Agencias

EL SALÓN DE CASA, EN LA AGENCIA DE PUBLICIDAD

Tener siempre presente al ciudadano medio. Ése es el objetivo. Para conseguirlo, la agencia alemana Jung von Matt ha instalado un salón de estar en su agencia. Un salón-comedor cualquiera, el que podría haber en la casa de cualquier ciudadano medio.

La intención de la agencia es no perder el contacto con la realidad del ciudadano medio, de la que se pueden encontrar algo alejados. Ellos mismos forman parte de una esfera laboral y social y son consumidores, muchas veces parte del target al que se dirigen los anuncios que crean. Pero la clase creativa suele ser estar compuesta por personas que viven en un entorno urbano y con una serie de gustos e intereses que se pueden considerar alejados de lo común. La propia idea de “ciudadano medio” es una invención, pero hay que tener en mente un ciudadano prototípico al que dirigir los anuncios.

Por eso la agencia Jung von Matt ha recreado en sus locales el salón-comedor prototípico alemán. Su pretensión es sentir de cerca las esferas vitales y preferencias de consumo de los target, y poner ese conocimiento al alcance de cada empleado, cliente o visitante que pase por la agencia. “Por eso hemos dejado entrar en la agencia a la vida normal y corriente”, declaran desde la agencia. El salón de estar prototípico se basa en estudios sobre cómo viven la mayoría de las personas en aquel país, como se puede ver en este vídeo.

La propia agencia lo expresa de este modo: “En la agencia hay conductores de BMW X5 y fumadores de West, pero no madres empleadas a tiempo completo y con dos hijos o mayores de 60 años con un estilo de vida móvil. Lo que buscamos es el contacto con aquellos con los que no nos encontramos a menudo”. No se trata de retratar al joven hypster que consume tecnología cara y de diseño o que lleva un modo de vida ideal y no convencional. Todo lo contrario: hay que reflejar lo convencional, lo masivo, lo que la mayoría de la gente vive y consume. No todo el mundo tiene hoy en día pantalla de plasma en su casa.

El salón de estar de una vivienda expresa cómo es una persona, por eso interesa a la agencia. Para crear este salón-comedor prototípico, Jung von Matt ha realizado investigaciones y grupos de discusión que permitiesen conocer cuáles son los elementos más comunes de los salones alemanes, además de diseñar la familia prototípica. A partir de los datos obtenidos se ha instalado cada mueble, adorno y aparato de los que se encuentran en el salón, además de los productos que se consumen (comida, revistas, programas de televisión), la tecnología; en resumen, el reflejo del día a día que se desarrolla en él. Además, los objetos van variando a tenor de los resultados de los estudios y trabajos de campo de la agencia. Si se vuelve común el ordenador con pantalla plana, este aparato entrará en el salón de estar de la agencia Jung von Matt.

Por eso en el salón-comedor prototípico no hay televisores de plasma ni ordenadores Mac de última generación con pantalla plana. Eso estaría presente en la casa de cierto target. Pero no en la casa promedio.

Ver Vídeo:
EL SALÓN DE CASA, EN LA AGENCIA DE PUBLICIDAD El consumidor entra en la agencia de publicidad.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir