Agencias

¿Pura coincidencia o robo a mano armada?

La campaña "One Girl, One Cup", ¿el atraco a mano armada de una gran agencia a una joven "copy"?

"One Girl, One Cup", la última campaña de The Female Company y Scholz & Friends, ha sido acusada de plagio por parte de una joven creativa. Sin embargo, todo parece obedecer a una desafortunada coincidencia.

one girl one cupLa semana pasada la marca alemana de productos de higiene femenina The Female Company lanzaba entre grandes alharacas una campaña que, por su audacia, tenía muchas papeletas para convertirse en viral: "One Girl, One Cup". Esa campaña, rubricada por la agencia Scholz & Friends, pivotaba en torno a una serie de vídeos educativos para enseñar a las mujeres a colocarse la copa menstrual. Puesto que en ellos eran visibles las partes pudendas femeninas y estaban abocados, por lo tanto, a ser censurados de manera fulminante por las redes sociales, The Female Company optó por publicarnos en Pornhub (donde uno de los clips fue bloqueado también de manera temporal).

Poco después del estreno de "One Girl, One Cup" comenzó a circular en las redes sociales el rumor de que la idea de la campaña había sido hurtada por Scholz & Friend a una joven "copy". La agencia reaccionó rápidamente a las acusaciones y alegó que todo se debía a una desafortunada coincidencia (quizás por aquello de que las ideas terminan bebiendo todas de idénticas fuentes).

En un post publicado en Instagram la joven creativa Pavlina Vlachopoulou argumentó que la idea para la campaña "One Girl, One Cup" la había tenido originalmente ella y para demostrarlo compartió imágenes de los emails compartidos con el departamento de recursos humanos de Scholz & Friends y extractos de una presentación realizada en el marco de su candidatura para trabajar en la agencia.

Al parecer, y como parte de su candidatura para solicitar un empleo en Scholz & Friends, Vlachopoulou desarrolló la idea de la campaña "One Girl, One Cup" que ha salido ahora a la luz pública. ¿Lo peor? Que la joven "copy" no llegó jamás a ser contratada por Scholz & Friends ni tampoco remunerada de alguna forma por la agencia.

Una desafortunada coincidencia que ha acabado pasando factura a dos jóvenes creativas

Ante las duras acusaciones Scholz & Friends explicó más tarde que, basándose en un "briefing" idéntico, otra candidata (Martina Pellerey) alumbró la misma idea que Vlachopoulou justo una semana antes y que finalmente terminó siendo contratada por la agencia.

En vista de la polémica generada por el supuesto hurto de la idea de la campaña "One Girl, One Cup", Martina Pellerey ha salido también a la palestra y en un artículo publicado en LinkedIn asegura que lo de la "desafortunada coincidencia" es solo una excusa.

Pellerey, de origen italocanadiense, subraya que la campaña está basada en una idea presentada por ella misma como parte de una prueba para trabajar en Scholz & Friends el 22 de enero de 2020 (justo una semana antes de que Vlachopoulu aportara idéntica idea).

"Estoy muy orgullosa de esta campaña, en la que he trabajado de manera incansable durante los últimos cuatro meses. Hace llegar un mensaje claro y preñado de significado a todas las mujeres, y no dejaré de asociar mi nombre a este trabajo", recalca.

Para echar abajo la acusaciones de plagio que actualmente pesan sobre ella, Pellerey presenta también pantallazos de su correspondencia vía email con Scholz & Friends y de la presentación de la idea que daría lugar a la campaña "One Girl, One Cup". En estos esos pantallazos aparece efectivamente la fecha del 22 de enero.

Scholz & Friends ha ofrecido a Vlachopoulu aparecer en los créditos de la campaña

Pese a haberse visto en el ojo del huracán en el transcurso de los últimos días, lo cierto es que Pellerey dice entender a su colega Vlachopoulu, que cuando escribió en Instagram el post que daba cuenta del presunto plagio no sabía que otra candidata había alumbrado una idea idéntica unos días antes.

"Nunca pensé que mi primera campaña provocaría tanta controversia. Y ciertamente jamás pensé que me convertiría en la protagonista de una caza de brujas en las redes sociales", dice Pellerey. "Mi bandeja de entrada está llena de veneno y de desagradables ataques personales. Bienvenidos al año 2020", prosigue.

A la joven "copy" le gustaría que todo este asunto se tradujera en "una discusión madura sobre la transparencia, el reconocimiento de los logros y la responsabilidad personal".

Pellerey anhela además que dos personas que tuvieron la misma idea puedan llegar a entenderse, "aunque a ambas le gustaría tener la propiedad sobre esa idea".

Al debate ha terminado sumándose asimismo Sebastian Stelzer, uno de los directores creativos de Scholz & Friends involucrados en la campaña "One Girl, One Cup". Stelzer admite que debería haber informado a Vlachopoulou de que su idea (la misma que la de Pellerey) acabaría tomando la forma de una campaña real para The Female Company. Y asegura estar muy arrepentido por su error. "Pero no es suficiente que simplemente me disculpe", enfatiza. Tal y como Scholz & Friends ya anunció el pasado viernes, Stelzer se ha puesto en contacto con Vlachopoulou para mencionarla en los créditos de la campaña en el futuro.

Te recomendamos

EVO Banco

A3Media

Podcast

Compartir