líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Hay hambre de talento en las agencias: 7 claves para tirar la caña a la Generación Z

Agencias de marketingLas agencias deben cambiar sus métodos de trabajo para congraciarse con la Generación Z

Cómo pueden las agencias atraer a la Generación Z

Hay hambre de talento en las agencias: 7 claves para tirar la caña a la Generación Z

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Las agencias deben revestirse de atractivo para una Generación Z que las contempla con más indiferencia que otra cosa.

El déficit de talento es uno de los problemas que con más fuerza taladra a la industria creativa (hasta el punto de hacer temblar sus cimientos). Las agencias, que otrora seducían sin apenas esforzarse a los más jóvenes, han dejado de ser un objeto de deseo para quienes tiene la juventud (y el talento) a su vera.

Las agencias deben revestirse de atractivo para una Generación Z que las contempla con más indiferencia que otra cosa y a la que cuesta no solo atraer sino también retener en el ámbito de la publicidad.

En un artículo para Horizont Bernhard Haas disecciona algunos consejos que las agencias pueden hacer suyos para tirar la caña de manera eficaz al escurridizo talento centennial:

1. Utilizar el lenguaje de la Generación Z

Las webs de las agencias y las redes sociales son absolutamente claves para hurtar la atención de los centennials. Google lleva a la Generación Z a estos canales y, en función de la experiencia que allí tienen, los más jóvenes deciden si merece o no la pena trabajar allí.

En las redes sociales en particular las agencias deberían apoyarse en las animaciones, los colores llamativos, los memes y los stickers para asegurarse la atención de los centennials, a los que es posible atraer también poniendo de relieve los temas que más preocupan a esta generación: la sostenibilidad y la justicia en el trato dispensado a los empleados.

2. Hay que procurar soporte a los centennials (no hay que abandonarlos a su suerte en el salvaje oeste de las agencias)

Puede que hace unos años dejar que los más jóvenes se curtieran por sí mismos en el complejísimo entorno laboral de las agencias fuera una técnica adecuada, pero este método se ha quedado huérfano de validez para la Generación Z, que más sensible y reflexiva y simultáneamente también notablemente más madura para su edad.

La particular idiosincrasia de los centennials exige que estos reciban soporte individual desde el momento en que recalan en las agencias, donde es preferible introducirles poco a poco a fin de desarrollar adecuadamente su autoestima en el plano profesional.

A la hora de tratar con la Generación Z es importante celebrar los pequeños triunfos, transferir responsabilidades de manera gradual, tolerar los errores y desarrollar la empatía.

3. La integración y la participación son un «must»

Los millennials y los «boomers» no tienen inconveniente alguno en ejercer de lobos solitarios en el trabajo. A los centennials, por el contrario, les gusta ser miembros de un equipo y están particularmente prestos a socializar con sus compañeros de trabajo. Y ello implica conceder muchísima importancia a la integración de los empleados.

A la Generación Z le gusta sentirse integrada en un determinado equipo de trabajo de manera auténtica y en sintonía con sus propias habilidades. Además, el valor añadido que aportan los centennials a las agencias debe ser claramente visible y no quedar en ningún caso soterrado.

4. Los programas de «mentoring» dan fuelle al desarrollo profesional de los centennials en el seno de las agencias

La Generación Z siente la necesidad de ser agasajada con «feedback» y suficientes interacciones y tener la sensación que sus sugerencias son tomadas en cuenta. Y para ello son de muchísima utilidad los mentores, que deben lidiar no solo con la faceta técnica sino también con la faceta humana y más emocional de las personas a su cargo.

Los mentores deben tomarse la molestia de trasladar a sus pupilos los valores por los que se rige la agencia de manera tan empática con tangible.

5. Dejar atrás el pasado para concentrarse en el presente

A los millennials y a los «boomers» les gusta rememorar a menudo los duros que fueron sus inicios en el mundo real y cómo las dificultades con la que tuvieron que bregar como profesionales noveles forjaron de manera definitiva (y para bien) su carácter.

Los tiempos han cambiado, no obstante, y conviene apartar la mirada del pasado para apalancarla con fuerza en el presente y el futuro. Desplegar una actitud positiva hacia los empleados más jóvenes en las agencias tendrá en último término un impacto positivo en el ambiente laboral, un ambiente laboral que debe comprender y empoderar a los centennials y sacar lo mejor de ellos.

6. Enarbolar la bandera de la transparencia

A la hora de involucrar a la Generación Z en los proyectos de las agencias es importante apostar por la transparencia para tener una visión completa de tales proyectos y no una visión meramente parcial.

De esta manera, los centennials podrán también esforzarse más para participar de manera más proactiva en los objetivos solapados al proyecto en el que están inmersos.

7. El «micromanaging» es la forma más rápida de dinamitar la creatividad de la Generación Z

Estar al cargo de los empleados más jóvenes en el seno de una agencia no es sinónimo de controlarlos. Delegar tareas implica tolerar los errores y hacer concesiones (si no queda más remedio) a la calidad del trabajo puesto sobre la mesa por los centennials. El «micromanaging» no es en modo alguno una opción si las agencias si las agencias quieren retener a su vera a la Generación Z.

 

Las verduras son la solución a las desgracias de la vida en esta divertida campañaAnteriorSigueinteEste spot es una deliciosa oda cinematográfica dedicada a la mayor gloria de una lombarda abandonada

Contenido patrocinado