líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Havas refuerza Socialyse, su brazo más "influyente" prometiendo el Santo Grial de la medición

El marketing de influencia está de moda y esto es algo que saben perfectamente desde Havas. La compañía ha reestructurado su división Socialyse, centrada en esta tendencia tan en boga.

Para ello la citada división cuenta con un nuevo y creativo equipo capitaneado por Jenna Walker, actual directora creativa de Socialyse que trabajará mano a mano con Jess Rowntree como directora y que lleva trabajando en Havas desde 2014.

“La eficiencia es una de las cosas que más echamos de menos en la industria. Lo que estamos tratando de hacer es industrializar las cosas para que sean eficaces por su propia naturaleza. Razón por la que hemos puesto el foco en el mejor de los talentos”, explica Rowntree en declaraciones recogidas por The Drum.

El equipo de Socialyse trabajará con todos los clientes de Havas y cabe destacar que su objetivo es el de poder establecer unas métricas precisas y aceptadas por la industria.

Dentro del marketing de influencia resulta complicado conocer el retorno exacto de las acciones que hacemos, e incluso establecer un seguimiento de estas. Las métricas a través de las que se mide son múltiples y variadas por lo que el nuevo equipo trabaja en el desarrollo de una herramienta de corrección “end-to-end”, que incorporará una serie de fichas que recogerán los resultados de las campañas con influencers en tiempo real.

Y es que la visibilidad y transparencia en las métricas es vital para la industria. Rowntree deja claro que Havas siempre apoyará unos estándares aprobados por la industria en su conjunto en general. Eso sí, siempre que se valoren los matices que implican el marketing de influencia.

Un gran paso si tenemos en cuenta que las agencias están adoptando de forma bastante lenta el trabajo con los influencers. “Es una puerta que ya ha sido abierta y los clientes se presentan cada vez más receptivos ante el valor que el trabajo con los influencers reporta”, concluye.

 

Lo barato sale caro (y muy arriesgado) si hablamos de compra programáticaAnteriorSigueinteAmovens entra en Francia con 5 millones de euros (y un juicio contra Blablacar)

Noticias recomendadas