deteriorado como consecuencia del teletrabajo. No en vano, el 82% de los consultados afirma que ha estado al tanto en todo momento sobre la calidad del trabajo desarrollado desde casa.

En cuanto a la soledad, quizás la desventaja más conspicua solapada al teletrabajo, los empleados de las agencias se muestran hasta cierto punto ambivalentes a la hora de hincar el diente a este asunto. 4 de cada 10 trabajadores admiten que el «home office» acabó trocándose para ellos en un mayor sentimiento de soledad en 2020. Sin embargo, una proporción casi idéntica de empleados dice sentirse más feliz por disponer de más tiempo libre o por poder estar más cerca de su familia.

Sorprende, de todos modos, en este contexto que la ausencia de colegas de trabajo tenga tanto impacto en la soledad como la falta de amigos. Esta dato parece sugerir que los vínculos emocionales entre los empleados de las agencias son particularmente intensos (quizás porque allí el espíritu colaborativo es condición sine qua non para sacar proyectos adelante).

La oficina, un vergel desde el punto de vista de las relaciones sociales para las agencias

En las agencias la oficina es no solo el lugar donde la creatividad echa brotes verdes más frondosos. Se trata de un espacio que tiene muchísima influencia en los empleados y que es para ellos como una suerte de «dating center». La oficia es de alguna manera el «hogar socia» de quienes se desenvuelven profesionalmente en el universo de las agencias (especialmente de los más jóvenes).

El espacio compartido que constituye la oficina se traduce en mayor satisfacción laboral, algo que ni los sistemas digitales de comunicación más avanzados son capaces de reproducir fielmente.

Conviene asimismo hacer notar que casi la mitad de los consultados asegura que el «home office» ha sido más ellos más intenso que el trabajo en la oficina. El 58% que ha invertido más horas trabajando en casa que en la oficina (en buena medida debido a la ausencia de escrutinio mutuo, de guía o de evaluación apropiada).

Así y todo, una tercera parte de los empleados enfatiza también que el teletrabajo les ha proporcionado un nuevo sentido de libertad y de energía que ha acabado trocándose en un mayor empoderamiento. Y se han mostrado en este sentido más productivos y creativos trabajando desde casa que haciéndolo desde la oficina. 1 de cada 5 empleados va un paso más allá y afirma que su compromiso con la agencia ha ganado en intensidad como consecuencia del «home office».

Casi la mitad de los consultados observa asimismo que sus interacciones con los clientes han estado a merced de múltiples cambios en los últimos tiempos. Menos reuniones de naturaleza física equivalen también de alguna manera a menos oportunidades de ver satisfechas (o no) las expectativas iniciales.

De acuerdo con los empleados consultados, ha sido no tanto la cantidad como la calidad de las reuniones la que ha estado sujeta a cambios, puesto que tales reuniones se han convertido en más oficiales y menos personales. Se echan, por lo tanto, de menos las sonrisas y las charlas informales, puesto que las discusiones están ahora mucho más enfocadas a los asuntos verdaderamente importantes y son más cortas y también más abruptas.

Otro desafío con el que los empleados de las agencias han tenido que lidiar en el transcurso de los últimos meses han sido las menguadas interacciones con el cliente fuera del horario de trabajo y la menor calidad de las reuniones llevadas a cabo mediante videoconferencia. Sin embargo, no todo es negativo. Algunos empleados dan cuenta de que sus interacciones con los clientes se han tornado menos formales y enconsertadas porque ellos se encuentran también en idéntica situación que las agencias. Y hay, por ende, más oportunidades de mostrar interés personal hacia aquellos que están detrás de la cámara.

Desde el punto de vista de Thomas Hans, presidente de Community International y managing partner de la agencia Husare, las agencias deben amalgamar lo mejor de los dos mundos en la transición hacia la nueva normalidad y apostar por modelos híbridos de trabajo que fusionen el «home office» como el trabajo presencial en la oficina.

 

"La gente está demandado más humanidad de las marcas y los negocios", Tiff Rolfe (R/GA)AnteriorSigueinteEsta campaña francesa se sube a la pasarela del propósito y acaba dándose un "porrazo"

Noticias recomendadas