Agencias

Europa y su atractivo para las startups

Europa puede ser, si deja atrás sus complejos, el "Salvaje Oeste" de las startups

salvaje oeste"Estoy harto de que la gente emigre al salvaje oeste de Silicon Valley y que después regrese a Europa para decir que esto apesta. ¡No es cierto!", exclamó ayer René Obermann, director de Warnung Pincus, durante su intervención en la conferencia digital DLD. A juicio de Obermann, el viejo continente puede ser, si quiere y si pisotea de una vez por todas sus complejos, tan o más atractivo que la soleada California para plantar la simiente de exitosas startups.

Oberman y sus compañeros de debate, Marie Ekelannd (daphni), Frédéric Mazzella (BlaBlaCar) y Friedbert Pflüger (Internte Economy Foundation), coincidieron en señalar que actualmente, cuando el espíritu europeo parece diluirse y hacer aguas por todas partes, es vital la unión de quienes forman parte del ecosistema digital.

“En Europa tenemos una vibrante y próspera economía”, aseveró Obermann. El ramo digital no para de pegar el estirón y pone muchas oportunidades en manos de las compañías más jóvenes y de los inversores. Un ejemplo de lo fértil que puede ser, cuando se lo propone, la escena digital europea es Berlín, que es actualmente un auténtico hervidero de startups, señaló.

Por su parte, Marie Ekeland apuntó que en tierras europeas hay fondos suficientes para alimentar a las startups, pero tales fondos se invierten de manera claramente insuficiente. “Hemos perdido la vieja idea de que el dinero está ahí para hacer algo con él”, destacó.

Para que las startups no se queden en Europa en una eterna promesa y puedan competir de tú a tú con las oriundas de Estados Unidos, el viejo continente necesita hacerse más atractivo a ojos de los emprendedores. “Necesitamos caminar hacia un mercado único”, apuntó Mazzella.

China y Estados Unidos van muy por delante de Europa en este sentido. “Ahora, tal y como están las cosas, cada vez que te expandes a un nuevo país de la UE, tienes que construir prácticamente una nueva compañía desde cero”, se lamentó. “Necesitamos además desarrollar un sentido común. No se trata de si un proyecto es francés o alemán. Lo verdaderamente importante es que es un proyecto europeo”, enfatizó Mazzella.

Dotar a Europa de mayor atractivo es un tema en el que está involucrada también inevitablemente la protección de datos. “En Estados Unidos los datos se han utilizado hasta la saciedad con fines publicitarios y ello ha provocado por estos lares seamos extraordinariamente sensibles a la hora de abordar este tema”, explicó Ekeland.

Aun así, dar portazo al uso de los datos no es en ningún caso una opción. Y si bien es cierto que Estados Unidos y Europa tienen visiones claramente diferentes en torno a la protección de datos, es importante hallar “una solución intermedia entre el modelo europeo y el estadounidense”, reclamó Obermann.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir