Agencias

CONTRA LA PARÁLISIS DEL PENSAMIENTO

Las agencias afectadas por la recesión se encuentran en una especie de estado de parálisis por shock. Aun así, deben prestar servicios creativos excelentes. La experiencia de varias agencias permite ver qué recursos se pueden poner en marcha para mejorar el ánimo.

Muchos directores y propietarios de agencias se habrán visto por primera vez en la situación de tener que despedir a algunos de sus empleados por la situación económica, si no pasaron ya por esta experiencia durante la ‘crisis de las puntocom’. Los anunciantes han reducido sus presupuestos publicitarios de forma bastante drástica, entre un 30% y un 40%, con serias consecuencias para las plantillas de las agencias. Y muchos anunciantes no tienen mucha seguridad respecto a sus próximos planes y realizan estrategias e inversiones a muy corto plazo.

Estas circunstancias son capaces de arruinar el ambiente de una agencia y el personal puede volverse más sensible y susceptible, además del bajo estado de ánimo que se puede generalizar. En el contexto de la creatividad publicitaria, este estado de ánimo es de lo más problemático, porque el miedo a perder el propio puesto de trabajo es capaz de bloquear la creatividad ¿Qué hacer para evitarlo?

La transparencia puede ayudar. Ser claro con los empleados respecto a la situación económica les permite que se pongan en situación y se preparen para lo peor, si es necesario. Dado que la agencia no podría funcionar sin ellos, ¿por qué no mostrarles cómo van las cosas? Por ejemplo, Frank Dopheide, de la agencia Grey en Alemania, realiza una presentación mensual de las cifras de la agencia, aclarando los objetivos financieros que deberían alcanzarse, las estrategias que se pueden seguir y el punto en el que se encuentra la agencia. “La arbitrariedad paraliza el pensamiento”, afirma Dopheide, por eso los empleados tienen que sentirse parte de lo que sucede, tenidos en cuenta.

Otra opción es invertir en formación como medida de profilaxis frente a la parálisis creativa. Los creativos pueden refrescar sus ideas y recibir nuevos impulsos. Como hizo la agencia Rapp Germany, que ha empleado a otras 34 personas durante 2008 y ha realizado cursos de formación para 24 empleados en un instituto creativo; uno de los puntos del seminario ha sido cómo ser creativo en tiempos difíciles. Para el director creativo ejecutivo de esta agencia, Ralf Skiba, los buenos creativos son a prueba de crisis. Y lo que les asusta no es la crisis en sí, sino “lo que se dice sobre ella”.

Otros creativos son de la misma opinión. Por ejemplo Werner Carlos Kessler, ex director creativo de una agencia cerrada por la crisis, I-D Media Berlín. Este publicista se ha unido a otros con el fin de aprovechar la situación para reforzar su posición local y liberar nuevas energías.

Las situaciones difíciles pueden unir aun más al equipo
Es lo que han experimentado algunas agencias, como MAB (TBWA), de Berlín, según su directora ejecutiva Stephanie Fehrenbach. La agencia ha tenido que digerir, de entrada, la pérdida de un importante cliente: BMW. Pero se ha repuesto y sigue adelante tratando de desarrollar una cultura de diálogo abierto y una comunidad respetuosa, como marca el signo de los tiempos.

Esto es también lo que se intenta en Jung von Matt. Hay que mantener la mente alejada de las numerosas informaciones negativas y actuar de forma pragmática centrándose en el trabajo creativo: producir buenas ideas. Es la actitud que hay que interiorizar, según Sascha Hanke, director creativo de la agencia: “La crisis ha empezado en la cabeza a causa de la codicia por conseguir negocios cada vez más lucrativos. Así que hay que resolverla también en la cabeza”.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir