líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

FÉLIX MUÑOZ: UNA CUESTIÓN DE RESPETO

Redacción

Escrito por Redacción

En toda relación existen problemas, pero al parecer, durante los últimos años, la relación entre agencias de publicidad y anunciantes está viviendo una notable crisis. Muchos hablan de esta crisis, pero la mayoría no se atreven a dar una solución. Félix Muñoz, director general de servicios de marketing de Telefónica Móviles España, propone en El Periódico de la Publicidad una sola palabra como solución: respeto.

Centrándose en primer lugar en el respeto que las agencias se brindan a ellas mismas, Félix Muñoz comentaba que si las agencias se respetaran a sí mismas «no regalarían su talento y su trabajo» y defenderían sus argumentos frente los clientes, a los cuales podrían reconocer y aceptar su ayuda. Félix Muñoz hace hincapié en el hecho de que muchas veces las agencias ponen los premios como principal argumento para conseguir clientes, lo cual para él es una falta de respeto.

En segundo lugar habla del respeto de las agencias con las otras agencias. Si se respetaran entre ellas no se quitarían los clientes de forma desleal ni desprestigiando a las demás. El director de marketing también afirma que la falta de respeto entre las agencias provoca que no se pongan de acuerdo en las soluciones a problemas comunes y que no trabajen juntas por iniciativa propia en propuestas para actuar de forma seria y profesional. Además, si se respetaran entre ellas, podrían «retirarse juntas de los concursos convocados por anunciantes poco profesionales».

El respeto entre la agencia y el anunciante es también fundamental. Si la agencia respetara a su cliente, aceptaría el trabajo con real interés, demostrando que se preocupan por su negocio «y no sólo por su dinero». Muñoz no propone que el dinero les deje de importar, pero que lo gestionen como si fuera de la agencia. Según él, si se respetasen trabajarían con la transparencia como bandera con todos sus clientes y no se valdrían de influencias para asegurarse sus trabajos. Un ejemplo de respeto hacia el anunciante sería el convencerle de que los anuncios no son siempre la solución, aunque eso no beneficie tanto al negocio de la empresa.

Si existiera ese respeto de las agencias hacia ellas mismas y hacia los anunciantes, ellos respetarían realmente el trabajo de las agencias y les pagarían adecuadamente. Respetarían las ideas argumentadas de la agencia, «en lugar de cambiarlas a su antojo». Además, no pondrían «vigilantes», sino que se respetaría la gestión de los recursos.

El respeto podría ser la solución a las desavenencias del sector publicitario, pero por el momento es sólo una utópica propuesta de Félix Muñoz.

 

EL 85% DE LAS NOTAS DE PRENSA SON IMPUBLICABLESAnteriorSigueinte"BAÑERA-CAMA" ES EL ÚLTIMO SPOT DE TELEFÓNICA Y MOVISTAR PARA SU NUEVA TARIFA PROMOCIONAL

Contenido patrocinado