Agencias

Por qué Droga5 no está vendiendo su independencia a Accenture

Droga5: vender el negocio para salvar la creatividad

Tras anunciarse la adquisición de Droga5 por parte de Accenture, las reacciones en la industria no han dejado de sucederse. La sorpresa de esta operación ha generado opiniones encontradas. ¿Está la agencia diciendo adiós a su cultura?

droga5Por mucho que las agencias intenten negarlo, la amenaza de las consultoras es muy real. El mejor ejemplo lo encontramos en la reciente compra de Droga5 por parte de Accenture que ha sorprendido a algunos y ha confirmado los vaticinios de otros.

Hace tiempo que se habla de la entrada de las grandes consultoras en el terreno tradicionalmente ocupado por las agencias de medios y creativas. Una llegada que se produjo de manera silenciosa pero peligrosa para ocupar el espacio que los players del mercado dejaban en plena crisis de confianza de los clientes.

Mientras las agencias se quedaban rezagadas a la hora de satisfacer las nuevas necesidades de sus clientes, las consultoras se convirtieron el hombro en el que llorar y, con una oferta completa de servicios, se llevaron las alabanzas (y los presupuestos) de las marcas.

Esta es una tendencia que se consolida y que, sin duda, transformará la industria de la publicidad en donde acaba de comenzar la batalla de David contra Goliath. Y, de momento, parece que el gigante tiene todas las de ganar.

La compra de Droga5 marca un antes y un después y las consecuencias no solo se dejarán notar, para bien en el caso de la consultora, sino también para mal en el caso de la agencia.

¿El fin de la independencia de Droga5?

La creatividad de la agencia, al igual que su cultura de empresa siempre se ha caracterizado por su independencia que ahora puede perder al someterse a los peces gordos.

Ese es el gran reto de Accenture, hacer que ambas culturas convivan sin sacrificar esa actitud “indie” que ha llevado a Droga5 a ser una de las agencias creativas más destacadas del panorama internacional.

La noticia ha sido recibida con un optimismo cauto por los trabajadores de la agencia que si bien mantendrán sus empleos, este cambio siempre incertidumbre y confusión sobre el rumbo que tomará el trabajo de la agencia.

Accenture ha dejado clara su intención de convertir a Droga5 en un aliado para pasar de una publicidad tradicional a una basada en experiencias y, aunque ha manifestado su intención de mantener la relevancia de la marca, las dudas ya están encima de la mesa.

La incoherencia de este acuerdo, que se ha gestado a lo largo del pasado año, reside en el simple hecho de que se produzca cuando su CEO, David Droga, ha expresado en numerosas ocasiones la importancia de la independencia para diferenciarse y su desinterés por vender la compañía.

“Todo el mundo ha intentado comprarnos, pero yo no estaba construyendo algo para vender. Nos encanta nuestra independencia, estamos a merced de nuestra propia genialidad o estupidez no de cualquier mesa directiva sobre la que no tenemos ninguna influencia”, afirmaba Droga al medio Mumbrella en el año 2017.

Sin embargo, sus palabras se han quedado en papel mojado para disgusto de muchos en la industria que creen que el Droga5 que conocíamos hasta ahora desaparecerá al ponerse al servicio del dinero.

Desde la agencia niegan este escenario. Sarah Thompson, global chief executive de Droga5, defiende la operación en The Drum afirmando que la promesa de mantener intacta la cultura de la empresa fue la primera cuestión que se discutió durante las negociaciones.

Dos culturas diferentes, una misma empresa

La cuestión tiene mucha más complejidad de la que puede parecer. Mientras a nivel corporativo mantener dos culturas muy diferentes intactas puede llevarse a cabo sin problema, cuanto más se desciende en la jerarquía, más problemas aparecen.

Integrar equipos de trabajo que tienen mentalidades y procesos distintos es enormemente complicado haciendo de la toma de decisiones un gran reto.

¿Cómo conseguir preservar un modo de ver la industria, de trabajar sin ser tachado de arrogante? ¿Cómo ser colaborativo sin someterse a la cultura de una gran empresa?

David, el Mesías de la creatividad

Pero en el tema del mes en la industria no todo son opiniones negativas.

“No permitirá que la cultura se diluya”, cuenta en el medio estadounidense un ejecutivo veterano de la agencia. “Eso no significa que no sea colaborativo, sino que el producto es la excelencia y cree que la creatividad es un imperativo para el negocio”, añade.

Para quienes han trabajado mano a mano con David Droga creen que será el verdadero salvador del negocio. La agencia también ha sido víctima de los cambios que se están produciendo en el mercado y, en los últimos años, ha reducido su plantilla e incluso ha cerrado oficinas.

Y es que la creatividad no solo es arte, también es un negocio. Quizá Droga no se está vendiendo al mejor postor. Quizá lo que está haciendo es comprar tiempo para que las buenas ideas sobrevivan.

Te recomendamos

Cannes

Outbrain

FOA

rakuten

Compartir