líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Adiós horas extra? 10 claves para que las agencias dejen de ser el averno de los noctámbulos

Agencias de marketing¿Cómo poner fin a las horas extra en las agencias?

Finiquitando la cultura de interminables horas extra en las agencias

¿Adiós horas extra? 10 claves para que las agencias dejen de ser el averno de los noctámbulos

¿Es realmente posible finiquitar la cultura de interminables horas extra que domina en la mayor parte de las agencias? Sí, es posible si las agencias hacen suyas estas claves.

En las agencias quienes allí se desenvuelven profesionalmente (adscritos fundamentalmente al área creativa) tienen la mala costumbre de quedarse a «dormir» (a veces literalmente) en la oficina para sacar adelante la elevadísima montaña de tareas y los severos «deadlines» con los que son confrontados en su día a día.

Las horas extra son un «sapo» que los publicitarios parecen tener que tragar (sí o sí) si desean prosperar profesionalmente en la galaxia de las agencias. Pero, ¿es realmente imposible finiquitar la cultura de interminables horas extra que domina en la mayor parte de las agencias? Kate Magee cree que no y en un artículo para Campaign disecciona algunas claves para que las agencias dejen de ser el paraíso (más bien infernal) de los noctámbulos:

1. Mejorar la gestión de los «pitches«

A menudo los publicitarios trabajan hasta altas horas de las madrugada cuando a la mañana siguiente hay que presentar un «pitch». Pero, ante tan nefanda situación, cabe preguntarse por qué los involucrados en el «pitch» no gestionaron mejor su tiempo.

Tener una idea grandiosa a las tantas de la madrugada deberían ser la excepción, no la norma. Por eso es mucho mejor que el equipo involucrado en el «pitch» se ponga manos a la obra lo antes posible y no lo deje todo para el último minuto (que equivale casi siempre a trabajar por la noche y los fines de semana).

2. Ser más selectivo con los «pitches»

Las agencias que insisten a presentarse a todos los «pitches» que se les ponen por delante ven cómo su tiempo y su esfuerzo se van invariablemente por el sumidero porque nunca tienen recursos suficientes para presentar ideas realmente sobresalientes en los «pitches» en los que concurren.

Es importante que las agencias aprendan a ser más selectivas y a no volcar la misma energía en todos los «pitches». Se trata de discernir qué «pitches» merecen realmente la pena y se traducirán realmente en resultados (contantes y sonantes) para la agencia.

3. Restringir reuniones

Muy a menudo las agencias zambullen a sus empleados en un auténtico torbellino de reuniones que les fuerzan a ponerse de verdad a trabajar a las 6 de la tarde (cuando su jornada laboral debería concluir).

Las reuniones son terriblemente tragaldabas engullendo tiempo y merecen ser restringidas, como también los emails de naturaleza innecesaria.

4. Saber cuándo parar

Cuando la creatividad está en la picota, es difícil saber cuándo parar. Pero lo cierto es que el perfeccionismo no se traduce necesariamente en mejores resultados.

Para que un «pitch» salga adelante lo mejor posible hay que descansar y ensayar mínimamente la presentación con algo de margen de tiempo. Si un atleta olímpico no entrena la noche antes de competir, tampoco debería hacerlo un publicitario.

5. Tener claros los objetivos de negocio

Cuando los empleados tienen claro los objetivos de negocio solapados al proyecto que tienen entre manos, están también más predispuestos a hacer gala de una mayor eficiencia y a anticiparse a posibles reveses con soluciones innovadoras.

6. Simplificar jerarquías

Mucho valioso tiempo se va por el desagüe cuando las agencias están a expensas de rígidas jerarquías y tediosos procesos de toma de decisiones.

Tomar las decisiones con celeridad es una importante ventaja competitiva para las agencias y para ello éstas deben apuntalar la confianza en sus propios empleados.

7. Establecer saludables hábitos de comunicación

El liderazgo y el «role modelling» son dos conceptos absolutamente esenciales. Y quienes ejercen de líderes y «role models» en el seno de las agencias deben tratar de enviar emails única y exclusivamente en horario de oficina, apostar por la transparencia en la comunicación con los empleados y no forzar a la plantilla a responder (sí o sí) fuera de su horario laboral.

8. Manejar de manera proactiva cargas de trabajo

Un buen líder debe ser capaz de detectar cuándo un trabajador lidiar particularmente con mucho estrés para aligerar su carga de trabajo antes de que la ansiedad termine devorándole y acabe calcinado por el síndrome de «burnout».

9. Ser imaginativo en lo que se refiere a los patrones de trabajo

En ocasiones las agencias necesitan puntualmente (o de manera más prolongada en el tiempo) que sus empleados trabajen por la noche. En este caso la mejor opción es establecer nuevos turnos de trabajo para que determinados trabajadores comiencen a trabajar después de la hora de la comida (lo cual resulta, de hecho, una idea muy tentadora para algunos empleados, que pueden así dormir hasta tarde).

10. Respetar los límites de los individuos

Puede que la tecnología nos permita trabajar 24/7 y que la competencia sea absolutamente feroz (especialmente en el ramo publicitario), pero es preciso que los individuos establezcan sus propios límites (y que sus empleadores se avengan a respetarlos).

 

España engulle más de dos tercios de las nominaciones en la sección Branded Content de El SolAnteriorSigueinte19 campañas españolas, incluidas en la lista corta de El Sol dentro de Relaciones Públicas

Noticias recomendadas